Saltar al contenido principal

El papa Francisco expulsa del sacerdocio a dos exobispos chilenos acusados de abuso sexual

El papa Francisco durante una audiencia en el Vaticano el 6 de octubre de 2018.
El papa Francisco durante una audiencia en el Vaticano el 6 de octubre de 2018. Alessandro Bianchi / Reuters

Tras recibir al presidente de Chile, Sebastián Piñera, el papa Francisco anunció la expulsión de dos exobispos chilenos acusados de abusos sexuales. La Iglesia católica chilena pidió perdón y reiteró su compromiso con la "renovación".

ANUNCIOS

El papa Francisco continúa la purga de la Iglesia católica. Tras una investigación de la Congregación de la Doctrina de la Fe, un ente de la Santa Sede encargado de custodiar los comportamientos de los religiosos, el pontífice expulsó del sacerdocio al exobispo de las ciudades chilenas de La Serena, José Francisco Cox, y al de Iquique, Marco Antonio Órdenes Fernández, acusados de abusos sexuales.

El anuncio llegó tras un encuentro privado en la Santa Sede entre el papa y el presidente Chileno, Sebastián Piñera, quienes además se comprometieron a luchar contra las violaciones por parte de integrantes del clero y su encubrimiento.

"Conversamos sobre la situación difícil que vive la Iglesia en Chile y compartimos la esperanza de que pueda vivir un renacimiento y recuperar el cariño y la cercanía del pueblo de Dios y pueda seguir jugando el importante rol que juega la Iglesia en nuestro país", aseguró el mandatario chileno tras la cita.

El papa Francisco recibe a Sebastían Piñera
El papa Francisco recibe a Sebastían Piñera El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se reúne con el papa Francisco durante una audiencia privada el 13 de octubre de 2013. Alessandro Bianchi / Pool / Reuters

Entre tanto, en Santiago, la Iglesia católica volvió a pedir perdón a las víctimas de abusos sexuales por parte de Cox, de 85 años y de Órdenes, de 54. La Conferencia Episcopal de Chile reiteró que continuará camino a la "renovación".

El desprestigio de la Iglesia católica chilena

El pasado mes de mayo, todos los obispos de Chile renunciaron luego de que una Misión Especial enviada por el Vaticano a la nación austral concluyera que los sacerdotes encubrieron a los religiosos abusadores e incluso "constataron graves negligencias en la protección de menores". Siete de las dimisiones fueron aceptadas por el papa Francisco.

Fue el caso del sacerdote Fernando Karadima el que arrasó con todos los obispos. Tres de sus víctimas denunciaron en 2004 ante la televisión pública chilena los abusos a los que habían sido sometidos.

En 2011, el derecho canónico lo halló culpable de cometer violaciones entre 1981 y 1995, pero su condena fue sencillamente a "una vida de oración y penitencia".

Informe desde Roma: el papa expulsa a dos obispos chilenos por abusos

Los sacerdotes que lo rodeaban lo encubrieron, en especial Juan Barros, un clérigo que fue designado como obispo de Osorno y que, a pesar de las denuncias de las víctimas, dijo que Karadima era inocente. El mismo papa Francisco defendió a Barros durante su visita a Santiago en 2017. Ante la ola de críticas, tuvo que disculparse días después.

Además de los casos de Karadima, Cox y Órdenes, el Vaticano también expulsó del sacerdocio a Cristian Prech, una figura clave en Chile por su apoyo a los perseguidos por el régimen de Augusto Pinochet.

Justo y necesario

Las víctimas de pederastia por parte de sacerdotes católicos chilenos celebraron el anuncio del pontífice y la calificaron como un hecho "justo y necesario".

El presidente Piñera, militó en el partido de centroderecha Renovación Nacional y se reconoce como católico. Según el censo de 2002, el 69 % de la población se declaró católica, pero según sondeos, para 2014 solo alcanzaría el 34 %.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.