Saltar al contenido principal

Premio Nobel de Paz para dos combatientes de la violencia sexual como crímenes de guerra

Denis Mukwege pronuncia un discurso durante la ceremonia para recibir el Premio Sájarov 2014, a la derecha, Nadia Murad Basee Taha se dirige al Parlamento Europeo durante la ceremonia de entrega del mismo premio en 2016.
Denis Mukwege pronuncia un discurso durante la ceremonia para recibir el Premio Sájarov 2014, a la derecha, Nadia Murad Basee Taha se dirige al Parlamento Europeo durante la ceremonia de entrega del mismo premio en 2016. Vincent Kessler / Reuters.

Denis Mukwege, desde la República Democrática del Congo, y Nadia Murad, desde Irak, han denunciado cómo la violencia sexual es utilizada como un arma de guerra que permanece impune en muchos casos.

ANUNCIOS

El trabajo de denuncia del doctor Denis Mukwege y de la activista Nadia Murad alrededor de estos crímenes, y su contribución para apoyar a las víctimas, llamó la atención del Comité Noruego del Nobel para otorgarles el Premio Nobel de Paz.

El doctor Denis Mukwege y su equipo en el hospital Panzi, en Bukavu, trabaja para atender a las víctimas de violencia sexual en su país. La mayoría de sus pacientes ha sido atacada en medio de la guerra civil que ha cobrado la vida de al menos 6 millones de personas.

Nadia Murad, por su parte, ha sufrido en carne propia la violencia sexual. Murad hace parte de la minoría Yazidi en el norte de Irak, donde las fuerzas del autodenominado Estado Islámico han atacado a cientos de personas y tomado a mujeres y niños como esclavos sexuales. Murad ha sido una de las pocas mujeres que ha logrado escapar y denunciar estos abusos.

Mukwege y Panzi denuncian que la violencia sexual es usada como arma de guerra

Para Mukwege, “la justicia es asunto de todos”. Y por eso, para él, la sociedad en su conjunto tiene la responsabilidad de denunciar y combatir estos crímenes de guerra. El ginecólogo ha condenado estas violaciones en su país y ha criticado al gobierno congolés, así como a otras autoridades internacionales, por no hacer suficiente para evitar estos abusos.

Denis Mukwege, Premio Nobel de Paz 2018
Denis Mukwege, Premio Nobel de Paz 2018 El médico es fundador de un hospital dedicado principalmente a atender a las personas que sufren la violencia sexual. Con foto de Vincent Kessler / Reuters.

La historia personal de Murad la ha llevado a hacer el mismo tipo de denuncias.

En agosto de 2014, el autodenominado Estado Islámico, en medio de un ataque brutal y sistemático contra las aldeas del distrito Sinjar, invadió la aldea Kocho, donde Murad vivía con su familia.

Luego de la masacre, Murad fue secuestrada y abusada sexualmente en múltiples ocasiones. Otras mujeres y niños sufrieron lo mismo. Tres meses después, Murad logró huir y empezó a denunciar cómo el autodenominado Estado Islámico usa la violencia sexual como un arma sistemática de guerra.

Imagen: Nadia Murad, premio Nobel de Paz 2018
Imagen: Nadia Murad, premio Nobel de Paz 2018 La activista yazidi es una sobreviviente de los abusos del autodenminado Estado Islámico en el norte de Irak. Con foto de Vincent Kessler / Reuters.

En 2016, con 23 años, fue nombrada la primera Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas para la Dignidad de los Sobrevivientes de la Trata de Personas.

La violencia sexual en las resoluciones de la ONU y El Estatuto Roma

Este año se cumple una década desde que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptara la Resolución 1820 (2008), la cual determina que el uso de la violencia sexual como arma de guerra y conflicto armado constituye tanto un crimen de guerra como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Esto también se establece en el Estatuto de Roma de 1998, que regula la labor de la Corte Penal Internacional.

El Nobel de Paz premia a dos activistas que denuncian la violencia sexual en contextos de guerra

El Estatuto establece que la violencia sexual en la guerra y el conflicto armado es una grave violación del derecho internacional. Según el documento, solo puede lograrse un mundo más pacífico si los derechos fundamentales de las mujeres y su seguridad son reconocidos y protegidos en la guerra.

El Premio Nobel de la Paz de este año está firmemente integrado en los criterios detallados en la voluntad de Alfred Nobel . Denis Mukwege y Nadia Murad pusieron en riesgo su seguridad personal al combatir valientemente los crímenes de guerra y buscar justicia para las víctimas. De este modo, han promovido la fraternidad de las naciones a través de la aplicación de los principios del derecho internacional.

Con Reuters y Nobel Media.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.