Saltar al contenido principal

Viktoria Marinova, la tercera periodista asesinada en la UE en menos de un año

La periodista de la televisión búlgara, Viktoria Marinova, fue asesinada el sábado 6 de octubre de 2018 en Ruse, Bulgaria.
La periodista de la televisión búlgara, Viktoria Marinova, fue asesinada el sábado 6 de octubre de 2018 en Ruse, Bulgaria. Reuters

El cuerpo sin vida de la periodista fue encontrado el sábado 6 de octubre en el norte del país con signos de maltrato físico y sexual. Como los otros dos casos ocurridos en el último año, Marinova denunciaba la corrupción en su país.

Anuncios

Hace un año, el 16 de octubre de 2017, fue asesinada la periodista de investigación maltesa Daphne Caruana Galizia. En febrero de este año descubrieron el cuerpo sin vida de Jan Kuciak, un periodista eslovaco asesinado junto a su pareja. Ayer, un nuevo caso sacudió a la Unión Europea.

Viktoria Marinova, reportera búlgara de 30 años, fue agredida sexual y físicamente, y murió de un traumatismo en la cabeza en un parque de la ciudad de Ruse, al norte del país, a orillas del río Danubio, en una zona de difícil acceso.

Viktoria Marinova trabajaba en el canal local TVN Ruse en Bulgaria, y era presentadora de un programa de actualidad. La periodista estaba investigando un caso de corrupción en su país, en particular, sobre el uso indebido de fondos otorgados por la Unión Europea. Bulgaria es el país europeo con la mayor percepción de corrupción por parte de sus ciudadanos y es, de hecho, una de las asignaturas pendientes que tiene el país del este.

Los asesinatos de periodistas están unidos por las denuncias de corrupción

La investigación sobre asuntos de corrupción es un asunto común para estos tres periodistas asesinados. Caruana Galizia estaba trabajando en un reportaje que ponía contra las cuerdas al actual gobierno de la pequeña isla mediterránea. Kuciak, por su parte, investigaba nexos entre la mafia italiana y los políticos eslovacos.

El ministro del interior búlgaro, Mladen Marinov, quien se desplazó hasta Ruse para supervisar los primeros pasos de la investigación sobre el asesinato, dijo que no había evidencia hasta ahora para sugerir que había un vínculo entre el crimen y el oficio de Marinova.

Pero para la fiscalía una de las principales hipótesis es que el asesinato se cometió por el trabajo de la periodista. Hace dos semanas, Marinova, entrevistó al periodista búlgaro Dimitar Stoyanov de la web Bivol,  socio de Wikileaks  y al también periodista rumano Attila Biro. Ambos fueron arrestados el pasado mes tras su investigación en que se revelaban prácticas de corrupción por parte de una empresa de carreteras, sospechosa de realizar estafas con fondos europeos.

La comunidad internacional rechaza el asesinato de Marinova

La Comisión Europea ya reaccionó ante este nuevo caso de violencia contra una periodista y pidió que se lleve a los responsables ante la justicia. Además, recordó hoy en un comunicado que “no hay democracia sin libertad de prensa”. En este sentido, el vicepresidente primero de la Comisión, Frans Timmermans, también lamentó el suceso a través de la redes sociales. “De nuevo una valiente periodista cae en la lucha por la verdad y contra la corrupción”, aseguró.

Según Reporteros sin Fronteras, los periodistas de investigación búlgaros están muy expuestos “a numerosas formas de presión e intimidación”, ya que a menudo deben enfrentarse a “oligarcas que ejercen un monopolio mediático, así como a autoridades sospechosas de estar ligadas a casos de corrupción y al crimen organizado”, denuncia la asociación.

Según el último índice mundial sobre la libertad de prensa publicado por esta organización, Bulgaria ocupa el lugar 111 de 180 países, el último puesto de un país de la Unión Europea, y muy lejos de la media del continente.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.