Saltar al contenido principal

Apenas abandona la prisión, el opositor ruso Navalni es acusado de "difamación"

Anuncios

Moscú (AFP)

El opositor al Kremlin Alexéi Navalni, liberado el domingo tras pasar 50 días en prisión, anunció este lunes que es objeto de una nueva investigación judicial por un caso de "difamación" que se remonta a 2016.

"Esta mañana mi abogado recibió una llamada telefónica de un investigador del ministerio del Interior, quien le dijo que tenía que presentarme hoy como parte en una investigación", señaló el opositor de 42 años en un mensaje en su página web.

Después de apersonarse este lunes en una comisaría de policía en Moscú junto a su abogado, Navalni dijo en su cuenta en la red Twitter que tuvo que firmar un documento en que se le informaba sobre sus derechos, tras lo que fue autorizado a retirarse.

Navalni afirma que este nuevo caso se refiere a la denuncia de un exinvestigador del ministerio del Interior, Pavel Karpov, quien lo había acusado en 2016 de "difamación", tras la publicación de un mensaje en su blog por parte del opositor.

En ese mensaje, Navalni acusaba a Karpov de llevar un ostentoso estilo de vida y de su supuesta vinculación con la muerte en una prisión rusa del jurista Sergei Magnistki, lo que provocó entre 2012 y 2013 una grave crisis diplomática entre Moscú y Washington.

Navalni afirmaba en particular que Karpov era propietario de un apartamento con un valor de casi un millón de dólares y de varios autos lujosos.

Tras esta denuncia, presentada en mayo de 2016, Navalni fue interrogado por la policía y su apartamento fue registrado por los servicios de seguridad.

"Hasta donde sé, no puedo ser detenido actualmente por este cargo, puesto que el mismo sólo prevé fuertes multas", dijo Navalni.

"Pero sólo Dios sabe cómo funciona la compleja e ingeniosa maquinaria legal de Putin", añadió, destacando que este caso había sido "archivado".

Navalni, feroz opositor al presidente Vladimir Putin, fue sentenciado a fines de agosto a 30 días de cárcel por una manifestación no autorizada, en enero, en la que llamó a boicotear las elecciones presidenciales del 18 de marzo.

El bloguero anticorrupción acusó a las autoridades de enviarlo a prisión para evitar que se manifestara el 9 de septiembre contra un proyecto muy impopular de reforma de las jubilaciones promovido por el gobierno, en tanto se llevaban a cabo elecciones locales y regionales.

No obstante, miles de rusos respondieron a su llamado en todo el país y la policía realizó más de mil detenciones, algunas muy violentas.

El 24 de septiembre, recién liberado, Alexéi Navalni fue arrestado nuevamente y sentenciado a 20 días de detención por haber llamado a manifestarse contra la reforma de jubilaciones y pensiones, finalmente promulgada a comienzos de octubre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.