Saltar al contenido principal

Trump valora el tiroteo de Pittsburgh como un acto antisemita

Un tiroteo tuvo lugar en una sinagoga de Pittsburgh, en Pennsylvania, el 27 de octubre de 2018.
Un tiroteo tuvo lugar en una sinagoga de Pittsburgh, en Pennsylvania, el 27 de octubre de 2018. Captura de pantalla de Google Maps

Según el presidente de EE. UU., el atacante de la sinagoga, que está bajo custodia, habría actuado por motivos antisemitas. Las autoridades ya han confirmado que al menos 11 feligreses han muerto y seis han sido heridos, incluyendo cuatro policías.

Anuncios

El tiroteo de este 27 de octubre en una sinagoga de Pittsburgh (Pennsylvania), supone un nuevo golpe para EE. UU. A ojos del presidente Donald Trump, un golpe que “definitivamente parece ser un crimen antisemita”.

“Lo que ha pasado hoy es horrible. Es algo que cuesta creer que siga pasando. Todavía estamos aprendiendo de ello. Definitivamente parece un delito antisemita”, insistió Trump desde Indiana, en un evento con representantes del sector agrario.

Según fuentes oficiales, al menos 11 personas han muerto y seis han resultado heridas de bala (incluyendo cuatro polícias), debido a la acción de un hombre que este sábado temprano abrió fuego en la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida. “Una de las peores escenas de un crimen” que se haya visto, afirmaron algunos partícipes de la operación policial.

Y es que el responsable, identificado como Robert Bowers, que se encuentra bajo custodia tras pasar por el hospital, atacó con un rifle de asalto y tres pistolas justo cuando los feligreses celebraban el nombramiento de un bebé.

El Departamento de Justicia procesará a Bowers por crimen antisemita, con posibilidad de pena de muerte. En concreto, presentará hasta 29 cargos criminales, que incluyen los delitos de violencia, ofensa por armas de fuego y violación de los derechos civiles.

Un ataque en el corazón de la comunidad judía de Pittsburgh

“Estoy muy triste. No sé qué decir (…) esto no debería ocurrir. No debería ocurrir algo así en una sinagoga”, declaró a CNN, Jeff Finkelstein, presidente de la federación judía de Pittsburgh, comunidad que hoy se encontraba en la jornada de descanso del Sabbath.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, expresó que “lo que ha pasado no es solo criminal, es diabólico. Un atentado contra nuestra libertad de credo”.

Este suceso ocurre a menos de un día después de que la policía de EE. UU. arrestara a Cesar Sayoc, el supuesto responsable del envío y fabricación de paquetes bomba contra varias personalidades y miembros demócratas.

Un hecho calificado por las autoridades como “terrorista”, cuando ahora deben hacer frente a otro de carácter racista y antijudío del que se desconocen las razones, en medio de las elecciones legislativas.

El presidente Donald Trump, que se ha asegurado de descartar que el agresor de la sinagoga sea seguidor suyo, ya confirmó que viajará en las próximas horas a Pittsburgh.

Con Reuters, AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.