Saltar al contenido principal

Las elecciones en Bosnia ponen a prueba las persistentes divisiones del país

Milorad Dodik, candidato serbio a la presidencia, afirma que la Bosnia de posguerra es un "concepto fallido"
Milorad Dodik, candidato serbio a la presidencia, afirma que la Bosnia de posguerra es un "concepto fallido" AFP
Anuncios

Sarajevo (AFP)

Mientras Bosnia se prepara para las elecciones del próximo domingo, los candidatos compiten recurriendo a discursos de tinte nacionalista, poniendo a prueba las costuras de un país que todavía lucha por mantenerse unido, 25 años después de que estallara la guerra.

El Estado balcánico se mantiene unido a través de un acuerdo de división de poderes entre las comunidades que se enfrentaron en el conflicto de 1992-1995: serbios, croatas y musulmanes bosnios, también conocidos como bosniacos.

Las elecciones del domingo pondrán de manifiesto el complejo sistema político del país, con los votantes eligiendo entre un amplio abanico de líderes y asambleas para los distintos estratos del gobierno.

La principal carrera la protagonizarán los candidatos a la presidencia, que cuenta con tres miembros que van rotando cada ocho meses: un serbio, un croata y un musulmán bosnio.

Pero, en una muestra de cómo el nacionalismo amenaza el frágil estatus del país, el candidato para el escaño serbio de la presidencia, Milorad Dodik, suele referirse a la Bosnia de posguerra como un "concepto fallido".

Esta semana, el candidato --sancionado por Estados Unidos-- le dijo a una multitud en Zvornik, en la frontera con Serbia: "Cuando hablas sobre [Bosnia], no hablas de un Estado, hablas de un territorio".

Dodik, un nacionalista prorruso, ha dirigido la región serbia de Bosnia desde 2006 y ha reclamado un referéndum sobre su independencia reiteradamente.

Su rival para el escaño presidencial serbio, Mladen Ivanic, advierte a los votantes de que Dodik está conduciendo a los serbios hacia la "incertidumbre, el riesgo, el conflicto y el aislamiento".

- Las fallas de Dayton -

Más de dos décadas después de una guerra que se cobró 100.000 vidas, Bosnia sigue rigiéndose por los Acuerdos de Paz de Dayton que pusieron fin al conflicto.

El acuerdo divide a Bosnia en dos zonas semiautónomas, la Republika Srpska, dirigida por los serbios, y una Federación croata-musulmana.

Las llamadas "entidades" están regidas por unas débiles instituciones centrales.

Los críticos aseguran que el sistema Dayton ha consagrado las divisiones comunitarias de Bosnia y frustrado una gobernanza eficaz para los 3,5 millones de habitantes.

En campaña, los pequeños partidos multiétnicos y las formaciones de musulmanes bosnios suelen cantar el himno oficial del país.

Pero los partidos vinculados a las otras dos comunidades --serbios y croatas-- a menudo cantan los himnos nacionales de Serbia y de Croacia, vecinos de Bosnia.

Mientras que los serbios dominan en Republika Srpska, los croatas son minoría en su mitad del país, donde se encuentra la capital, Sarajevo, y cuya población es en un 75% musulmana bosnia.

Esta configuración ha alimentado un movimiento nacionalista croata, que defiende la creación de una tercera entidad para ellos, una idea compartida por el miembro croata de turno en la presidencia, Dragan Covic.

Su oponente croata, Zeljko Komsic, advierte que un paso en ese sentido comportaría un "conflicto inevitable".

"No puedes rediseñar las fronteras de Bosnia sin una guerra", declaró Komsic a sus simpatizantes en un reciente acto de campaña.

- Cansancio político -

Los políticos bosnios han metido al país en una "matriz etnonacionalista, donde se crea y expande el miedo al otro", afirmó la analista política Tanja Topic.

"Basándose en este miedo, los etnonacionalistas han gobernado aquí durante décadas y no se han rendido", afirmó a la AFP.

Mientras, "apenas se dice nada acerca de la pobreza", señaló el economista Zarko Papic, pese a que Bosnia es uno de los países más empobrecidos de Europa.

La inestabilidad política permanente, junto con el sistema de gobierno del país, aleja a las inversiones extranjeras, añadió.

Para muchos bosnios, las preocupaciones más acuciantes son la economía vacilante, la corrupción generalizada y la alta tasa de desempleo, especialmente entre los jóvenes.

Muchas carreteras y otras infraestructuras están en pésimo estado, mientras que los amaños y una burocracia descomunal obstaculizan el desarrollo.

Amar Ramovic, un informático de 40 años, afirmó que el domingo irá a votar pero que depositará un voto nulo.

"Realmente no veo ningún partido que proponga algo concreto. No espero nada de la clase política", declaró a la AFP.

Los colegios electorales abrirán de 7H00 (05H00 GMT) a 19H00 (17H00 GMT) el domingo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.