Saltar al contenido principal

Acuerdo de Sochi pende de un hilo y Damasco amenaza a Idlib

Niños sirios recién desplazados llegan a un campamento de refugiados en la aldea de Atimah, provincia de Idlib, Siria, 11 de septiembre de 2018.
Niños sirios recién desplazados llegan a un campamento de refugiados en la aldea de Atimah, provincia de Idlib, Siria, 11 de septiembre de 2018. Khalil Ashawi / Reuters Foto de archivo

Al vencerse el plazo para que los rebeldes abandonen su último bastión en Siria, en la provincia de Idlib, el ministro de exteriores advirtió que las fuerzas gubernamentales están preparadas por si fracasa el acuerdo entre Rusia y Turquía.

Anuncios

El 15 de octubre era la fecha límite acordada en Sochi. A partir de ese día los grupos insurgentes que operan en una franja cerca de Idlib, el último bastión rebelde, deberían irse. O eso por lo menos fue lo que acordaron los gobiernos de Turquía y Rusia, partes en la guerra, para evitar una ofensiva militar de Damasco que podría ser humanitariamente catastrófica.

Pero pasó la fecha y los grupos yihadistas siguen allí. Y no tienen intención de irse. En un comunicado emitido horas antes de la media noche, Hayat Tahrir al-Sham (HTS), una alianza liderada por yihadistas del Frente al Nusra, que estuvo afiliado a Al Qaeda, dijo: “No hemos abandonado nuestra elección de la yihad y peleamos hacia la implementación de nuestra bendecida revolución.”

Y en un claro mensaje a Turquía, cercano a algunos de los grupos rebeldes que combaten a Al Assad, agregaron: “Apreciamos los esfuerzos de todos aquellos que buscan proteger desde adentro o desde el exterior el área liberada, pero al mismo tiempo advertimos del engaño del ocupante ruso.”

Rusia es la principal aliada del gobierno de Damasco de Bashar al Assad. Desde el ingreso formal de las fuerzas rusas en la guerra siria, la balanza de poder cambió. Un Al Assad que parecía derrotado ahora ha recuperado la mayoría del territorio del país árabe.

Bajo el acuerdo de Sochi, la artillería pesada debía ser retirada para el 10 de octubre, como en efecto pasó parcialmente, y los combatientes radicales debían irse para dejar una amplia zona desmilitarizada.

El Observatorio de Derechos Humanos Sirio dijo que las fuerzas leales al presidente sirio y facciones rebeldes se enfrentaron este lunes, y que ninguno de los combatientes se había retirado de la zona acordada.

“Preferimos que sea a través de medios pacíficos, de reconciliación, pero si no, hay otras opciones”

La respuesta del Gobierno de Damasco fue inmediata. Walid al Moualem, ministro de Exteriores de Siria, desde una rueda de prensa en Damasco dijo: “no podemos quedarnos callados sobre la continuación de la actual situación en Idlib, el Frente Nusra rechaza cumplir con el acuerdo.”

El acuerdo contemplaba que en una franja de 15 a 20 kilómetros fuera desmilitarizada dentro del territorio controlado por los rebeldes. “Ahora debemos darles tiempo a nuestros amigos rusos para juzgar si el acuerdo se cumplió o no” agregó el funcionario.

El ministro finaliza diciendo que, para ellos, Idlib es otra provincia que debe regresar a ser parte de la soberanía siria. “Preferimos que sea a través de medios pacíficos, de reconciliación, pero si no, hay otras opciones.”

La ofensiva militar en Idlib podría ser la última y sangrienta batalla de la guerra siria. Y aunque el Gobierno de Al Assad tiene la ventaja militar, en la zona hay miles de combatientes de oposición, incluso de evacuados de otras partes cuyo control fue recuperado.

Miles de refugiados viven en campos atendidos por organizaciones civiles y una brutal ofensiva de Damasco podría terminar en una catástrofe sin precedentes en una guerra que va para su octavo año. Hasta ahora han muerto al menos 500 mil personas según la ONU.

Con AFP y Reuters.

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.