Saltar al contenido principal

Separatistas anglófonos alteran las elecciones presidenciales en Camerún

3 min
Anuncios

Yaundé (Camerún) (AFP)

Los separatistas de las zona anglófonas de Camerún materializaron sus amenazas de perturbar este domingo la elección presidencial, en la que el mandatario saliente, Paul Biya, de 85 años, es el favorito frente a siete candidatos.

Tres hombres armados, presuntamente separatistas, que disparaban a transeúntes en Bamenda, en la región anglófona de Noroeste, fueron abatidos por las fuerzas de seguridad, tras haberlos acorralados.

En la madrugada del domingo, en la misma ciudad de Bamenda, unos "hombres armados" incendiaron un tribunal, según testigos.

En Buea, en el suroeste, la otra región anglófona de Camerún, periodistas de la AFP escucharon disparos a media jornada del domingo. Iban dirigidos contra un vehículo del diario gubernamental Cameroon Tribune y el del subprefecto, pero no provocaron heridos.

Los separatistas de las regiones anglófonas de Camerún habían amenazado con impedir el buen desarrollo de la elección presidencial en las zonas en las que quieren crear su Estado independiente, al que llaman "Ambazonia".

"No es imposible que haya malhechores", en las regiones anglófonas, declaró a la prensa en Yaundé el ministro de Comunicaciones, Issa Bakary Tchiroma. Pero "en estos momentos todo marcha sobre ruedas" en las regiones de Suroeste y Noroeste, aseguró.

- "Preservar la paz" -

Poco después, el presidente Paul Biya, en el poder desde 1982 y aspirante a un séptimo mandato consecutivo, votó en Yaundé a las 12H00 locales.

El mandatario, vestido con un traje azul marino y acompañado de su esposa Chantal, con un vestido amarillo, celebró el ambiente "de serenidad" en el que se desarrolló la campaña y expresó su deseo de que "el pueblo camerunés siga confiando" en él.

En el mismo centro de votación de la capital camerunesa, Ulrich, un agente de seguridad de 26 años, dijo que iba a "elegir a quien pueda preservar la paz en este país".

En Buea, la distribución del material electoral antes de la apertura de los centros se llevó a cabo bajo fuerte protección del ejército. Los colegios electorales abrieron, pero estaban desiertos en gran medida, constataron periodistas de la AFP.

Las regiones anglófonas del país están en guerra desde finales de 2017, después de más de un año de crisis sociopolítica que fue degenerando en conflicto armado.

Cientos de separatistas armados combaten con violencia y a diario al ejército camerunés.

Según oenegés, más de 175 miembros de las fuerzas de defensa y seguridad del país murieron, así como 400 civiles. No hay balances disponibles del lado separatista.

Los separatistas habían prometido una "guerra" para esta jornada de elecciones presidenciales, amenazando con agredir a quienes fueran a votar.

- Yihadistas en el norte -

En la región del Extremo Norte, el ejército también está desplegado para combatir a los yihadistas de Boko Haram, que lanzan repetidos asaltos desde 2014 contra la población camerunesa.

Unos 6,5 millones de personas --de 25 millones de habitantes-- están llamados a votar hasta las 18H00 (17H00 GMT) para elegir entre ocho candidatos. Los resultados definitivos demorarán al menos una semana.

Por primera vez desde 1992, dos opositores de peso a Biya se aliaron en su contra.

Akere Muna, un célebre abogado, renunció a favor de Maurice Kamto, un exministro que dejó el partido en el poder para pasarse a la oposición.

Otros candidatos que pueden esperar un resultado significativo son Joshua Osih, por el Frente Socialdemócrata (principal partido de la oposición); y Cabral Libii, benjamín de las elecciones, con 38 años, y que logró fuertes movilizaciones en sus mítines.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.