Saltar al contenido principal

A un año de la retoma de Raqa, la reconstrucción no avanza

La gente pasa junto a los escombros de los edificios dañados en Raqqa, Siria, el 12 de octubre de 2018.
La gente pasa junto a los escombros de los edificios dañados en Raqqa, Siria, el 12 de octubre de 2018. Aboud Hamam / Reuters

Fue la 'capital' del grupo Estado Islámico y sus habitantes fueron víctimas de todos los abusos. Un año después de que las fuerzas de la coalición la retomaran, el 80% de la ciudad sigue destruida.

ANUNCIOS

La organización internacional Amnistía Internacional fue contundente: la coalición liderada por Estados Unidos acabó con el grupo Estado Islámico hace un año en Raqa, pero a la hora de reconstruir la ciudad ha hecho muy poco.

La mayoría de la ciudad, sus puentes, su infraestructura básica siguen destruidas un año después y miles de cuerpos siguen tirados en medio de las ruinas. Anya Neistat, directora de investigación de Amnistía Internacional dijo desde Beirut: “Es una conmoción lo poco que se ha hecho para revivir Raqa por el último año”.

En la ciudad siria no quedaron puentes en pie. Sus habitantes cruzan en bote el Éufrates para buscar a sus seres queridos o empezar de nuevo. Al Ibrahim, de 70 años, lo perdió todo. “Estábamos en el paraíso… Y mira lo que nos pasó, estamos literalmente rogando por agua. Mi esposa y yo lloramos, ¿cómo voy a poder con esto?”.

Neistat dice que la coalición tiene que hacer mucho más: “dado que ellos tuvieron el dinero para realizar la muy costosa campaña militar, deberían tener suficiente dinero para trabajar en sus consecuencias”.

Además de la infraestructura destruida, cientos de habitantes de Raqa siguen desaparecidos. Los organismos de búsqueda intentan recuperar los cuerpos en medio de las dificultades y los familiares no pierden la esperanza. Hasta ahora 2.500 cuerpos han sido recuperados de los escombros.

Según Human Rigth Watch entre 3.000 y 5.000 personas detenidas por el grupo Estado Islámico siguen desaparecidas.

La coalición dice que trabaja en la estabilización de Raqa pero no en su reconstrucción

Raqa fue la capital del autoproclamado califato y fue retomada por una coalición de fuerzas kurdas y árabes apoyadas por el poderío aéreo de Estados Unidos.
Los yihadistas usaron los civiles de escudos humanos, se mezclaron con la población local y utilizaron carros bombas a medida que perdían cada calle.

Cuando finalmente los kurdos quitaron la bandera negra del grupo el 17 de octubre, barrios enteros habían quedado en las ruinas.

La coalición, en su defensa, dice que trabaja en la estabilización de Raqa, pero no en su reconstrucción. El coronel Sean Ryan, vocero de la coalición, dijo que alrededor de 3 millones de personas fueron liberadas, “lo cual es algo bueno”. Y agregó: “el problema no son los países de la coalición y la ayuda, sino la cantidad de daño”. La coalición no ha podido trabajar con el Gobierno de Damasco, que se opone a su presencia en Raqa.

La gente en la ciudad siria cree que su mayor prioridad es la educación, luego de haber estado por años bajo el control del autodenominado Estado Islámico pocas escuelas se han abierto y las que permanecen en pie están sobrepobladas.

Con Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.