Saltar al contenido principal

Maduro acusó a la Casa Blanca de pedir su asesinato al Gobierno de Colombia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asiste a un evento con trabajadores en Caracas, Venezuela, el 11 de octubre de 2018.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asiste a un evento con trabajadores en Caracas, Venezuela, el 11 de octubre de 2018. Palacio de Miraflores / Reuters

El presidente venezolano acusó a Estados Unidos y a Colombia de estar detrás de un intento de asesinato en su contra. La Casa Blanca negó los señalamientos de Maduro. El Gobierno de Iván Duque no se ha pronunciado al respecto.

ANUNCIOS

El jueves 11 de octubre el presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a la administración del mandatario estadounidense de intentar asesinarlo y de haber dado instrucciones a la administración del nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, para ejecutar la orden.

"Han dado la orden desde la Casa Blanca de matar a Maduro (...), y le han dado la tarea a la oligarquía bogotana, al Gobierno de Bogotá le han dado la tarea de matar a Maduro, lo denunció mundialmente", aseguró el mandatario en los medios estatales.

Sin embargo, Maduro no dio una explicación para sus acusaciones y no proporcionó ninguna evidencia.

Por su parte, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca negó las acusaciones lanzadas por el presidente venezolano, y aseguró que “la política de EE.UU. sobre un regreso pacífico y ordenado a la democracia en Venezuela se mantiene sin cambios”.

A pesar de las acusaciones al Gobierno del país vecino, horas después de su denuncia, Maduro invitó a su homólogo colombiano a conversar sobre una "política de subsidio" de gasolina para la población colombiana.

"Yo le he propuesto al Gobierno de Colombia, al Gobierno actual, que nombre un delegado, un representante para hablar sobre estos temas en función de una política de subsidio [de gasolina]."

Para algunos se trata de una táctica de Maduro para desviar la atención

Hasta el momento, el Gobierno de Iván Duque no ha respondido a las acusaciones de Maduro. Es un hecho que el nuevo presidente de Colombia ha sido un feroz crítico de la administración de Maduro. Fue uno de los mandatarios que firmó a finales de septiembre la solicitud para pedir a la Corte Penal Internacional de Justicia investigar crímenes cometidos durante la administración de su homólogo venezolano.

Desde 2013, Maduro ha alertado acerca de una veintena de planes para matarlo que, generalmente, incluyen la participación de dirigentes de Estados Unidos, Colombia y la oposición venezolana.

Para la oposición, las acusaciones de asesinato de Maduro -como la lanzada contra el exmandatario colombiano Juan Manuel Santos y la oposición venezolana exiliada en Estados Unidos y Colombia tras un supuesto ataque con explosivos el pasado 4 de agosto- son formas de desviar la atención de los errores cometidos por su administración.

Un trasfondo político convulso tras la muerte de Fernando Albán

Las acusaciones de Maduro se producen la misma semana de la muerte del político opositor Fernando Albán, un hecho que ha generado polémica tanto dentro como fuera de Venezuela por las extrañas circunstancias en las que se produjo.

En el momento de la muerte, Albán se encontraba detenido una comisaría del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). La Casa Blanca y la oposición acusaron al Gobierno venezolano de estar involucrado en la muerte del político, después de que este se precipitara al vacío desde el piso décimo de la comisaría donde se encontraba recluido. La versión oficial asegura que se trató de un suicidio.

En medio de la crisis social, política y económica que atraviesa el país,más de dos millones de personas han abandonado Venezuela desde 2015 debido, entre otros muchos factores, a la hiperinflación, que ha convertido productos básicos en bienes prácticamente inaccesibles para los ciudadanos de a pie.

Por su parte, Washington ha impuesto sanciones a Venezuela y acusó a Maduro de haber instaurarado una dictadura y de haber llevado al país al colapso económico.

El mandatario venezolano asegura que su nación es víctima de una "guerra económica" encabezada por Estados Unidos y niega haber limitado las libertades políticas, a la vez que insiste en que los líderes de la oposición, apoyados por Washington, también han buscado derrocarlo mediante violentas protestas callejeras.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.