Saltar al contenido principal

La amenaza de Trump al derecho a la ciudadanía de los nacidos en EE. UU.

El mandatario estadounidense, Donald Trump, en la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos, el 30 de octubre de 2018.
El mandatario estadounidense, Donald Trump, en la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos, el 30 de octubre de 2018. Michael Reynolds / EFE

La declaración del mandatario estadounidense, Donald Trump, sobre su intención de ponerle fin al derecho a la ciudadanía de los nacidos en esa nación es catalogada por los demócratas como una propuesta "inconstitucional".

Anuncios

Trump declaró que desea ponerle fin al derecho a la ciudadanía para los nacidos en Estados Unidos. Tras la afirmación del mandatario, que aumenta la tensión en el debate migratorio a raíz de las caravanas de centromericanos que avanzan hacia ese país, políticos y organizaciones se han pronunciado.

Miembros de la caravana de migrantes centroamericanos a su paso por Tepatepec en el estado de Oaxaca, México, el 29 de octubre de 2018.
Miembros de la caravana de migrantes centroamericanos a su paso por Tepatepec en el estado de Oaxaca, México, el 29 de octubre de 2018. Luis Villalobos / EFE

El polémico señalamiento del presidente se produce en medio de las campañas electorales de cara al desarrollo de las elecciones de medio término que se cumplirán este 6 de noviembre.

Las reacciones a la propuesta de Trump

Mientras que Trump indicó que quiere "parar" la política que permite que aquellos que nazcan allí cuenten con todos los beneficios de un estadounidense y que para hacerlo no le hace falta una enmienda constitucional, sino solo una orden ejecutiva, los demócratas insisten en que no es legal.

De acuerdo con el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés), "si bien la propuesta de Trump es obviamente inconstitucional, su intención es clara: incitar al miedo, dividir la nación y hacer que las comunidades vulnerables se sientan inseguras".

David Bier, el experto en política migratoria del Instituto Cato, explicó, mediante un comunicado, que esta idea sería contraproducente debido a que "sin el derecho a ciudadanía por nacimiento, el número de residentes ilegales en Estados Unidos se incrementaría dramáticamente".

Incluso el republicano Paul Ryan, quien es el presidente de la Cámara Baja, se sumó a la ola de reacciones al asegurar que "no puede acabar con el derecho a ciudadanía por nacimiento con una orden ejecutiva".

La organizacíón Human Rights Watch (HRW) también criticó la iniciativa y la calificó como una estrategia.

"Lanzar ideas sobre acabar abruptamente con esta ley mediante un decreto justo antes de las elecciones legislativas apesta a maniobra política".

Nicole Austin-Hillery, la directora de la división en Estados Unidos de HRW.

La filosofía antimigratoria, una constante en los discursos de Trump

Pero la inclinación antimigratoria de esta propuesta no es nueva en el discurso de Trump. Tanto en 2016, durante la camapaña electoral, como en las controvertidas salidas que empezó a ofrecer desde su llegada al poder, dio luces de que una iniciativa como esta podría hacer parte de sus intenciones.

El fin de la propuesta estaría orientado a ir contra la decimocuarta enmienda de la Constitución, la cual fue aprobada en el año 1868, y hace posible que los hijos de los migrantes y de los que solo cuentan con permiso de residencia no puedan disfrutar de los mencionados beneficios.

Dicha enmienda fue autorizada un año después de que terminara la Guerra Civil que se desarrolló de 1861 a 1865 y buscó concederle la ciudadanía a los africanos que permanecieron esclavizados durante ese periodo y que luego fueron liberados.

David Estrella: "no veo posible esto sin cambiar la constitución" de EE. UU.

Justamente luego de llegar a la Casa Blanca, el republicano tomó como bandera la idea la llamada "mano dura contra la migración", la cual defendió a través de la prohibición del ingreso a originarios de naciones de mayoría musulmana por el presunto riesgo que representaban para la seguridad nacional.

Tras poco más de dos semanas del avance de la primera caravana migratoria que partió desde Honduras con cerca de 7.000 centroamericanos entre los que, según cifras de Unicef, van más de 2.300 niños, y del despliegue de 5.200 militares estadounidenses a la frontera con México, esta nueva declaración de Trump se convierte en una amenaza para quienes persiguen el "sueño americano".

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.