Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

LA ENTREVISTA

Luis Almagro: "no tenemos dudas, hay torturas en Venezuela"

Saber más

ECONOMIA

Guerra comercial continúa en la OMC

Saber más

EN FOCO

Francia ofrece alternativas distintas a la prisión para sus reclusos

Saber más

CULTURA

De 'Ella Poema', que es África hecha danza, al disco de Yoko Ono

Saber más

ESTO ES FRANCIA

Las erupciones del Pitón de la Fournaise siguen maravillando al mundo

Saber más

América Latina

La historia de la tensa relación entre la expresidenta argentina Cristina Fernández y el juez que la investiga, Claudio Bonadio

© Reuters - AFP | La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el juez Claudio Bonadio.

Texto por Natalio Cosoy

Última modificación : 11/10/2018

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, hoy senadora, señala a Claudio Bonadio de estar llevando a cabo una persecución judicial en su contra. Más allá del devenir de las causas, ¿de dónde surge este encono entre ambos?

El juez Claudio Bonadio lleva adelante tres grandes procesos en los que se investiga por diferentes presuntos delitos a la expresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner. El más resonante es el conocido como el de los cuadernos de la corrupción, en el que el juez la acusa de encabezar una asociación ilícita vinculada a los contratos de obra pública.

Los dos tienen un origen peronista y durante varios años cada uno fue haciendo su propio recorrido en los poderes de la República Argentina en los que buscaron consolidarse: una en el Ejecutivo y el Legislativo, el otro en el Judicial (aunque tuvo un cargo como funcionario del Ejecutivo).

En la década del 90, Cristina Fernández era legisladora nacional y esposa del gobernador de la patagónica provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner. Claudio Bonadio formaba parte del equipo del ministro del Interior del gobierno de Carlos Menem, durante cuya gestión consiguió un puesto de juez federal. Tiempo después su nombre apareció mencionado cuando se habló de una supuesta lista de jueces que un funcionario de la época decía que eran favorables al gobierno.

Cuando en 2003 Néstor Kirchner llegó a la Presidencia del país y Cristina Fernández –entonces senadora– se convirtió en primera dama, Claudio Bonadio ya hacía casi una década que era juez federal.

Los Kirchner-Fernández mantuvieron una relación sin rispideces con Bonadio durante todo el mandato de Néstor Kirchner y gran parte de los dos gobiernos de Cristina Fernández (2007-2015). En 2011 el juez dejó en libertad a dos secretarios de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz e Isidro Bounine, en el marco de una causa sobre enriquecimiento ilícito. "Bonadio hizo la formalidad y los sobreseyó", le dijo a France 24 en Español Daniel Santoro, editor de judiciales del diario ‘Clarín’.

Pero unos años después, esa paz se rompió.

Según le dijo Pablo Slonimsqui, abogado y autor del libro ‘Forum Shopping reloaded’ (sobre maniobras para manipular la justicia en Argentina), a France 24 en Español: "Lo que habría marcado un quiebre es que en algún momento Bonadio adhirió al proyecto político de Massa y el kirchnerismo no se lo perdonó". Sergio Massa formaba parte del kirchnerismo, pero luego armó su propia fuerza política, con la que en 2015 fue candidato presidencial.

Es una hipótesis. El hecho es que hubo ruptura. Y el primer paso lo dio Bonadio. ¿Por qué? No está claro.

Lo cierto es que en 2014 comenzó a investigar a la familia Kirchner en el marco de la causa Hotesur (empresa administradora de hoteles que se utilizaba, supuestamente, para quedarse con dinero del Estado). Bonadio ordenó que se allanaran las propiedades de la familia presidencial en Santa Cruz.

En cadena nacional, como reacción, la entonces presidenta lo llamó "juez pistolero", en referencia a un episodio de 2001, en que Bonadio persiguió y mató a tiros a dos asaltantes.

La expresidenta argentina y senadora Cristina Fernández de Kirchner asiste a una sesión en el Senado en Buenos Aires, Argentina, 22 de agosto de 2018. © Marcos Brindicci / Reuters

"Lo que más le molestó a Bonadio es que consiguen en el Consejo de la Magistratura (órgano que, entre otras cosas, controla a los jueces) reducirle el sueldo un 30% en 2014", dijo Santoro. Fue una sanción tras fracasar un pedido de jury que impulsaba el kirchnerismo. La reducción salarial en realidad fue por el impulso que se le dio a una denuncia que había hecho la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) por demorar injustificadamente dos causas de corrupción de la época de la presidencia de Carlos Menem, que involucraban al entorno del mandatario.

Luego, en 2015, la Cámara Federal desplazó a Bonadio de la causa Hotesur por una decisión vinculada con un peritaje contable. Hay quienes dicen que Fernández tuvo que ver con ese desplazamiento.

Los modos de Bonadio, ampliamente criticados: “Es conocido como un juez arbitrario”

En general hay consenso en que la forma de Bonadio de conducir la instrucción de las causas no es particularmente convencional y, en muchos casos, cuestionable. Hay dos chistes que circulan en los pasillos de Tribunales: que en Argentina existe el código procesal penal de la nación y el código procesal de Bonadio; y que a su juzgado lo llaman "La Embajada", porque allí no rige el derecho argentino.

Son chanzas, pero es cierto que sus modos son criticados. Como cuando no dejó estar presente –aunque debería haberlo hecho– al abogado de Cristina Fernández durante un allanamiento en el domicilio de la expresidenta.

"Todo lo que hace es una arbitrariedad", le dijo a France 24 en Español Manuel Garrido, exfiscal y presidente de Innocence Project Argentina. "Es conocido como un juez arbitrario, en general en todos los casos".

Para Renzo Lavín, codirector de ACIJ, es especialmente discutible el uso de las prisiones preventivas en situaciones en las que es poco convincente el argumento de peligro de fuga o el de potencial entorpecimiento de las investigaciones por parte de los procesados (los dos supuestos en los que se admite el uso de ese recurso).

También lo es la forma en que está aplicando la figura del arrepentido –nueva en la Justicia argentina– en la causa de los cuadernos: "Se ha cuestionado mucho que los empresarios que declaran y comprometen a otros se van en libertad y quienes no confiesan quedan detenidos, esto ha sido visto como un uso extorsivo de parte del juez", dijo Lavín a este medio.

Por otra parte, para Slonimsqui, Bonadio no es imparcial cuando se trata de Cristina Fernández, y ve con sospecha cómo le han llegado las causas a su juzgado. Es lo mismo que ha argumentado la defensa de la expresidenta cuando ha recusado a Bonadio, aunque la Cámara (encargada de decidir en esas materias) ha rechazado hasta ahora esos planteos.

Claudio Bonadio, el juez acusado

Bonadio es el juez en actividad con más denuncias en el Consejo de la Magistratura, muchas de ellas presentadas desde el entorno de la expresidenta.

El Consejo es una entidad clave en la relación entre política y justicia. Está compuesto por 13 miembros, entre legisladores nacionales, un representante del Ministerio de Justicia y jueces, abogados y académicos. Hoy su composición mayoritaria es oficialista, es decir que está alineada con el gobierno.

Según Lavín, el Consejo puede usarse para presionar a los jueces, porque puede dificultar su tarea, dándole lugar a las denuncias que puedan tener e imponiéndoles penalidades.

Pero, según Santoro, con el Consejo de la Magistratura actual ningún pedido contra el juez va a prosperar, porque además, dijo: "Bonadio no tiene nada serio en el Consejo de la Magistratura".

Lo que hay que discutir es la calidad de la prueba que hay en las causas

Daniel Santoro

 
De hecho, Pablo Tonelli, diputado oficialista y miembro del Consejo, le dijo a France 24 en Español que "la verdad es que de todas la denuncias contra Bonadio que han hecho distintos dirigentes del kirchnerismo ninguna ha prosperado".

Daniel Santoro: “lo que hay que discutir es la calidad de la prueba que hay en las causas”

Pero, para Lavín, "uno de los problemas de la causa de los cuadernos es que el juez sea polémico y cuestionado", pero agregó: "Otros dicen que si no lo tuviera Bonadio la investigación no avanzaría".

En general, más allá de los sectores más cercanos al kirchnerismo, para los que se trata de una persecución judicial, suele haber un consenso respecto a que las causas de corrupción que investiga Bonadio sí tienen sustento, aún si el magistrado genera desconfianza.

Respecto a este supuesto encono de Bonadio contra Cristina Fernández, Santoro, de Clarín, dijo: "Bonadio no es la Virgen María, pero lo que hay que discutir es la calidad de la prueba que hay en las causas". Y, según él, en varios de los procesos, es alta: "En el caso de los cuadernos hay un mar de pruebas: 24 arrepentidos, cruces telefónicos, patentes de autos".

Hoy Cristina Fernández y Claudio Bonadio apenas se dirigen la palabra. Las últimas veces que la expresidenta debió presentar declaración ante el juzgado del magistrado lo hizo por escrito. Pero aunque no lo quieran, por ahora seguirán viéndose mucho las caras y compartiendo numerosos titulares periodísticos y farragosos expedientes judiciales: el juez tiene hoy tres grandes causas contra la expresidenta en su despacho.

Primera modificación : 11/10/2018

  • Argentina - Justicia

    Argentina: el juez Claudio Bonadio, la 'bestia negra' de Cristina Fernández

    Saber más

  • Justicia - Argentina

    Cristina Fernández de Kirchner se defiende: "nunca van a encontrar nada"

    Saber más

  • Cuadernos de la corrupción

    Juez procesa con prisión preventiva a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner

    Saber más