Saltar al contenido principal

Camerún reeligió al 'eterno' presidente Paul Biya

Imagen de archivo, el presidente de Camerún, Paul Biya, asiste a una ceremonia en Beijing, China, 22 de marzo de 2018.
Imagen de archivo, el presidente de Camerún, Paul Biya, asiste a una ceremonia en Beijing, China, 22 de marzo de 2018. Lintao Zhang / Reuters

Una vez más el presidente Paul Biya obtuvo la victoria para mantenerse como el mandatario más duradero del país tras alcanzar el poder en 1982.

Anuncios

Las elecciones presidenciales realizadas el 7 de octubre proclamaron de nuevo a Paul Biya como presidente de Camerún. Resultado que reafirma que Biya continúa siendo el líder “eterno” tras llevar casi cuatro décadas en el poder, desde que fue elegido el 6 de noviembre de 1982. Así las cosas, Biya es el segundo dirigente de África que más tiempo lleva al mando de un gobierno, superado por el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang.

El Consejo Constitucional, dominado por los partidarios de Biya, hizo oficiales los resultados de las elecciones este 22 de octubre informando que el líder de 85 años obtuvo el 71,28% de los votos. En segundo lugar, quedo el opositor Maurice Kamto, con el 14,2% de los votos.

Los pasados comicios se vieron empañados por las denuncias de fraude generalizado, baja participación y violencia en el período previo a la votación. La votación se interrumpió en las dos regiones francófonas de Camerún, donde un movimiento separatista ha desencadenado una brutal represión gubernamental. Según el grupo experto de International Crisis Group, la participación para estos comicios fue inferior al cinco por ciento.

El gobernante camerunés resultó reelegido para un nuevo mandato de siete años, pese a las acusaciones de fraude de la oposición, que fueron desestimadas por el Tribunal Constitucional, cuyos once miembros son nombrados por el Jefe del Estado.

Una reelección de Gobierno, en medio de una crisis también eterna

De acuerdo con el último informe de la ONG Transparencia Internacional, Camerún continúa siendo uno de los países más corruptos del mundo, situándose en el puesto 153 de un total de 180, por detrás de otras naciones africanas como Kenia, Nigeria o Tanzania.

Razón por la que el reelegido presidente afronta grandes retos en materia de seguridad y unidad nacional, dada la negativa del Estado a negociar con la minoría anglófona separatista, localizada en el suroeste y el noroeste del país.

Además de la creciente violencia interna, el longevo mandatario afronta otros problemas como el desempleo que ha incrementado rápidamente durante los últimos años, además de  una tasa juvenil que excede el 70 %, una economía resentida y una corrupción endémica.

Los opositores a Biya se niegan a creer en un mejor futuro en Camerún, al saber que al final de su nuevo mandato tendrá 92 años.

Biya, “un presidente ausente”

En la década de los 90, Biya se vio enfrentado a una de las peores crisis económicas de esa nación, situación que llevo al "presidente ausente" como también es apodado tanto por los largos periodos de tiempo que pasa fuera de Camerún como por su manera sumisa de gobernar, solicitó ayuda internacional y aplicó las medidas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los recortes en educación y sanidad, la reducción de salarios y la corrupción desenfrenada generaron entonces las primeras huelgas y manifestaciones contra el Gobierno, que pese a ser reprimidas de forma violenta, sembraron la semilla del multipartidismo y de una tímida reforma democrática.

Pese al descontento popular, el mandatario “eterno” reformó la Constitución para poder ser reelegido sin límite, algo que ha hecho que hasta la actualidad gane todos los comicios presidenciales, mientras organismos internacionales le acusaban de cometer irregularidades y fraude.

Con AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.