Saltar al contenido principal

La plata amarga de Delfina Pignatiello

La nadadora argentina Delfina Pignatiello llora en el podio con la medalla de plata en los 800 metros libre. 9 de octubre de 2018
La nadadora argentina Delfina Pignatiello llora en el podio con la medalla de plata en los 800 metros libre. 9 de octubre de 2018 Thomas Lovelock / Imagen suministrada por OIS/COI

La joven argentina, que partía como favorita para el oro, terminó llorando en el podio y le dedicó la medalla a su abuela recientemente fallecida. Es la primera presea para su país en la natación de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Anuncios

En el Natatorium de Buenos Aires había ambiente de un gran evento. Durante horas hubo colas para entrar a la natación. El martes competía una hija predilecta de esta ciudad: Delfina Pignatiello.

A sus 18 años es la vigente campeona mundial y sudamericana a nivel juvenil en los 800 metros libre. Llegaba como gran favorita para coronar la presea dorada ante una multitud que no dejaba de animarla.

Thomas Lovelock / Imagen sumunistrada por OIS/COI

Ella lucía seria, sin ni siquiera a saludar a los gritos de la afición. Así entro al agua para ver como la húngara Ajna Kesely reducía la euforia del pabellón quedándose con la victoria.

Delfina fue plata y rompió en llanto al subirse al podio a recibir su presea; su abuela murió hace una semana. Esa presea se la dedicó a ella y así lo mostraba en la palma de su mano izquierda.

Una vorágine de emoción acompañada de molestias físicas

“Fue súper emotiva”, dijo la nadadora sobre esta carrera. “Tuvo más cosas de otros lados que de la carrera”, expresó Delfina, quien no negó que la presión de competir en casa la afectó.

“Se sintió un poquito pero también me gusta que se fomente mi deporte”. Sin embargo, esta explosión de sentimientos llego también de la mano de dolencias musculares. Juan Carlos Martín, su entrenador, contó que su pupila sufría “un problema muscular serio en el trapecio medio inferior”.

Aún con ese sinsabor del oro y pese a las dificultades, Delfina consiguió la primera medalla para Argentina en la natación de los Juegos Olímpicos de la Juventud. “Entreno unas 30 horas a la semana, me levanto a las seis de la mañana, a las cinco. Un mes de concentración fuera de mis papás, de mis amigos, de mi novio, de toda la gente que quiero”.

Fueron precisamente sus padres y su hermano quienes consolaron las lágrimas de esta joven promesa de la natación latinoamericana. “Mi objetivo es Tokio, así que si esta carrera sirvió para mejorar algo, genial”.

Esta tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires termina el próximo 18 de octubre.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.