Saltar al contenido principal

Alemania: la CSU ganaría en Baviera pero pierde una hegemonía de más de 50 años

Miembros del Partido de la Unión Social Cristiana (CSU) esperan el anuncio de las encuestas de primera salida en las elecciones estatales de Baviera en Munich, Alemania, 14 de octubre de 2018.
Miembros del Partido de la Unión Social Cristiana (CSU) esperan el anuncio de las encuestas de primera salida en las elecciones estatales de Baviera en Munich, Alemania, 14 de octubre de 2018. Michael Dalder / Reuters

Según los resultados no oficiales, la Unión Socialcristiana perdería su poder en Baviera, territorio que ha dominado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. De ser así, la CSU deberá negociar para mantenerse en el poder.

Anuncios

Los resultados preliminares de los comicios regionales de Baviera indican que la Unión Socialcristiana (CSU) habría ganado con un 35,5% de los votos, aunque perdió la mayoría absoluta en esa región, feudo tradicional de la formación.

En segundo lugar quedaría el partido Verde con un 19 %, y la tercera posición estaría disputada entre la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y los llamados "Electores Libres", una sección de la CSU con fuerte arraigo a escala municipal en Baviera. Ambas formaciones consiguieron un 11 % de los votos.

Katharina Schulze, candidata del partido verde, Alianza 90, emitió su voto para las elecciones regionales de Baviera, en Munich, Alemania, el 14 de octubre de 2018.
Katharina Schulze, candidata del partido verde, Alianza 90, emitió su voto para las elecciones regionales de Baviera, en Munich, Alemania, el 14 de octubre de 2018. Andreas Gebert / Reuters

El que hasta ahora había sido la segunda fuerza, el Partido Socialdemócrata (SPD), no habría alcanzado más de un 9,5 %, quedando así por fuera del Gobierno regional. Por último, el Partido Liberal habría quedado con un 5 % de apoyo.

La CSU deberá hacer alianzas para mantener el poder.

Serían los peores resultados para la CSU desde 1950, la formación, hermanada en el Ejecutivo alemán a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, ha gobernado en la región con total autonomía casi de forma ininterrumpida durante décadas.

Ahora quedaría obligada a buscar alianzas para mantenerse en el poder.
Los ecologistas, por el contrario, obtendrían el mejor resultado de su historia en la más tradicionalista de las regiones alemanas y se convertirían en los más sólidos candidatos a socios de Gobierno, pese a las diferencias que separan a ambos partidos.

La ultraderecha quedaría algo por debajo de la media nacional que alcanzó la formación en los comicios generales de 2017 -un 12,6 %-, pero accedería a la cámara bávara y tendría representación parlamentaria en 15 de los 16 estados federados del país.

Las elecciones regionales afectarían al Gobierno de Angela Merkel

Se trataría también de un duro golpe para la coalición de Gobierno encabezada por Merkel que ha estado a punto de venirse abajo en dos ocasiones en medio de discusiones sobre políticas de migración.

El líder de CSU, Horst Seehofer, ha sido un duro crítico de las políticas en materia migratoria de la canciller desde que esta decidió en 2015 abrir las fronteras de Alemania a más de un millón de migrantes, algo que a su vez favoreció el crecimiento de partidos de carácter xenófobo como Alternativa para Alemania.

A las elecciones en Bavaria le siguen otros comicios regionales en el estado occidental de Hesse, donde se teme que la CDU pierda una gran cantidad de votos a pesar de seguir siendo el partido mayoritario.

En diciembre, la CDU celebrará su congreso anual, en el que la canciller alemana buscará la reelección como presidenta del partido. A pesar de que los pesos pesados de la fuerza conservadora dan su apoyo a la canciller, podría ser que su cuarto periodo sea también el último en el poder.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.