Saltar al contenido principal
ENTREVISTA

Jair Bolsonaro podría representar “la continuidad de la crisis”

El candidato presidencial Jair Bolsonaro habla con los medios de comunicación después de una visita a la sede de la Policía Federal en Río de Janeiro, Brasil, el 17 de octubre de 2018.
El candidato presidencial Jair Bolsonaro habla con los medios de comunicación después de una visita a la sede de la Policía Federal en Río de Janeiro, Brasil, el 17 de octubre de 2018. Ricardo Moraes / Reuters

Síntoma o consecuencia de una crisis que abarca varios planos, el gigante sudamericano contempla un escenario político inédito en su historia. En esta ocasión, France 24 habló con Rodrigo Mayer, doctor en ciencias políticas.

ANUNCIOS

En Brasil, la segunda vuelta de la contienda presidencial vio llegar a un ultraderechista, favorito de las encuestas, y al heredero de la izquierda que gobernó al país durante dos mandatos. Por un lado, Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964–1985) que suscita polémica tanto por sus declaraciones como sus propuestas. Por otra, está Fernando Haddad, sucesor designado de Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente preso por cargos de corrupción.

El desenlace de esta elección se dará luego de una campaña agitada. Mientras que Haddad recuperó al último momento el liderazgo de la candidatura del Partido de los Trabajadores (PT), después de que Lula fuera definitivamente descartado por la Justicia, Bolsonaro terminó la carrera de la primera vuelta en una cama de hospital luego de haber sido gravemente herido durante un acto.

Las crisis se acumulan en Brasil. En 2016, la nación entró en su peor recesión económica desde 1981 y el desempleo se duplicó entre 2014 y 2017. El equipo que sucedió a Dilma Rousseff tras su evicción no cumplió con su promesa de revertir la tendencia y la destreza social siguió creciendo. Plagado por la corrupción, el sistema político brasileño no recupera su credibilidad. Además, las calles del país están cada vez más violentas, a punto de convertir a Brasil en el lugar más mortífero sin presencia de un conflicto armado.

Una suma de elementos que tal vez prepararon la llegada de un personaje que pocos imaginaban en las puertas del poder. Para esclarecer los pormenores de esta situación sin precedentes, France 24 habló con Rodrigo Mayer, politólogo de la Universidad Federal de Río Grande del Sur y autor de varios insumos de investigación acerca de los partidos políticos brasileños y latinoamericanos. Su última publicación, ‘Partidos políticos en Brasil: del imperio a la nueva república’ (editado en portugués) , busca comprender los procesos de transformación que atravesaron la política brasileña durante las últimas décadas.

France 24: ¿Cómo se formaron las condiciones para que Brasil permitiera la llegada, con tanta fuerza, de Jair Bolsonaro?

Rodrigo Mayer: Las condiciones son antiguas. Vienen de la no confrontación del país con su historia, Brasil no juzgó los crímenes cometidos durante la dictadura y anda concediendo amnistía para los militares. Pasa por los errores del PT (corrupción), por los éxitos (políticas de inclusión), que fueron mal vistos por la elite brasileña; lo cual generó el tratamiento demasiado crítico del PT en la prensa, pues los otros partidos que también cometieron ilegalidades no tuvieron el mismo tratamiento.

El ascenso del diputado viene de su alta exposición en los medios de comunicación desde la década pasada (pese a sus polémicas, le dieron mucho espacio) y de una crisis de la representación en el país, cuyo auge se presenta en las elecciones de este año. La destitución de Dilma Rousseff – en 2016 – agudizó los efectos de esta crisis y el gobierno Temer incrementó la crisis de los partidos tradicionales, lo cual abrió un espacio para un outsider.

France 24: ¿Bolsonaro abre un nuevo espacio ideológico o es solo coyuntura ?

R.M.: Él es una consecuencia del descrédito de los partidos tradicionales pero también del surgimiento de una derecha, y extrema derecha, fuerte y sin pudores que se presenta como tal. Sí, puede abrir un nuevo espacio ideológico, también puede acentuar la polarización, ya que el centro democrático perdió espacio en las elecciones.

Brasil: Bolsonaro, el derechista que supo aprovechar el miedo

France 24: Bolsonaro pasó de un partido a otro durante su carrera política, sin embargo, su éxito en las urnas estuvo acompañado de la elección del Congreso más conservador de la historia reciente. ¿Cómo se explica esta dinámica? ¿Cómo puede incidir esto, llegue quien llegue a la Presidencia?

R.M.: Un Congreso conservador surgió de la crisis de los partidos de centro y centroderecha. Al apoyar al gobierno Temer, estos quedaron marcados por la agenda profundamente impopular y los crecientes escándalos de corrupción abrieron espacio para un discurso moral y antisistema. El diputado puede enfrentar problemas de gestión, ya que los intereses conservadores son distintos y su capacidad de articulación es baja.

En relación a su trayectoria, en los últimos años un capital del ejército buscó una etiqueta para viabilizar su candidatura electoral, eso explica su salida del partido ‘Progresistas’ (al cual perteneció por casi 20 años) para una formación –el Partido Social Liberal– hasta entonces marginal.

France 24: Dice el adagio que “si Brasil estornuda, América Latina tiene neumonía”. ¿Cómo podría repercutir en la región una eventual elección de Bolsonaro?

R.M.: Principalmente por la política exterior de Bolsonaro que predica una alineación casi automática a Estados Unidos. Un segundo problema puede ser la continuidad de la crisis en el país, con el agravamiento de las políticas de Temer. En tercer lugar, una cuestión moral, sería la falta de respeto a los derechos humanos.

France 24: ¿Cómo se componen los apoyos de Bolsonaro? ¿Tiene que ver con el auge de los "ruralistas"?

R.M.: Bolsonaro consiguió recaudar apoyos en diversos sectores de la sociedad, desde grupos religiosos (evangélicos), la pequeña burguesía descontenta con el PT, sectores de la población preocupados por la cuestión de la seguridad pública, grupos armamentistas (‘bancada da bala') y también el electorado anti-PT que antes se encontraba en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) – que se desplomó en esta última contienda.

France 24: Bolsonaro y su fórmula vicepresidencial criticaron a la actual Constitución durante la campaña: ¿Podrían las instituciones resistir a un gobierno de ultraderecha?

R.M.: Las instituciones brasileñas son fuertes solo formalmente. Su funcionamiento es débil (ellas funcionan apenas de acuerdo con los intereses) y el Poder Judicial, en los últimos años, actuó como un agente político. No sé si las instituciones puedan resistir y tampoco sé si algunos sectores quieran resistir.

El candidato ultraderechista del partido PSL a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, con un sombrero típico del Nordeste de Brasil.
El candidato ultraderechista del partido PSL a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, con un sombrero típico del Nordeste de Brasil. Marcelo Sayão / EFE

France 24: ¿En qué están pensando los brasileños que deciden elegir a un candidato con discurso machista, xenófobo y racista?

R.M.: El brasileño, en su mayoría, es conservador. Las posiciones de Bolsonaro fueron banalizadas por los medios del país y utilizadas para atacar a las políticas de inclusión. Esto fortaleció un discurso orientado hacia el retorno a la familia tradicional y contraria a políticas afirmativas –la discriminación positiva implementada por los gobiernos anteriores.

A pesar del candidato, abiertamente racista, machista y xenófobo, los medios se aferran al discurso, erróneo, de que no existe racismo en Brasil.

France 24: ¿Cree que la crisis de Venezuela como espejo y factor de miedo está incidiendo en estos comicios?

R.M.: Sí. El factor miedo y la incidencia de las noticias falsas son centrales en la campaña del candidato. En cuanto a Venezuela, recordamos que Bolsonaro es entusiasta de la dictadura brasileña – régimen militar que gobernó al país entre 1964 y 1985 –, argumenta que el PT va a transformar el país en una Venezuela pero apoya a la vez el autoritarismo (siempre apoyó a los militares, incluso aquellos condenados por tortura).

France 24: ¿Esta es una crisis histórica para el Partido de los Trabajadores?

R.M.: Más o menos. El partido tuvo grandes pérdidas en las regiones Sur y Sudeste, además de perder espacio en las grandes ciudades. Sin embargo, el partido consiguió elegir la mayor bancada en la Cámara de Diputados, a diferencia del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y del PSDB que tuvieron grandes pérdidas. Además, tuvo un buen desempeño en las elecciones para gobernadores. El desafío del partido pasa por reconquistar a la clase media brasileña y renovar su dirección.

France 24: Más allá de Lula, ¿qué debería hacer Fernando Haddad para revertir la tendencia e imponerse en la segunda vuelta?

R.M.: Necesita enfocarse en temas económicos y no en temas morales. Haddad hizo una autocrítica a los escándalos de corrupción del PT, pero necesita demostrar que las políticas de Bolsonaro representan la continuación de las políticas de Temer. Más que eso, tiene que revertir una situación en la que la población está dispuesta a castigar a los partidos tradicionales al apoyar a un candidato con tantos defectos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.