Saltar al contenido principal

La organización de la francofonía elige a una ruandesa como secretaria general

Anuncios

Ereván (AFP)

La Organización Internacional de la Francofonía eligió este viernes a la ruandesa Louise Mushikiwabo como secretaria general, a pesar de las crecientes críticas internacionales a la falta de atención acordada por su país a derechos humanos.

Mushikiwabo, ministra de Relaciones Exteriores de Ruanda, fue elegida por consenso el último día de la cumbre de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), celebrada en Ereván, la capital de Armenia, anunciaron las delegaciones francesa y ruandesa.

Sustituirá así a la política canadiense Michaëlle Jean.

No obstante, la candidatura de Mushikiwabo había generado críticas de algunas delegaciones, antes las denuncias de violaciones de los derechos humanos en Ruanda y la controvertida reforma constitucional llevada a cabo por el presidente Paul Kagame en 2003, que le permitirá permanecer en el poder hasta 2034.

"Ruanda está lejos de tener un régimen político respetuoso con las libertades individuales y políticas, a pesar de que la Carta de la Francofonía sitúa estos principios a la cabeza de sus valores fundamentales", dijo a la AFP el exministro francés de Cooperación y Francofonía Pierre-André Wiltzer.

La OIF, establecida en 1970, reúne a todos los países del mundo en los que se habla francés. Cuenta con 54 miembros y 27 observadores (entre ellos Argentina, México, Uruguay, Costa Rica y República Dominicana), lo que representa una población de más de 900 millones de personas, incluidos 274 millones de francófonos.

Debido a su explosión demográfica, África representará el 85% de los francófonos del mundo en 2050, con un total de 700 millones.

El francés es la quinta lengua más hablada del mundo, por detrás del chino mandarín, el inglés, el español y el árabe, según cálculos de las autoridades francesas.

La cumbre de la OIF tenía lugar entre jueves y viernes en Ereván, y a ella asistieron el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Durante la cita estaba previsto estudiar la candidatura de Arabia Saudita como miembro observador, en un contexto de tensión diplomática por la misteriosa desaparición de un periodista saudita crítico con el poder en Turquía.

Pero el reino envió un correo a la OIF en el que pidió "el aplazamiento" de la solicitud de adhesión, indicó la organización.

Canadá, segundo financiador de la organización, era hostil a la candidatura de Arabia Saudita. Su embajador en Riad fue expulsado en agosto después de que el ministerio canadiense de Relaciones Exteriores pidiera en un tuit a Arabia Saudita liberar a activistas de derechos humanos recientemente detenidos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.