Saltar al contenido principal

El clima y el desarrollo, favoritos del Nobel de Economía

Anuncios

Estocolmo (AFP)

La temporada 2018 de los Nobel termina este lunes con el de Economía, un premio tradicionalmente más vinculado a las preocupaciones sociales que este año podría recompensar investigaciones sobre el clima o el desarrollo.

El galardón, denominado oficialmente "premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel", cumple las mismas reglas de discreción que los demás creados por el testamento del inventor y filántropo sueco.

Las nominaciones y deliberaciones se mantienen en secreto durante 50 años, y predecir el nombre del o de los ganadores es un reto que poco se atreven a afrontar.

"Desde un punto de visto histórico, hay más o menos tantos economistas conservadores como liberales, y en los últimos años se ha tendido a diversificar: el abanico de las investigaciones premiadas es más amplio, la lista de los galardonados, más ecléctica", explica el economista Gabriel Söderberg, de la universidad de Upsala.

El año pasado, el premio recompensó al estadounidense Richard Thaler por sus estudios sobre la influencia de ciertas características humanas, como la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol, en los comportamientos de los consumidores o inversores.

"La base de los premios Nobel son los premios científicos, el de la Paz y el de Literatura. El premio de Economía no es formalmente un premio Nobel", recuerda Söderberg.

Esa particularidad puede hacer que el jurado esté "más atento a la opinión pública" a la hora de elegir al ganador, según él.

Por eso "las cuestiones sociales se reflejan en el premio. El tema del cambio climático es muy importante en estos momentos, y William Nordhaus podría ser premiado", considera el investigador.

Nordhaus, un profesor de la universidad de Yale famoso por sus investigaciones sobre las consecuencias económicas del calentamiento global, presenta las características típicas del nobel de Economía: es un hombre y es estadounidense, como el 70% de los premiados.

A sus 77 años, tiene, sin embargo, 10 años más que la media de los galardonados.

- ¿Una ganadora en 2018? -

Solo ha habido una ganadora desde 1969, la estadounidense Elinor Ostrom, en 2009, por lo que Micael Dahlen, profesor en la Escuela Superior de Comercio de Estocolmo, cree que este año el premio será para una mujer.

"No me sorprendería ver recompensada a Esther Duflo, cuyas investigaciones se centran en las economías en vías de desarrollo y en la paridad, o a Carmen Reinhart, que estudia las finanzas públicas", dice Dahlen.

Hubert Fromlet, profesor en la universidad de Växjö, cita a varias ganadoras posibles entre las economistas estadounidenses: Anne Krueger, la primera mujer que fue directora adjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Susan Athey, conocida por sus investigaciones sobre la modelización de la incertidumbre, o Claudia Goldin, que analiza las desigualdades entre hombres y mujeres.

"También es posible que el premio sea para un macroeconomista como Ben Bernanke", vaticina Dahlen.

Entre los nombres que se barajan cada año, cabe destacar los estadounidenses Paul Romer y Paul Milgrom, y el francés Olivier Blanchard, que fue economista jefe del FMI.

El Nobel de Economía celebra este año su 50º aniversario. Creado en 1968 con motivo del tricentenario del Banco de Suecia, es la recompensa más prestigiosa para un investigador en ciencias económicas.

Por muy rigurosa que sea la labor de los galardonados, el premio nunca ha alcanzado el mismo estatus que las disciplinas elegidas por el propio Alfred Nobel: medicina, física, química, paz y literatura.

El galardón se entregará este lunes a las 09H45 GMT en Estocolmo. Pondrá fin a una temporada marcada por la ausencia de Nobel de Literatura y el premio de la Paz recibido por la yazidí Nadia Murad, exesclava sexual del grupo Estado Islámico, y por el médico congoleño Denis Mukwege, por su labor "para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra".

Cada Nobel consiste en una medalla de oro, un diploma y un cheque de nueve millones de coronas suecas, unos 990.000 dólares (860.000 euros).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.