Saltar al contenido principal

El sector caritativo iraní, renovado, planta cara a la pobreza

Anuncios

Teherán (AFP)

En un centro de beneficiencia de Teherán, un grupo de adolescentes estudia periodismo. En el piso de arriba, sus madres perfeccionan sus dotes en la costura, confeccionando batas para un hospital.

El centro, nuevo, está situado en Shahr-e Rey, un barrio obrero de la capital iraní, y ofrece multitud de servicios a cientos de familias en dificultades y a refugiados afganos.

Un enfoque relativamente novedoso en Irán, donde la ayuda social estuvo en manos durante mucho tiempo de grupos informales cercanos a las mezquitas o al Bazar, antes de que empezaran a encargarse, en gran parte, organizaciones paraestatales.

En los últimos años, oenegés y estructuras especializadas en lucha contra la pobreza han ido brotando, configurando un nuevo marco de trabajo en el sector social iraní.

El centro de Shahr-e Rey está gestionado por la fundación Ilia, creada hace diez años por trabajadores sociales y ricos empresarios, en asociación con las agencias de la ONU para los refugiados y para la salud, con el objetivo de ayudar a unas 1.000 familias desfavorecidas.

Tras una de las máquinas de coser, Somaerh Ghazvani trabaja concentrada. Tiene 27 años y es una refugiada afgana de segunda generación. Según la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), cerca de 3 millones de refugiados afganos viven en Irán, un país que linda con Afganistán.

"Fue una sorpresa encontrar este lugar", cuenta Somareh Ghazvani. "Las condiciones aquí son mucho mejores que en otros lugares donde he trabajado, así que estoy muy contenta".

- En el buen camino -

En la sala de informática, Masumeh, de 16 años, trabaja con los programas Indesign y Photoshop en el marco de un curso de periodismo.

"Nuestras familias cuentan mucho con este centro. En otras partes, los gastos de inscripción son tan altos que no podemos permitirnos asistir a sus cursos", dice.

"Debemos apoyar a los niños desde bien pequeños para encaminarlos y ayudarlos a romper el círculo de pobreza de su familia", considera Reza Taghdir, director de la fundación Ilia y médico en reputados hospitales del Nikan Group.

Otra asociación, la Sociedad Imán Alí de estudiantes contra la pobreza, organizó hace poco un torneo de fútbol para niños de la calle. Reunió a azeríes, baluchíes, kurdos y miembros de otras comunidades, en un ejemplo de la diversidad de la población iraní.

"La única alternativa para la mayoría de esos niños, en su barrio, es la violencia, la pobreza y la miseria. Hemos intentado hacer que tengan confianza en sí mismos a través del fútbol, para mejorar sus vidas", explica Meysam Vahdei, director encargado de deportes en esta asociación, que cuenta con 12.000 voluntarios.

- Pobreza absoluta -

Resulta complicado encontrar cifras oficiales sobre la pobreza en Irán.

Según el ministerio de Trabajo, citado por el diario iraní Financial Tribune en enero, 800.000 hogares cumplían con los requisitos para obtener ayudas gubernamentales por ganar menos de siete millones de riales (138 euros) al mes, lo que los sitúa por debajo del umbral de la pobreza.

En este artículo, el experto económico Hosein Raghfar calcula que 12 millones de iraníes viven en la pobreza absoluta, en un país de 80 millones.

En un contexto de dificultades económicas, el presidente Hasan Rohani recortó en ayudas sociales y tomó otras medidas de austeridad desde su llegada al poder, en 2013.

Además, las recientes sanciones contra Teherán tampoco ayudaron a mejorar la situación: los precios subieron vertiginosamente, lo que podría lastrar gravemente el presupuesto iraní de este año.

Esto incrementó la presión sobre asociaciones caritativas y donantes privados.

Por suerte, subraya uno de los apoyos de la asociación Ilia, que pidió el anonimato, "hoy esto es más profesional, los donantes son más jóvenes y se preocupan más por averiguar cómo encontrar verdaderas soluciones a los problemas sociales".

Antaño, indica, hacer un donativo a una causa benéfica "solo era una cuestión de estatus" y "no estaba realmente organizado". "Algunas personas ancianas se preocupaban por el patrimonio que iban a dejar y donaban una gran cantidad de dinero... para que se construyera algo en su nombre".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.