Violencia de género

HRW denuncia abusos sexuales generalizados contra las mujeres en Corea del Norte

Imagen de archivo. Silueta de una empleada norcoreana en una fábrica de seda en Pyongyang, Corea del Norte, el 7 de septiembre de 2018.
Imagen de archivo. Silueta de una empleada norcoreana en una fábrica de seda en Pyongyang, Corea del Norte, el 7 de septiembre de 2018. How Hwee Young / EFE

Human Rights Watch publicó un informe que denuncia la generalización de los abusos sexuales en Corea del Norte, donde desde altos funcionarios del régimen hasta revisores del tren cometen estos crímenes con total impunidad.

Anuncios

Aunque la difícil situación que viven muchas mujeres norcoreanas ya se había denunciado en otras ocasiones, nunca antes se había podido estudiar el tema a tal profundidad.

El informe, publicado por la organización este 1 de noviembre en Seúl, contó con más de un centenar de testimonios para documentar los abusos y la violencia sexual a la que millones de norcoreanas están expuestas y la casi total impunidad de la que gozan los perpetradores de esos crímenes.

Según el documento, casi toda mujer norcoreana, niña o adulta está expuesta a sufrir violaciones y otros abusos sexuales durante buena parte de su vida tanto en el ámbito privado como en el público.

En su investigación, Human Rights Watch entrevistó a 106 norcoreanos (72 mujeres, cuatro niñas y 30 hombres), muchos de los cuales abandonaron Corea del Norte después de la posesión de Kim Jong-un en 2011 y señalaron que la situación de los derechos de la mujer se ha mantenido prácticamente igual bajo el mando de Kim hijo.

Muchos abusos y violaciones son cometidos por integrantes de las autoridades

Las entrevistadas denunciaron que resulta inútil denunciar un abuso o violación cuando muchos son cometidos por miembros de las propias autoridades y dijeron que entre los depredadores sexuales hay una gran cantidad de funcionarios de alto rango del régimen pero también guardias penitenciarios, interrogadores, policías, magistrados, soldados y vigilantes de tren.

Ocho de los hombres que dieron su testimonio son exfuncionarios. Estos ratificaron que la mayoría de mujeres, a la excepción de aquellas que están directamente relacionadas con hombres poderosos, no tienen alternativa cuando un hombre quiere abusar de su cuerpo si es que quieren sobrevivir.

“Muchas norcoreanas dijeron a HRW que cuando un funcionario o persona en el poder elige a una mujer, no tiene más remedio que cumplir. Tiene que hacer lo que exija, ya sea por sexo, dinero u otros favores”, dijo el director ejecutivo de la organización, Kennet Roth, durante la presentación del informe.

Según informa la activista norcoreana Lee So Yeon en el video 'North Korea: Men with Power Abuse and Rape Women', publicado por Human Rights Watch, “en Corea del Norte el castigo más ligero (por negarse a tener sexo) es causarle a las mujeres sufrimiento físico, por ejemplo esas mujeres tendrán que hacer el trabajo más duro dentro de la fábrica (...) y muchas mujeres empiezan a pensar que es mejor obedecer”.

‘Si le hubiera contado a mi marido me habría dado una paliza’

Además sufrir abusos en el transporte público, en el trabajo o en el hogar,  el texto también explica que la violencia sexual es muy recurrente en los diversos centros de detención del país, por donde han pasado muchas de las entrevistadas que fueron detenidas tratando de huir del país.

Una de ellas cuenta que antes de llegar al centro penitenciario, donde fue violada en repetidas ocasiones por un ono de los guardias, ya había sido violada tres veces, una de ellas por uno de sus jefes en su trabajo y dos ocasiones por desconocidos.

"La segunda vez ya estaba casada, pero no se lo dije a mi marido. Si se lo hubiera contado me habría dado una paliza. Simplemente me lavé y seguí con mi vida como si nada hubiera pasado".

Para reflejar lo normalizada que está la violencia doméstica, una entrevistada relata que la policía acudió un día a su casa alertada por sus gritos y le pidió a su marido que no le pegara "tan fuerte", y a ella que se "portara bien, que aguantara el castigo y que no le hiciera enojar tanto".

“Sucede tan a menudo que nadie piensa que esto sea un problema”

A pesar de la dureza de los episodios, llama la atención que a muchas de las entrevistas les sorprendiera que alguien estuviera interesado en conocer sus historias por haber sufrido violencia sexual.

"Sucede tan a menudo que nadie piensa que esto sea un problema. Los hombres que agreden sexualmente a las mujeres no creen que esté mal y nosotras tampoco lo pensamos. (...) Pero somos humanas y lo sufrimos. Lloras por la noche y no sabes por qué" cuenta Oh Jung-hee, una mujer, que como todos los entrevistados en el reporte emplea nombre ficticio.

Corea del Norte, cuya estructura social es completamente jerárquica y patriarcal, ha sido acusada por las Naciones Unidas de perpetrar y permitir abusos generalizados contra sus ciudadanos.

Ante la actual situación, el director de HRW exigió al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, que la defensa por los derechos humanos sea uno de los puntos prioritarios en las negociaciones que Seúl adelanta junto a Pyongyang con motivo de la desnuclearización de la península coreana.

Con EFE, Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24