Saltar al contenido principal

El Salvador tiene su primer santo: Óscar Romero, asesinado en la guerra civil

El papa Francisco saluda mientras se va después de dirigir una misa por la canonización del Papa Pablo VI y el arzobispo Oscar Romero de El Salvador en el Vaticano, el 14 de octubre de 2018.
El papa Francisco saluda mientras se va después de dirigir una misa por la canonización del Papa Pablo VI y el arzobispo Oscar Romero de El Salvador en el Vaticano, el 14 de octubre de 2018. Alessandro Bianchi / Reuters

El papa Francisco canonizó a dos de las figuras católicas más controvertidas del siglo XX, uno de ellos fue el asesinado Arzobispo Oscar Romero, defensor de derechos humanos en El Salvador.

Anuncios

Miles de salvadoreños viajaron al Vaticano para ser testigos de la ceremonia de canonización de Óscar Romero, para ellos no es cualquier santo. “La voz de los pobres” como lo conocían en el país centroamericano, fue un reconocido defensor de derechos humanos asesinado durante los turbulentos años ochenta en medio del conflicto.

Para la ocasión y ante 70.000 personas en la plaza San Pedro, el pontífice llevó el cíngulo aún manchado de sangre que llevaba Romero cuando fue asesinado por un disparo en el pecho el 24 de marzo de 1980. El religioso habría sido asesinado por un comando militar afín al Gobierno mientras celebraba misa en el hospital de enfermos de cáncer La Divina Providencia, undía después de pedir a los militares "desobedecer las órdenes de matar a sus hermanos campesinos".

Durante la canonización, se expuso en el altar una reliquia de Romero junto a otra de Pablo VI, se trató de fragmentos de costilla extraídos del cuerpo del religioso asesinado.

El cardenal Ángelo Becciu leyó una biografía de Romero previó a la canonización: “nació en 1917 en Ciudad Barrios en el seno de una familia modesta, a los 12 años trabajó en una carpintería y en 1930 ingresó en el seminario.”

Becciu agregó: “fue nombrado Arzobispo de San Salvador en plena represión social y política.” El papa argentino pronunció luego la formula en latín para proclamar la subida a los altares de los nuevos santos.

El Salvador celebra su primer santo

Miles de salvadoreños acudieron a la ceremonia, para ellos además de un santo, Romero fue una figura histórica que resistió y denunció la opresión del régimen  militar que salió del poder tras una larga guerra que dejó 70.000 muertos.

Pablo, un salvadoreño, que viajó al Vaticano dijo a EFE: “Romero es un modelo a seguir por el legado que nos dejó como país, especialmente a los jóvenes”. Y agregó: “luchó por la paz, por la libertad y para que ahora podamos permitirnos expresarnos sin temor a la muerte, como lo hizo él, que fue un mártir por defender la paz.”

Los peregrinos salvadoreños se encontrarán con el papa Francisco en una audiencia especial en el Vaticano.

En la ceremonia estuvieron presentes el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, la reina Sofia de España y el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

También en San Salvador, decenas de feligreses acudieron a la Catedral Metropolitana para seguir desde la distancia el evento.

Con EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.