Saltar al contenido principal

Canadá: empieza la puja entre mercado legal e ilegal de la marihuana

La gente fuma el día en que Canadá legaliza la marihuana recreativa en Montreal, Quebec, Canadá, el 17 de octubre de 2018.
La gente fuma el día en que Canadá legaliza la marihuana recreativa en Montreal, Quebec, Canadá, el 17 de octubre de 2018. Christinne Muschi / Reuters

La marihuana de uso recreativo ya es legal en Canadá. Hablamos con dos productores, una economista, un analista y una psiquiatra sobre la medida.

Anuncios

Durante los últimos 14 años Don Briere ha estado vendiendo cannabis en tiendas de su provincia natal de Vancouver. Aunque estos establecimientos no son, y nunca han sido legales, Briere tiene una clientela próspera que busca cannabis para todo, desde controlar los trastornos de ataques hasta drogarse con sus amigos.

La cadena de Briere, conocida como Weeds Glass and Gifts, comenzó en la Columbia Británica. Más tarde se expandió a otras provincias incluyendo Ontario y Quebec. En su punto más alto Briere se jactaba de ser dueño de 36 tiendas. Pero luego de oleadas de redadas policiales ahora le quedan 14.

Briere, un activista a favor del uso y legalización de la marihuana toda su vida, y que ahora tiene casi 70 años, comenzó sus ventas en la tienda en 2001, cuando se legalizó la marihuana medicinal. Desde entonces ha estado en prisión más de una vez por la actividades en sus tiendas, pero insiste en que es ejemplo de buenas prácticas comerciales y paga todos sus impuestos.

“Empleamos directa e indirectamente a unas 500 o 700 personas. Panaderos, productores, trabajadores de la construcción, representantes de ventas, empacadores", contó Briere. "Nuestra posición ha sido que no había leyes (legítimas) de cannabis en Canadá, por lo que solo estábamos esperando a que entraran las regulaciones".

Pero ahora que esas regulaciones son una realidad podrían hacer que sea más difícil para Briere y la venta de productos con cannabis. La presión policial sobre los comerciantes del mercado negro promete aumentar. Para vender legalmente, Briere tendría que solicitar autorizaciones del Gobierno y luego esperar. Y dado que el mercado legal originalmente solo suministrará marihuana seca y aceites de cannabis de bajo concentración, también tendrá que retirar una buena cantidad de sus productos de sus estanterías.

Informe desde Montreal: 12:01, hora de la primera venta legal de cannabis recreativo

Atrapados entre los mercados: ¿dónde comprarán los canadienses su hierba?

La erradicación del mercado negro de los cultivadores y vendedores de marihuana ha sido una de las prioridades principales de la legislación federal, la cual regula su crecimiento y venta. Pero un estudio reciente publicado por el Instituto C. D. Howe de Canadá indica que no es probable que desaparezca tan rápido.

El informe estima que en el año posterior a la legalización el mercado negro de marihuana en Canadá seguirá siendo de aproximadamente 380 toneladas, o 2,5 mil millones de dólares. Estas cifras equivalen a aproximadamente la mitad de la marihuana consumida en Canadá el año pasado: 775 toneladas, según cifras de Statistics Canada.

Anindya Sen, profesora de economía en la Universidad de Waterloo y uno de los autores del informe, señaló que muchos de los problemas con el modelo de producción y distribución para la marihuana legal limitarán su capacidad para convencer a los usuarios de que prescindan del mercado negro. Estos incluyen la falta de precios competitivos, un pequeño número de tiendas minoristas y una escasez de productos: se espera que el suministro legal satisfaga solo del 30 al 60 por ciento de la demanda general en el primer año de legalización.

Sen señaló que debido a la alta calidad del cannabis percibida en el mercado negro de Canadá y la prevalencia actual de aplicaciones digitales que facilitan su compra puede que no sea fácil para el nuevo mercado legal competir.

"Mi temor es que no funcionará bien, y debido a eso la gente tiene un incentivo para probar y quedarse en el mercado negro". Y si esto sucede será desastroso porque la legalización terminará en el afianzamiento del mercado negro debido a la forma en que pretende implementarse", dijo Sen.

Un letrero anuncia los productos de cannabis disponibles en la tienda de distribución Thomas H. Clarke Distribution, una vez Canadá legalizó la marihuana recreativa, en Portugal Cove-St. Philip's, Newfoundland and Labrador, Canadá, 17 de octubre de 2018.
Un letrero anuncia los productos de cannabis disponibles en la tienda de distribución Thomas H. Clarke Distribution, una vez Canadá legalizó la marihuana recreativa, en Portugal Cove-St. Philip's, Newfoundland and Labrador, Canadá, 17 de octubre de 2018. Chris Wattie / Reuters

El analista Adam Orens, de Marijuana Policy Group (MPG), con sede en Estados Unidos, piensa que esta falta de una estrategia de implementación coordinada tiene que ver con la forma en que se legalizó la marihuana: como un proceso de arriba hacia abajo, dirigido por el gobierno federal. Los gobiernos locales y provinciales quedan entonces con la responsabilidad de promulgar los cambios sin tener necesariamente la voluntad política u orientación para hacerlo.

Muchos de esos gobiernos se encontraron con la resistencia a la legalización por parte de individuos que sentían que esto crearía una generación de nuevos usuarios. Pero como señaló Orens, un mercado de marihuana ha prosperado en Canadá por buen tiempo.

“Lo que la gente no se da cuenta, los legisladores, el gobierno y la gente en el mercado general, es que este mercado, el mercado minorista de cannabis, ya existe en todo el mundo. La gente consume cannabis, ya sea legal o ilegal", sostiene Orens.

La cara del nuevo mercado legal de marihuana en Canadá

A pesar de la incertidumbre sobre cómo la nueva industria formal tomará el lugar de su contraparte en el mercado negro, algunas empresas ya están montándose a la ola de entusiasmo ante las nuevas posibilidades que abre la legalización.

Como uno de los primeros productores de cannabis con permiso para cultivar y distribuir en todo Canadá, Supreme Cannabis Company ha intentado ubicarse en el lugar correcto, en el momento adecuado. Su presidente y fundador, John Fowler, sabe exactamente a qué cuota de mercado apunta describiendo su producto como el "buen vino" del cannabis legal.

“En los últimos meses las tiendas recreativas en todo Canadá han estado decidiendo qué marcas y qué productos poner en el estante. Compañías como la nuestra, que ya podían asegurar la distribución nacional de océano a océano, tienen una gran ventaja. Podemos estar con el consumidor desde el primer día", dijo Fowler a France 24.

Sin embargo, no todos los canadienses tendrán acceso a esos estantes de inmediato. Este 17 de octubre la provincia con la mayoría de las tiendas minoristas legales es Terranova, con 22. Ontario, por otro lado, cuenta con cero, solo vendiendo marihuana legal en línea. Mientras tanto, el mercado negro de la marihuana en la ciudad más grande de Ontario, Toronto, cuenta con al menos 75 servicios de entrega y 50 tiendas.

A pesar de su preocupación por los efectos del consumo de marihuana en el cerebro joven, la psiquiatra de infancia y adolescencia Gail Beck no se ha opuesto a la legalización del cannabis por la misma razón. En cambio, aboga por la educación pública en torno a su consumo.

"No veo el punto. Con la cantidad de canadienses que ya están consumiendo es un poco como el caballo que ya está fuera del establo", dijo a este medio.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.