Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

EN PRIMERA PLANA

El Vaticano frente a los escándalos de pederastia

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El auricular que predice un ataque de epilepsia

Saber más

ECONOMIA

Economías de Japón y Alemania se contraen por primera vez desde 2015

Saber más

LA ENTREVISTA

Iván Duque: "Nunca hice campaña diciendo que iba a destruir los acuerdos"

Saber más

EN FOCO

La difícil labor de la reconstrucción de Siria

Saber más

Población de insectos diezmada en bosque de Puerto Rico, según estudio

© AFP/Archivos | El bosque El Yunque de Puerto Rico, afectado por el paso del huracán Maria, el 4 de octubre de 2017

WASHINGTON (AFP) - 

Al igual que las abejas y las aves silvestres, la población de insectos y otros artrópodos también está sufriendo pérdidas masivas, según un estudio publicado el lunes en las Actas de la Academia Americana de Ciencias, cuyos autores culpan al calentamiento global.

Medir la población de artrópodos (insectos, orugas, arañas...) no es fácil, pero un método es colocar trampas en el suelo y en el dosel forestal. Las trampas son placas recubiertas con pegamento. Luego se pesa la "biomasa" seca total capturada.

Esto fue lo que hizo el biólogo Bradford Lister en 1976 y 1977 en el bosque tropical El Yunque, en Puerto Rico.

Lister, de la Universidad Politécnica de Rensselaer en el estado de Nueva York, regresó con otro biólogo en 2011 y 2012, utilizando los mismos métodos.

La masa de artrópodos capturada se dividió de 4 a 8, según el mes, y la cantidad atrapada por las trampas de 30 a 60.

Esta reducción se acompaña, según las observaciones de los investigadores, de reducciones paralelas en animales insectívoros del bosque: lagartos, ranas y aves.

"Todo está en caída", dijo Bradford Lister al Washington Post, advirtiendo sobre los efectos en cascada en la cadena alimentaria. "Si los bosques tropicales se van, será un desastre para todo el sistema terrestre, cuyos humanos sentirán los efectos de una manera inimaginable".

Según el modelo utilizado por los investigadores, el problema radica principalmente en el calentamiento del clima. La temperatura máxima promedio en Puerto Rico, registrada por una estación meteorológica forestal, aumentó 2 grados entre 1978 y 2015.

© 2018 AFP