Saltar al contenido principal
Caso Kavanaugh

EE. UU.: Senado recibe informe del FBI sobre el caso Kavanaugh

Los activistas se reúnen fuera de la Corte Suprema de los Estados Unidos para una vigilia en oposición al candidato a la Corte Suprema de los Estados Unidos Brett Kavanaugh en Washington, EE. UU., el 3 de octubre de 2018.
Los activistas se reúnen fuera de la Corte Suprema de los Estados Unidos para una vigilia en oposición al candidato a la Corte Suprema de los Estados Unidos Brett Kavanaugh en Washington, EE. UU., el 3 de octubre de 2018. James Lawler Duggan / Reuters
Texto por: Andrea Rincón
4 min

El Senado recibió el reporte del FBI sobre las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el candidato a la Corte Suprema de Justicia, Brett Kavnaugh, en medio de un pulso de poderes entre demócratas y republicanos.

Anuncios

El ajedrez político en Washington se sigue moviendo alrededor de la figura de Kavanaugh. Después de que el presidente Donald Trump ordenara una investigación para esclarecer los señalamientos contra su aspirante, la Casa Blanca entregó el informe del FBI a la Cámara Alta durante la noche del 3 al 4 de octubre.

Los senadores ahora tienen hasta el 5 de octubre para estudiar la información y determinar si Kavanaugh es apto para devenir el noveno juez de la Corte Suprema. Una candidatura crucial en una corte compuesta, por el momento, por cuatro jueces nominados por presidentes republicanos y cuatro jueces nominados por presidentes demócratas.

La Casa Blanca afirmó en una declaración que tiene confianza en que el informe del FBI no obstaculizará su candidatura, mientras el presidente del Poder Judicial del Senado, Chuck Grassley, confirmó a través de su cuenta de Twitter que habían recibido el informe.

Los documentos, cuyo contenido no puede ser revelado por los legisladores, llegaron a un Capitolio fraccionado. En una primera reacción, Grassley, aseguró que el FBI no ha encontrado indicios de supuestos abusos cometidos por Kavanaugh, tras leer el informe redactado por esta agencia.

"No hay nada que no supiésemos ya. Estas acusaciones no corroboradas han sido inequívocas y repetidamente rechazadas por el juez Kavanaugh, y ni el Comité Judicial ni el FBI pudieron localizar alguna tercera parte que pudiera confirmar alguna de las alegaciones. Esta investigación no encontró indicios de mala conducta", expresó Grassley en un comunicado.

En este escenario, el informe es definitivo para decidir la suerte del jurista conservador. Aunque los republicanos se aferran a su estrecha mayoría de 51 votos, todavía hay tres senadores de su partido que no han definido su posición y se espera que los demócratas voten unánimemente en contra, como se han consolidado desde que inició el proceso.

Frente a las presiones que enfrentan los congresistas por parte de la prensa y los manifestantes debido a las presuntas agresiones sexuales de Kavanaugh, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que "no hay ninguna posibilidad en el mundo de que nos asusten por cumplir con nuestro deber”, pues lo que quieren según el senador es hacer tambalear su nominación.

El capitolio estadounidense, entre la división y la incertidumbre

No son días fáciles los que se viven en los pasillos de la Cámara Alta y desde la Casa Blanca no se envían mensajes de tranquilidad y cohesión.

Los demócratas siguen presionando y cuestionaron el informe del FBI, ya que argumentaron que la investigación no ha sido insuficiente, al no contar con entrevistas como la de Christine Blasey Ford, quien acusó al jurista de intentar violarla en la década de 1980, cuando estaban en la secundaria.

Así como la oposición, los abogados de la mujer se mostraron en desacuerdo con el reporte. "Estamos profundamente decepcionados de que después del tremendo sacrificio que hizo al presentarse, los que dirigieron la investigación del FBI no estuvieran interesados en buscar la verdad".

Sin embargo, la escalada de tensiones no cesa. La burla de Donald Trump a Blasey Ford durante un mitin, incendió más el debate y desató una ola de crítica al mandatario por parte de ambos sectores del Congreso. "Tomé una cerveza, eso es lo único que recuerdo", dijo Trump mofándose de las declaraciones de Ford en contra del juez, mientras continúa defendiéndolo.

Días previos a la votación de la candidatura del jurista, el partido Republicano no está cohesionado y necesita consolidarse para las legislativas de noviembre, si quiere seguir controlado las mayorías en el Congreso, pero el comentario del presidente polariza más.

El futuro de Kavanaugh estaría en manos de tres senadores republicanos que son clave: Jeff Flake, Susan Collins y Lisa Murkowski. Los tres solicitaron la semana pasada posponer la votación hasta tener más detalles del FBI y los tres reprocharon a Trump por burlarse de Ford.

Así, en el marco de la campaña del '#MeToo' y de las fuertes movilizaciones en contra de la nominación del juez como símbolo de rechazo a las agresiones sexuales en Estados Unidos, la administración Trump parece más desconsiderada que nunca.

Con AP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.