Saltar al contenido principal
Periodistas en la mira

Asia: reporteros que informan entre leyes mordaza y zonas de riesgo (2/5)

El periodista de Reuters Kyaw Soe Oo, luego de una audiencia de juicio en Yangón el 27 de diciembre de 2017.
El periodista de Reuters Kyaw Soe Oo, luego de una audiencia de juicio en Yangón el 27 de diciembre de 2017. Ann Wang / Reuters

El especial Periodistas en la mira continúa con Asia. Mientras las autoridades sauditas anuncian que buscarán justicia en el caso Khashoggi, en Malasia los reporteros de Reuters buscan apelar su condena. Un continente con pocas libertades.

Anuncios

Hatice Cengiz se quedó esperando a su prometido, Jamal Khashoggi, afuera del consulado árabe en Turquía. Ahora, casi un mes después del asesinato del columnista del 'Washington Post', Cengiz empieza a hablar a la prensa y a contar por lo que ha pasado.

“Este incidente ocurrió en una misión diplomática. Y no hay manera de que puedan acusar a mi país. En esta situación las autoridades sauditas son responsables. Ellas tienen que dar explicaciones”, le dijo Cengiz a Reuters.

Entretanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, de visita en Baréin, dijo a la prensa que “compartirán la información de la investigación” y que harán que los responsables sean procesados por la justicia “para que esto no vuelva a ocurrir”.

El ministro Abdel al-Jubeir también contestó que el pedido del Gobierno turco para extraditar a los 18 sospechosos capturados por Arabia Saudita no tiene lugar, ya que los sindicados son saudíes, están señalados de cometer un delito contra un ciudadano saudita y, dado que el asesinato ocurrió en el consulado de este país, también habrían cometido el delito en una extensión del territorio saudita.

Por eso, cuando se miran las cifras de las organizaciones defensoras de la libertad de prensa, tanto Reporteros Sin Fronteras como el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) coinciden en que este asesinato ocurrió en Arabia Saudita.

Pero este es apenas uno de los casos que se han registrado en lo corrido de 2018 en Asia.

Afganistán, el país con más periodistas asesinados en 2018

Las organizaciones que defienden y estudian la libertad de expresión tienen en cuenta varios factores a la hora de señalar qué tan garante es un Estado de este derecho. Dentro de los factores que tienen en cuenta están las facilidades para acceder a la información pública, las garantías para criticar a las autoridades, las libertades en Internet, la violencia contra los periodistas y, por supuesto, los asesinatos, entre otros factores.

Según la organización Freedom House, en Afganistán hay una amplia variedad de medios de comunicación que, en general, pueden operar sin censura. Sin embargo, la presencia del grupo Talibán y el año electoral ha tenido un fuerte impacto en los reporteros. El CPJ ha registrado 12 asesinatos de periodistas en lo corrido de este año, lo cual sitúa a Afganistán como el país más mortífero para el periodismo en el mundo.

Asesinatos de periodistas en Asia en 2018
Según el Comité para la Protección de Periodistas, Afganistán es el país en el que han asesinado más periodistas en lo corrido de este año. France 24

Pero, en general, Asia sigue siendo un continente peligroso para los reporteros.

El 24 de octubre liberaron en Turquía al periodista japonés Jumpei Yasuda. Se desconoce cómo llegó Yasuda al territorio turco, y en general se sabe poco de su cautiverio. El japonés fue secuestrado en junio de 2015 por una facción de Al-Qaeda en territorio sirio. En agosto, un grupo yihadista publicó un video de él con un uniforme naranja junto a otro rehén, identificado como Alessandro Sandrini, de quien hoy se desconoce su paradero.

El día que viajaba de Turquía a Japón, otro reportero le pidió que contestara una pregunta en su lengua materna. A Yasuda le costó encontrar las palabras: “no he hablado japonés en 40 meses”, contestó finalmente.

Su caso es único. El año en que lo secuestraron, 14 periodistas fueron asesinados en Siria, según el comité para la protección para periodistas. Desde entonces, 44 reporteros han muerto en ese país, la mayoría han sido víctimas del  fuego cruzado.

La libertad de prensa en el lejano oriente

La presión de China sobre la prensa es una política de Estado. Así lo describe Sarah Cook, analista para ese país y el este de Asia de Freedom House. Según esa organización, “el Partido Comunista Chino mantiene el control sobre el cubrimiento de noticias porque es dueño de los medios, porque acredita a los periodistas, impone penas a las críticas, y emite directivas a los medios y páginas web sobre las noticias diarias”.

Según explica Cook, este tipo de política afecta también a occidente porque la información que sale de China hacia el mundo pasa por el filtro de las autoridades de ese país. Según Cook, la presión del Gobierno Chino puede llegar hasta las altas esferas de los medios occidentales. “Por ejemplo, los medios pueden evitar abordar ciertos temas sobre China para que este país no bloquee sus sitios web en su territorio”, apunta la analista.

Según Cook, hay países del sudeste asiático que “sí tratan de copiar lo que hace el gobierno chino y se nota sobre todo en las políticas de Internet”.

Uno de los casos que más ha llamado la atención de occidente ha sido la condena de 7 años de prisión contra Wa Lone y Kyaw Soe Oo, dos reporteros de la agencia Reuters que denunciaron la masacre de diez musulmanes rohingya por parte del Ejército de Myanmar.

La condena, que será imputada por los reporteros “está claramente dirigida para intimidar a los periodistas de Myanmar”, dice Phil Robertson, director para Asia de Human Rights Watch. Según Robertson, “esta es una forma del Ejército y del Gobierno para decirle a los reporteros que si investigan ciertos asuntos que son sensibles en su país, irán tras ellos”.

Así está la libertad de prensa en Asia
Los mapas de Freedom House y Reporteros Sin Fronteras coinciden que, en salvo países como Japón, Corea del Sur o Taiwán, las libertades para el periodismo son pocas en el continente. France 24

La política china es muy similar a la que enfrentan los medios en Rusia. Un país que se sitúa en el renglón 148, de 179 países, en el índice de Reporteros Sin Fronteras que mide las libertades para los periodistas en el mundo. En el último lugar de esa lista se encuentra Corea del Norte, un régimen que, según RSF, “mantiene a sus ciudadanos en un estado de ignorancia”.

Los periodistas presos en Arabia

En una misiva dirigida al príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salmán, Reporteros Sin Fronteras recordó que el régimen mantiene detenidos a 28 periodistas. En el mensaje se acusa que desde que el príncipe empezó a influir en el gobierno "los encarcelamientos a periodistas y blogueros en Arabia se han duplicado".

"¡Al menos 28 periodistas y blogueros se encuentran actualmente detrás de sus barrotes! Debe arrojar luz sobre el asesinato de (Jamal) Khashoggi y poner fin a estas prácticas de otra época", subraya la petición, que aspira a alcanzar las 30.000 firmas.

La muerte del informador "muestra que el régimen no duda ante ningún método para callar a los periodistas que osan ejercer su derecho a la libertad de información y opinión en el país", añade.

Entre los veintiocho detenidos, RSF recuerda los casos de Raif Badawi, condenado a diez años de prisión en 2012 y a mil latigazos por "insultar al islam"; el intelectual religioso y bloguero Salman al Awdah, sentenciado a muerte en septiembre de 2018, o la activista feminista Eman al Nafjan, en prisión desde mayo pasado.

Desde 1993, la UNESCO fijó el 2 de noviembre como el Día Internacional para poner fin a la Impunidad en los Crímenes contra la Prensa. Desde el lunes 29 de octubre y hasta esa fecha, France 24 publicará una serie de reportajes y análisis para analizar la situación de los periodistas en distintas partes del mundo.

Reviva el primer capítulo de la serie aquí:

América Latina: la impunidad debilita al periodismo (1/5)

Con EFE, Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.