Saltar al contenido principal
Iglesia católica

Sínodo de Obispos pide mayor presencia femenina en la Iglesia

 Una vista general de la misa de clausura dirigida por el Papa Francisco al final del Sínodo de los Obispos en el Vaticano, el 28 de octubre de 2018.
Una vista general de la misa de clausura dirigida por el Papa Francisco al final del Sínodo de los Obispos en el Vaticano, el 28 de octubre de 2018. Tony Gentile / Reuters

Tras semanas de trabajo, se publicó el documento final del Sínodo de los Obispos sobre 'Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional', en el que los participantes propusieron una mayor presencia de las mujeres en la Iglesia católica.

Anuncios

El documento final del Sínodo de los Obispos que ha abordado problemáticas vinculadas a los jóvenes entre el 3 y el 28 de octubre incluye la petición de más presencia femenina en todos los niveles y en la toma de decisiones de la Iglesia católica. Consiste en 60 páginas con 167 puntos, que fueron aprobados uno a uno por los 149 llamados padres sinodales y todos ellos con la mayoría de dos tercios que se requería según las reglas del Sínodo.

Uno de los puntos que recoge el debate tiene que ver con la necesidad de mayor presencia y empoderamiento femenino. Un tema vinculado a una problemática mundial que además se reflejaba en el propio encuentro, donde el número de mujeres representaba solo el 10 por ciento de los participantes y ninguna de ellas tenía derecho al voto.

"Emerge entre los jóvenes la petición de que haya un mayor reconocimiento y valoración de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia", se lee en el punto 55 del documento final, que también reconoce que "la ausencia de la voz y de la mirada femenina empobrece el debate y el camino de la Iglesia, sustrayendo al discernimiento una valiosa contribución”.

El documento final del Sínodo, conocido como exhortación apostólica, recomienda "que todos sean conscientes de la urgencia de un ineludible cambio, a partir de una reflexión antropológica y teológica sobre la reciprocidad entre hombres y mujeres" y pide "presencia femenina en los órganos eclesiales a todos los niveles, también en funciones de responsabilidad, y de la participación femenina en los procesos de toma de decisión eclesiales". Algo que, sin embargo, no se reflejó en el encuentro.

Para muchos sacerdotes la participación femenina es una cuestión de justicia

Uno de los argumentos para pedir más mujeres en la Iglesia se basa precisamente en las creencias católicas y en este sentido el documento señala que "se trata de un deber de justicia, que encuentra inspiración tanto en el modo en el que Jesús se relacionó con los hombres y mujeres de su tiempo, así como la importancia de algunas figuras femeninas en la Biblia y en la Iglesia”.

Para el padre Tom Reese, analista del Vaticano, el documento es muy fuerte respecto del papel de las mujeres en la Iglesia y pide que participen en la toma de decisiones en la institución, que su voz sea escuchada. “Esto es bueno”, dice Reese, pero aclara que no dice nada sobre la ordenación de las mujeres ni tampoco sobre la posibilidad de que las mujeres voten en el próximo Sínodo.

"El papel de las mujeres en la Iglesia es muy alentador, tiene que estar totalmente integrado, como lo sucedía en la Iglesia primitiva, durante el tiempo de Jesús (…) así que creo que el Sínodo dará un gran cambio en la forma de vivir en la Iglesia”, apuntó el cardenal George Alencherry tras el cierre del encuentro.

La diversidad sexual, uno de los puntos más controvertidos del Sínodo

El punto más controvertido del documento, debido a los 65 votos en contra que recibió, fue el dedicado a la sexualidad y las "inclinaciones sexuales".  En el punto 150 se explica que en el encuentro "se reafirma que Dios ama a todas las personas y así lo hace la Iglesia, reiterando su compromiso contra cualquier discriminación y violencia sobre la base sexual".

Aunque en el documento se especifica que la Iglesia "reafirma la antropológica diferencia y reciprocidad entre hombre y mujer" también "retiene que es algo restrictivo definir la identidad de las personas a partir únicamente de su orientación sexual". Asimismo, señala el texto que en muchas comunidades ya existen "caminos para acompañar en la fe a personas homosexuales" y en ese aspecto el sínodo "recomienda favorecer estos caminos".

En el texto desapareció la sigla LGTB que aparecía en las peticiones de los jóvenes a la Iglesia sobre la acogida a este colectivo, ya que algunos obispos habían rechazado esta definición, entre ellos los africanos que aseguraban que en su continente nadie lo entendería.

En esa línea fueron las declaraciones del analista del Vaticano, Tom Reese: "Creo que el tema más controvertido probablemente fue cómo tratar con los católicos LGBT y creo que algunos de los obispos africanos simplemente dijeron: 'Hey, esto no es una prioridad para nosotros, nuestra gente tiene hambre, nuestra gente está siendo asesinada en las guerras, se ven obligados a emigrar, nuestros jóvenes están siendo traficados (…) quizás algún día en el futuro podamos preocuparnos por los problemas LGBT, pero esa no es nuestra prioridad".

¿Qué es un 'sínodo'?

La palabra “sínodo” se refiere a una reunión de eclesiásticos para asesorar sobre un tema. La raíz griega del término significa “caminar juntos”. Hay tres tipos de sínodos de obispos: ordinarios, extraordinarios y especiales. Las asambleas generales ordinarias son el sínodo de obispos más común, se reúne cada tres años y previo a ellas el papa elige un tema y se prepara unas líneas base que se envían a las iglesias locales para que ellas aporten sus sugerencias.

El sínodo de obispos tiene su propio equipo permanente que ayuda a los obispos a preparar lo que se llama exhortación apostólica, un documento que el Papa puede publicar y que expresa las conclusiones del encuentro.

Si bien el documento de sesenta páginas todavía no fue divulgado, la página web de noticias del Vaticano ofrece un breve análisis y resúmen del mismo.

Con EFE, Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.