Juegos Olímpicos de la Juventud

El balonmano de playa, furor en los Juegos Olímpicos de la Juventud

El jugador argentino Nicolás Dieguez ensaya una definición durante el partido por la medalla de bronce frente a Croacia en Buenos Aires, el 13 de octubre de 2018.
El jugador argentino Nicolás Dieguez ensaya una definición durante el partido por la medalla de bronce frente a Croacia en Buenos Aires, el 13 de octubre de 2018. Ian Walton para OIS/COI

La disciplina atrajo a una gran cantidad de público en Buenos Aires, respaldado por su destreza e intensidad. Sus reglas la diferencian del balonmano de salón y su éxito en Buenos Aires le permite soñar con más.

Anuncios

El balonmano de playa es una de los deportes sensación que dejan los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires. Se trata de una modalidad de balonmano que se disputa en arena y se distancia bastante del balonmano tradicional.

Cada partido es disputado por dos equipos de cuatro jugadores cada uno, incluido el arquero -a diferencia de los siete que integran las formaciones del balonmano de salón- que rotan casi constantemente en función del ataque y la defensa. Las cortas dimensiones del campo de juego permiten que las ofensivas sean veloces y las definiciones, vistosas.

El encuentro se divide en dos sets de 10 minutos cada uno, lapso en el que los equipos necesitan sumar la mayor cantidad de tantos para quedarse con el parcial. Si cada formación gana un set, el desempate se da por los llamados “shoot-outs”, una suerte de definición por penales en movimiento.

Otra gran diferencia está en el valor de los goles. En el balonmano de playa, existe un conteo simple o doble. Para que las conversiones valgan dos puntos, la definición tiene que ser excepcional: un gol de arco a arco; un tanto en el que el jugador toma el balón y define desde el aire, antes de tocar el suelo; o el llamado 360, que consiste en dar un giro completo antes de rematar.

Las particularidades de esta disciplina llamaron la atención del público en Buenos Aires, quienes también se vieron impulsados por el éxito de los seleccionados argentinos. Las mujeres locales se quedaron con la medalla de oro, mientras que los hombres se llevaron la de bronce.

Por eso, no sorprendió que una buena cantidad de aficionados se acercaran este lunes 15 de octubre a presenciar una práctica abierta de ambos equipos, que mostraron algunas de sus habilidades y, además, interactuaron con el público.

El balonmano de playa, un deporte-show con esperanzas de ser olímpico en París 2024

Los mismos jugadores destacan el balonmano de playa como un deporte-espectáculo y se distancian del balonmano de salón.

“Lo que atrajo al público fue la buena onda y la energía que le ponemos. En sí, el deporte es un show todo el tiempo. Es espectacular y mucho más vistoso y dinámico que el balonmano común”, destacó Gisella Bonomi, jugadora de la selección femenina de Argentina.

En la misma línea, Nicolás Millet, integrante del equipo masculino argentino, coincidió en que “además de un deporte, también es un show” y remarcó que “tiene muchas diferencias con el balonmano de salón”. “Más que una adaptación, es algo muy distinto. Cambian mucho las reglas y eso llamó la atención de la gente”, subrayó.

Incorporado a los Juegos Olímpicos de la Juventud en esta tercera edición, los impulsores del balonmano de playa ambicionan más. En principio, la disciplina será incluida como una de las actividades recreativas para los juegos de mayores en Tokio 2020. Y sueñan con sumarse al calendario olímpico en París 2024.

Según informó el Comité Olímpico Internacional, las nuevas disciplinas para los Juegos Olímpicos en la capital francesa se decidirán en diciembre de 2020.

“Nosotras estamos esperando que en París 2024 sea olímpico. Seguimos intentando, jugando torneos acá y a lo sumo internacionales. Creo que con los logros, este deporte se va a hacer muy popular. Nadie esperaba que tuviéramos tanta concurrencia”, resaltó Bonomi.

La misma ilusión expresó Millet, quien consideró que “el balonmano de playa tuvo un impacto muy grande”. “Acá en Argentina se dio un impulso grande y creo que a los ojos del mundo se le dará también”, concluyó.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24