Saltar al contenido principal

Reapertura del paso entre Siria y una zona del Golán bajo control de Israel

Anuncios

Altos del Golán (AFP)

El único paso fronterizo entre Siria y la parte de los Altos del Golán controlada por Israel reabrió este lunes después de haber permanecido cerrado durante cuatro años, una señal más de que el régimen de Bashar al Asad ha recuperado el control del territorio sirio.

A raíz del acuerdo anunciado el viernes entre Naciones Unidas, Israel y Siria, dos vehículos blancos de la ONU cruzaron la barrera que fue abierta ante ellos en el lado israelí del cruce de Quneitra.

La reapertura del paso es una nueva muestra de la reconquista del territorio por el régimen de Bashar al Asad, apoyado por Rusia, Irán y el Hezbolá libanés, en la guerra en Siria desencadenada en 2011.

Esta fue posible después de que las fuerzas gubernamentales arrebataran a los insurgentes la casi totalidad de la provincia siria de Quneitra.

Israel, oficialmente en estado de guerra con Siria, ocupa desde 1967 la mayor parte de los Altos del Golán, que se anexionó en 1981. Esta anexión nunca fue reconocida por la comunidad internacional.

En 2014, la Fuerza de Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNOUS), que tiene por mandato supervisar el respeto del alto el fuego entre Israel y Siria, tuvo que abandonar sus posiciones cuando los grupos rebeldes y yihadistas de la exrama siria de Al Qaida se apoderaron del sector. La FNOUS reanudó sus patrullas en agosto.

En un primer momento, el paso fronterizo servirá únicamente para las operaciones de los cascos azules de la ONU, indicó el ejército israelí.

En el pasado, los drusos sirios que viven en la parte israelí de los Altos del Golán transitaban por este paso para ir a estudiar o a casarse a Siria.

- "Vuelta a la normalidad" -

"Estos últimos meses, el Estado de Israel cooperó con Estados Unidos y la ONU para reabrir el paso fronterizo", indicó el ejército israelí en un comunicado, y añadió que Israel se "ciñe a la misión de la FNOUS y aspira a mantener la estabilidad en la región".

Para Eyal Zisser, director del departamento de estudios de Medio Oriente en la Universidad de Tel Aviv, la rapertura de este paso forma parte de una "vuelta a la normalidad" en Siria, donde el régimen logró reconquistar más de la mitad del territorio.

"La frontera entre Israel y Siria estaba en calma ante del inicio de la guerra civil en Siria y la vuelta a la normalidad es muy conveniente para Israel", consideró.

Nazi Ibrahim, de 65 años, druso sirio que vive en la parte de los Altos del Golán ocupada por Israel, es uno de los que esperaban impaciente la reapertura del paso fronterizo. "Es una red de seguridad", dice durante la ceremonia de reapertura.

"Somos sirios y los seguiremos siendo", añade.

Las contiendas entre Israel y Siria en 1967 y 1973 hicieron huir a decenas de miles de sirios. Actualmente solo quedan en los Altos del Golán unos 18.000 drusos, apátridas, que perdieron su nacionalidad siria y rechazan el documento de identidad israelí.

Los drusos, repartidos principalmente entre Siria, Líbano e Israel, practican una religión musulmana propia, derivada originalmente del chiismo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.