Saltar al contenido principal

Hondureños reviven pesadilla del huracán Mitch por diluvio

Anuncios

Tegucigalpa (AFP)

Francisca Salgado (45) huyó despavorida con su esposo y tres hijos pequeños cuando la corriente del río Choluteca, que divide la capital hondureña, se vino sobre su casa y la arrastró aguas abajo, tal como le pasó hace 20 años con el huracán Mitch.

Las torrenciales lluvias que continuaban este domingo después de 72 horas obligaron a los organismos de socorro a albergar en refugios temporales a cerca de 3.000 personas en tres de los 18 departamentos del país, declarados por el gobierno en alerta roja.

La alerta implica que los habitantes de las riberas de ríos o zonas propensas a deslizamientos de tierra deben salir de inmediato para evitar poner en riesgo sus vidas.

El temporal dejaba ya seis muertos, entre ellos una madre con sus dos hijas pequeñas que quedaron sepultadas por las paredes y el techo de su casa en el oeste del país.

"Con el huracán Mitch pasé lo mismo", dijo a la AFP Francisca, de 45 años, albergada en la escuela de la Colonia Betania, sur de la capital.

El Mitch es el peor desastre natural sucedido en Honduras. Azotó en la última semana de octubre de 1998 y dejó 6.000 muertos, 8.000 desaparecidos y pérdidas materiales estimadas en 5.000 millones de dólares.

Por la miseria en que vive con su familia, Francisca volvió a construir su covacha en el lecho arenoso del río Choluteca, que divide a Tegucigalpa y Comayagüela, las dos ciudades gemelas que conforman la capital hondureña, de más de un millón de habitantes.

Francisca relató que, al igual que hace 20 años, el sábado tuvo que salir huyendo de su vivienda, construida con desperdicios de tablas y laminas de zinc.

Le ayudaron sus vecinos a salir con sus tres hijos de 3, 7 y 8 años y su esposo, José Rolando Triminio, de 63 años. La corriente se llevó la casa con lo poco que tenía.

Al igual que otras 213 familias, fueron albergados en cuatro aulas de la escuela Juan Guifarro López de la Betania y un jardín de niños contiguo, todos acomodados en colchonetas en el suelo. Algunos tenían los utensilios de cocina que lograron rescatar.

Más de 300.000 habitantes viven en zonas de riesgo en una ciudad que se erigió entre montañas mineras en tiempos de la colonia, hace 440 años.

El jefe de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales, informó que 7.013 personas resultaron afectadas por las lluvias, de las cuales 3.069 debieron ser evacuadas y 2.746, albergadas.

Indicó que los albergados están en 18 refugios temporales habilitados en los tres departamentos declarados en alerta roja: Francisco Morazán (donde queda la capital), Choluteca y Valle (sur).

El presidente Juan Orlando Hernández aseguró, horas después de declarar la alerta roja, que la situación tiende a empeorar porque se pronostica más lluvia.

Rosales indicó que las 48 horas de la alerta roja terminan el lunes, pero no descartó que tengan que ampliarla por un sistema de baja presión que está provocando más precipitaciones, sobre un suelo con un nivel de saturación de entre 80 y 100%.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.