Saltar al contenido principal

The Favourite traza su camino hacia los Oscar

Natalia Ruiz

La nueva película del director griego Yorgos Lanthimos se estrenó en la edición 56 del Festival de Cine de Nueva York. Aplaudida por la crítica, se perfila entre las favoritas para la temporada de premios.

Anuncios

Yorgos Lanthimos como tantos directores afortunados encontró su musa: la actriz británica Rachel Weisz.

Esta es su segunda colaboración conjunta después de la aclamada “The Lobster” (2015). Pero en esta ocasión la escogió para interpretar a Sarah Churchill, también llamada Lady Marlborough. Una mujer de influencias inimaginables que tiene la llave de los aposentos de la reina gran Anne.

Este personaje le permite a Weisz sumar a su haber un personaje distinto a los que acostumbra, de menos malicia y crueldad y que le valieron un premio Oscar por “The Constant Gardener” (2005) del cineasta brasileño Fernando Meirelles. Esta retrata a una mujer ávida de poder y manipuladora. Pero cuyo secreto, ese mismo que le permite gozar de privilegios, será la fuente de su pena.

Lanthimos se rodeó de un elenco de primera que ya ha sido premiado. La exquisita y muy justa Olivia Colson, premio de interpretación en el Festival de cine de Venecia es la reina Anne. Para este personaje “no hice ningún tipo de preparación, fue algo divertido, solo leí el guión”, aclaró en medio de risas a la prensa.

La tercera carta del trío estelar de actrices lo completa Emma Stone. Ella interpreta a Abigail, una joven de familia noble venida a menos pero no por eso sin ambición.

La cinta se inspira de una historia real a principios del siglo XVIII en Inglaterra. Una época tumultuosa de guerras y por ende en la que impera la necesidad de gobernar con autoridad. Historia contados desde un punto de vista distinto que deja entrever un mundo gobernado por las mujeres en el que los hombres son instrumentalizados por ellas.

Sin embargo, aunque se necesita un gobernante con determinación, la reina Anne no está del todo en sus cabales, es inestable emocionalmente, solitaria y por eso se deja aconsejar... y consejeros no les faltan, con tal de conseguir sus favores.

La fotografía y el vestuario piezas clave del éxito

Desde luego el toque de Lanthimos está en esta película, a pesar de que el guion es de Tony McNamara. Ambos trabajaron en el texto entre Londres y Roma y sabían con cada borrador hacia dónde querían llevar la historia, según comentó el guionista.

El director nos trae una cinta contado con humor, ironía, sarcasmo, absurdo y el público no faltará de ir de sorpresa en sorpresa.

La fotografía es uno de los muchos aciertos de esta película. Se utilizaron lentes ojo de pescado que deforman la imagen. Los actores no sabían muy bien cuál sería el resultado buscado. Lanthimos dijo haberse inspirado de la pintura flamenca del siglo XVII, de artistas como Van Dyck, que jugaba a retratar los reflejos de espejos convexos en sus obras. Esto en aras de utilizar un “lenguaje más contemporáneo en las texturas, en las telas y la música”, explicó el director.

Precisamente una voluntad de modernismo que consigue resumir el diseño de vestuario. Un trabajo inventivo y vistoso de la galardonada Sandy Powell (Carol, Shakespeare Enamorado)

La británica logró recrear modelos de la época a través de “vestidos (que) no son tan elaborados por cuestiones de estilo y presupuesto”, contó la diseñadora a la prensa.

También dijo que aunque “el corte es como lo que se utilizaba en esa época, (con los corsets por debajo de los vestidos), se usaron telas africanas (wax). En los trajes de las mujeres de la cocina se usaron telas como jean y cuero”.

El tono de la película se perfiló desde las audiciones

Para lograr una compaginación entre los actores y lograr el tono que buscaba, el director realizó ensayos previos al rodaje. Pero el proceso comenzó desde las audiciones.

Nicolas Hoult, quien interpreta a lo estadista Robert Harley, relató que para él fue “bien distinto. Aún cuando pensaba: esto me parece extraño, raro, lo llevamos a cabo.” Incluso contó que en su audición tuvo que hacer una escena “en la que tenía que esculpir a personas y caballos. Lo hice y no sabía si se estaban riendo de mí”.

A Emma Stone, por ejemplo, le hizo leer el guion como si estuviera dando a luz. Durante el rodaje hubo algo de improvisación pero sobre todo en lo físico y menos en cuanto al texto que es pieza sólida de esta cinta.

A tan solo tres meses de la temporada de premios, “The Favourite” va forjándose un camino sólido y cuenta llevarse unas cuantas estatuillas.

El público y la crítica, que aplaudió al final de la sesión en el NYF, la tienen entre sus favoritas de la muestra además de “Cold War” del director polaco Pawel Pawiloski y la muy anunciada “Roma” del mexicano Alfonso Cuarón.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.