Saltar al contenido principal

Aplazan las elecciones parlamentarias en una provincia al sur de Afganistán

Imagen de la reunión en la que se encontraban los oficiales, minutos antes del atentado. De izquierda a derecha, el jefe de la policía de Kandahar General Abdul Razeq, asesinado en el atentado, el gobernador de Kandahar Zalmay Wesa y el comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense Scott Miller, el 18 de octubre de 2018.
Imagen de la reunión en la que se encontraban los oficiales, minutos antes del atentado. De izquierda a derecha, el jefe de la policía de Kandahar General Abdul Razeq, asesinado en el atentado, el gobernador de Kandahar Zalmay Wesa y el comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense Scott Miller, el 18 de octubre de 2018. Fotograma de un video de Reuters

Las elecciones parlamentarias del 20 de octubre quedaron aplazadas una semana en la provincia de Kandahar. El asesinato de uno de los jefes de seguridad más importantes del sur del país es un duro golpe para la institucionalidad.

Anuncios

La Comisión Electoral de Afganistán pospuso las elecciones parlamentarias del 20 de octubre en la provincia de Kandahar, en el sur de ese país, tras el asesinato del general Abdul Razeq, comandante de policía de la región y uno de los militares más importantes de esa nación.

Razeq salía de la oficina del gobernador provincial de Kandahar cuando un guardaespaldas abrió fuego contra él y el grupo de oficiales que lo acompañaba. El general resultó gravemente herido y murió pocos minutos después. En el atentado también fallecieron el jefe de inteligencia de la región y tres ciudadanos estadounidenses.

Razeq venía justamente de una reunión de seguridad para ultimar los detalles de las elecciones parlamentarias del 20 de octubre. Uno de los asistentes más importantes al encuentro era el general Scott Miller, máximo jefe de la misión estadounidense y de la OTAN en Afganistán, que estaba a pocos metros de Razeq cuando el infiltrado abrió fuego contra los oficiales. Horas más tarde, el grupo Talibán se adjudicó el atentado y afirmó que su objetivo era el comandante estadounidense, aunque el coronel David Butler le dijo a la agencia AP que el asaltante claramente apuntó a Razeq.

Hay versiones contradictorias sobre la suerte del gobernador provincial Zalmay Wesa. El vicegobernador Agha Lala Dastageri le dijo a AP que Wesa había fallecido luego de ser llevado a un hospital, aunque más tarde las autoridades de Kabul afirmaron que el gobernador sí estaba herido, pero había sobrevivido.

En cualquier caso, el ataque fue grave. Y por eso la Comisión Electoral de Afganistán decidió aplazar una semana los comicios en la provincia de Kandahar. Una decisión que no ha sido bien recibida entre algunos oficiales de la región.

Los talibanes quieren boicotear las elecciones en Afganistán

Según Hafizullah Hashimi, vocero de la Comisión Independiente Electoral, luego del asesinato del general Razeq, el pueblo de Kandahar “no está moralmente listo para votar”.

Pero para algunos oficiales del sur de Afganistán, aplazar las elecciones en Kandahar debilita el proceso en todo el país y le ofrece a los talibanes una oportunidad para darse propaganda.

El grupo armado ha hecho llamados constantes a los ciudadanos afganos para que se abstengan de votar y boicoteen las tan esperadas elecciones (que ya han sido aplazadas en dos ocasiones).

Los talibanes amenazan con bloquear todas las carreteras afganas. El grupo considera que estos comicios van dirigidos a legitimar la presencia de las tropas internacionales en el país.

"Participar en este proceso es ayudar a los invasores en la aplicación de sus planes, que son ilegales desde un punto de vista religioso y en conflicto con nuestros valores e intereses nacionales", apuntaron los talibanes en un comunicado.

La campaña electoral afgana ha estado marcada por la violencia

Es incierto si los afganos acudirán masivamente a las urnas el 20 de octubre. En las calles hay miedo y escepticismo. El 13 de octubre, al menos 22 personas murieron luego de una explosión en un mitin político y en los últimos dos meses han asesinado a 10 candidatos. El último caso fue registrado el 17 de octubre.

Los enfrentamientos entre las fuerzas afganas y los talibanes han sido tantos y tan intensos que hace unas semanas el diario The New York Times afirmaba que la cifra de bajas, tanto en el ejército estadounidense como en el afgano, es un asunto secreto.

El grupo talibán ha arreciado sus ataques en los últimos meses y ha advertido que no se usen las escuelas como puestos de votación. Pese a que al menos 5.000 estudiantes y profesores han sido capacitados como jurados para estos comicios.

Con Reuters, EFE y AP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.