Saltar al contenido principal

Los niños, la otra cara de la caravana migrante

Hermanos migrantes de Honduras, Jenni, 5, Irvin, 6 y Alexander, 3, viajando con una caravana de miles de ciudadanos de América Central en ruta a los Estados Unidos, miran desde las barras de metal de un camión después de viajar en auto a Arriaga desde Pijijiapan.  México 26 de octubre de 2018.
Hermanos migrantes de Honduras, Jenni, 5, Irvin, 6 y Alexander, 3, viajando con una caravana de miles de ciudadanos de América Central en ruta a los Estados Unidos, miran desde las barras de metal de un camión después de viajar en auto a Arriaga desde Pijijiapan. México 26 de octubre de 2018. Adrees Latif / Reuters

Unos 2.300 niños que viajan con la caravana migrante que partió de Honduras hacia Estados Unidos necesitan protección y servicios esenciales como atención médica, agua potable y saneamiento adecuado, alertó Unicef.

Anuncios

Suelen ser una de las caras menos visibles del conflicto: los niños, que miran desde abajo las manos adultas que los llevan por caminos desconocidos. Sus familias escapan de la pobreza, de la violencia de las pandillas, de la violencia de género, la extorsión y la falta servicios sociales y educativos en sus países de origen, como El Salvador, Honduras y Guatemala.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) los niños de la caravana, que salió el 13 de octubre de Honduras con el fin de llegar a Estados Unidos, han estado expuestos a temperaturas muy altas, con acceso limitado a refugios y varios de ellos ya están enfermos o sufren deshidratación.

Unicef: “Antes que migrantes, son niños”

"Son niños independientemente de su estatus migratorio. Pedimos a todos los Gobiernos que se aseguren que todos estos niños tengan acceso a toda la protección que les otorga la ley internacional", apuntó Mercado y agregó que “es esencial que estos niños y familias puedan pedir asilo y que se atiendan su derecho a la protección internacional antes de que se tome cualquier decisión sobre retornos o deportaciones".

Durante el recorrido de la caravana los niños se exponen a otros peligros que exceden las inclemencias del clima y los caminos: “el viaje es largo, incierto y lleno de peligro, incluidos los riesgos de explotación, violencia y abuso”, señaló la portavoz de Unicef durante una conferencia en Ginebra.

Los peligros no afectan solo la salud física de los niños, su bienestar psíquico también está en riesgo. En este sentido, Mercado hizo hincapié en otro punto clave del conflicto migratorio que hace meses está en el centro de la polémica: "la separación de los niños de sus familias y la detención de inmigrantes son profundamente traumatizantes para los niños y con frecuencia conlleva un impacto a largo plazo en sus vidas. Seguimos instando a todos los gobiernos a buscar alternativas a la detención de inmigrantes y, obviamente, a mantener unidas a las familias”.

Algunos niños descansan en la carretera mientras viajan con la caravana de miles de migrantes de América Central en ruta a Estados Unidos.
Algunos niños descansan en la carretera mientras viajan con la caravana de miles de migrantes de América Central en ruta a Estados Unidos. Ueslei Marcelino / Reuters

Unicef pide a todos los gobiernos que protejan a los niños

Si bien la administración de los Estados Unidos anunció que planea trasladar cerca de mil soldados a la frontera sur, Unicef instó a todos los gobiernos a "asegurarse de que estos niños tengan acceso a todas las protecciones que les brinda el derecho internacional" y para Mercado, "eso significa que es esencial que todos los niños y las familias puedan solicitar asilo, y que se les puedan garantizar sus derechos de protección internacional antes de que se tomen decisiones sobre devoluciones o deportaciones".

Desde el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), también hicieron un llamado a la comunidad internacional. El portavoz del organismo, Andrej Mahecic, se pronunció sobre la necesidad de proteger a quienes huyen de la pobreza, la violencia y persecuciones: “si la gente está huyendo de la persecución y la violencia en México, se les debe proporcionar acceso al sistema de asilo mexicano, y aquellos que ingresan a los Estados Unidos deben tener acceso al sistema de asilo estadounidense (…) estamos trabajando con todos los países de la región para garantizar que las personas que necesitan protección reciban esa protección".

Una caravana que huye de la pobreza y la violencia

La caravana de migrantes comenzó su viaje hacia el norte el 13 de octubre en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, donde un grupo de 160 personas se reunieron en una terminal de autobuses y se prepararon para partir en dirección a Estados Unidos, a través de Guatemala y México.

Honduras tiene una de las tasas más altas de muertes violentas en el mundo: el país está afectado por la violencia de pandillas, las guerras de drogas y la corrupción.

Si bien los centroamericanos han huido de sus países de origen a los Estados Unidos y algunas veces han unido fuerzas en el camino, la naturaleza organizada de estas caravanas es relativamente nueva.

Informe desde México: comienza a dispersarse la caravana migrante

Con AP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.