Saltar al contenido principal

“Si sienten la separación, dejarán de venir”: Trump sobre inmigrantes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un mitin de "Make America Great Again", en Richmond, Kentucky, el 13 de octubre de 2018.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un mitin de "Make America Great Again", en Richmond, Kentucky, el 13 de octubre de 2018. Joshua Roberts / Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió en un mitin su polémica política de separación de familias inmigrantes que cruzan la frontera sin documentos.

Anuncios

Momentos antes de salir hacia un acto de campaña, en Richmond, Kentucky, de cara a las elecciones de medio término, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ratificó su discurso antimigratorio ante la prensa.

En los jardines de la Casa Blanca, el mandatario estadounidense validó la controversial medida que llevó a la separación de al menos 2.600 menores de sus familias, según cifras oficiales.

“Si ellos sienten la separación, en muchos casos, no vendrán”, afirmó Trump. Además, justificó que “en muchos casos son malas personas que utilizan niños. No son sus hijos. Ni siquiera los conocen. No han conocido a los niños ni por 20 minutos. Los toman y los utilizan para entrar a nuestro país”.

Desde abril de 2018, el jefe de Estado aplica su política conocida como “tolerancia cero” frente a la inmigración. Ante las fuertes críticas por la separación de niños de sus progenitores, Trump se vio obligado a firmar un decreto en el que ordenó el fin de la división de familias.

Sin embargo, el mandatario estudia nuevas medidas para fortalecer su plan en contra de personas indocumentadas.

El diario The Washington Post, que citó fuentes de La Casa Blanca, reportó que el gobierno estudia mantener juntos y detenidos a niños y padres durante 20 días, el tiempo máximo permitido para retener a un menor de edad en territorio estadounidense.

Después de ese periodo, y mientras procesan su deportación, las autoridades darían a los adultos dos opciones: liberar a los niños, para lo cual serían separados de sus padres, o mantenerlos encerrados con ellos.

Una nueva caravana de migrantes desafía a Trump

Hondureños que huyen de la pobreza y la violencia descansan en un gimnasio público,en Santa Rosa de Copán, Honduras,el 13 de octubre de 2018, mientras se desplazan en una caravana hacia Estados Unidos.
Hondureños que huyen de la pobreza y la violencia descansan en un gimnasio público,en Santa Rosa de Copán, Honduras,el 13 de octubre de 2018, mientras se desplazan en una caravana hacia Estados Unidos. Jorge Cabrera/REUTERS

Pese a estas fuertes posturas, este 13 de octubre cientos de familias emprendieron una caravana desde Honduras, rumbo a Estados Unidos, en la que participan alrededor de 1.000 personas, entre ellas mujeres con bebés y niños menores de 5 años.

La llamada “Caminata del migrante”, que partió desde San Pedro Sula, en el noreste de Honduras y que prevé atravesar Guatemala y México, se presenta justo días después de que Trump le pidiera al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, que detenga la migración masiva.

Pero estas familias señalan que tienen fuertes motivos para abandonar su país y emprender el viaje riesgoso. “No hay trabajo, no hay nada. Nuestros hijos desde chiquitos están con ese miedo de que hay maras y a veces destruyen todo”, afirmó Lesby Karina, que viaja en la caravana junto a su esposo y sus dos hijos.

En abril de 2018, tras una caravana similar, las autoridades de Estados Unidos les permitieron a 228 centroamericanos ingresar a su territorio para evaluar las peticiones de asilo.

Frontera abierta para abrazos de tres minutos

Familiares de migrantes visitan a sus parientes, el sábado 13 de octubre de 2018, en el muro fronterizo en Ciudad Juárez, México.
Familiares de migrantes visitan a sus parientes, el sábado 13 de octubre de 2018, en el muro fronterizo en Ciudad Juárez, México. Favia Lineli/EFE

Durante la misma jornada, unas 3.000 personas acudieron a la frontera que divide a Ciudad Juárez, en el norte de México, con Sunland Park, en el estado de Nuevo México.

Durante tres minutos se reunieron con sus familiares que viven al otro lado de la frontera para participar en el evento denominado “Abrazos, no muros”, organizado por la Red de Defensa de los Derechos de los Migrantes.

A diferencia de versiones anteriores, registradas en inmediaciones del Río Bravo, la del 13 de octubre se llevó a cabo en la valla metálica de 5 metros de altura con la que el gobierno estadounidense reemplazó la cera que dividió a su país de México durante 20 años.

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.