Saltar al contenido principal
ENTREVISTA

Juan Carlos Hidalgo: "el mensaje presidencial en las 'midterms' ha sido de temor, odio y división"

Juan Carlos Hidalgo es analista del 'Cato Insitute' en Washington, EE. UU.
Juan Carlos Hidalgo es analista del 'Cato Insitute' en Washington, EE. UU. Archivo particular

France 24 habló con Juan Carlos Hidalgo, analista del ‘Cato Insitute' sobre la estrategia de los demócratas para retomar el control del Congreso en unas elecciones determinantes en la política estadounidense.

Anuncios

El 6 de noviembre los estadounidenses renovarán un tercio del senado y toda la Cámara de Representantes, elegirán 36 gobernaciones y miles de parlamentos locales. Estas elecciones serán una prueba sobre la gestión de Trump.

France 24 habló con Juan Carlos Hidalgo, analista del ‘Cato Insitute’, un centro de pensamiento radicado en Washington, para comprender qué está en juego en estos comicios.

France 24: ¿Qué papel ha jugado Trump en estos comicios y qué está en disputa para el mandatario?

J.C.H.: Trump ha hecho de estos comicios un referendo sobre su persona y su estilo de liderazgo, dejando muy claro que un voto por los candidatos republicanos es un voto por él. Un revés electoral representaría un golpe para su ego, y dependiendo de la magnitud, una amenaza a su reelección. Ciertamente invitaría a rivales dentro del Partido Republicano.

Su agenda legislativa para los próximos dos años no se ve sustanciosa, por lo que perder el control del Congreso no representaría un revés significativo en ese sentido. Vemos que la administración Trump ha sido muy exitosa en su agenda de desregulación de la economía, lo cual lo ha hecho a través de órdenes ejecutivas, y en temas de política exterior, donde no necesita mayormente del Congreso.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llega para un mitin de campaña en el Aeropuerto de Huntington Tri-State en Huntington, West Virginia, EE. UU., el 2 de noviembre de 2018.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llega para un mitin de campaña en el Aeropuerto de Huntington Tri-State en Huntington, West Virginia, EE. UU., el 2 de noviembre de 2018. Carlos Barria / Reuters

Eso sí, Trump podría enfrentar más investigaciones si los demócratas ganan la Cámara de Representantes, así como la perspectiva de batallas presupuestarias que impliquen el cierre del gobierno federal. Donde también hay mucho en juego es en la capacidad de poner jueces conservadores en las cortes federales, incluyendo la Corte Suprema de Justicia, para lo que necesita mantener el control del Senado.

France 24: En este momento los republicanos controlan el Senado y la Cámara y la tendencia indica que el partido de Gobierno en las elecciones de medio término suele ser el más afectado, ¿cree que los republicanos puedan revertir esa tendencia?

J.C.H.: Por lo general el partido de oposición es el que llega a las elecciones de medio periodo con un mayor nivel de entusiasmo y eso lo hemos visto en este ciclo electoral con los demócratas. Las encuestas indican que el Partido Demócrata tiene altas probabilidades de hacerse con el control de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, parece que la tiene difícil con el Senado porque está defendiendo muchos más escaños que el Partido Republicano. En esa cámara, incluso no sería sorpresa si el partido de Gobierno gana un par de escaños. Un factor a tener en cuenta es que el voto demócrata está altamente concentrado en las ciudades.

Además de que los republicanos han incurrido más en la práctica del “gerrymandering” de los distritos electorales. Esto significa que, para lograr el control de la Cámara de Representantes, los demócratas necesitan hacerse de una ventaja significativa en el voto popular.

¿De qué se trata el 'gerrymandering'?

France 24: De los demócratas se habla que todavía no logran movilizar del todo a sus bases para retomar el liderazgo y control del Congreso, pero si logran ser mayoría en la Cámara de representantes, ¿qué posibles escenarios se abren?

J.C.H.: La suerte de los demócratas depende de su capacidad de llevar a las urnas a los jóvenes, hispanos y afro-estadounidenses. Sabemos que, si esos grupos hubieran salido a votar en el 2016 con el mismo entusiasmo del 2012, Hillary Clinton habría derrotado a Donald Trump en el colegio electoral.

Los altos niveles de participación que hemos visto en el voto anticipado augura que esos grupos están altamente motivados para estas elecciones de medio periodo y eso sería muy positivo para los demócratas.

France 24: ¿Cómo califica la estrategia de los demócratas para atajar la retórica y los ataques de Trump? ¿Cree que líderes como Obama o Hillary han hecho lo suficiente?

J.C.H.: La figura de Obama no es tan potente como uno imaginaria. Al final de cuentas los demócratas sufrieron terribles derrotas en las elecciones de medio periodo del 2010 y 2014, cuando Obama fue presidente. Él ha participado en actos de campaña en este ciclo electoral pero no es la figura dominante que uno hubiera pensado dada la popularidad con la que salió de la presidencia.

El expresidente de los EE. UU., Barack Obama, aparece en el escenario mientras hacía campaña para los demócratas, incluido el senador estadounidense Bill Nelson y el candidato a la gobernación Andrew Gillum en Miami, Florida, EE. UU., el 2 de noviembre de 2018.
El expresidente de los EE. UU., Barack Obama, aparece en el escenario mientras hacía campaña para los demócratas, incluido el senador estadounidense Bill Nelson y el candidato a la gobernación Andrew Gillum en Miami, Florida, EE. UU., el 2 de noviembre de 2018. Joe Skipper / Reuters

En cuanto a Hillary Clinton, es una figura que más bien sirve para energizar el voto republicano más que el demócrata. Ha estado activa en lo que es buena: recaudando fondos, pero sin duda no es alguien que los demócratas quieren presentar en sus anuncios de campaña.

France 24: ¿Temas como la migración o la designación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema podrían pasarle factura al mandatario?

J.C.H.: De hecho, vemos que el proceso de nominación de Brett Kavanaugh más bien sirvió para energizar a la base conservadora, a la base del presidente Donald Trump. Vemos que en algunas carreras senatoriales en estados que ganó Donald Trump en 2016, los candidatos republicanos han visto sus perspectivas de triunfo aumentar a partir del proceso de nominación de Brett Kavanaugh.

Sabemos también que la caravana de migrantes ha jugado a favor del presidente, puesto que ha servido para atizar los temores que genera la migración ilegal dentro de su base conservadora y por supuesto, que el buen momento de la economía sirve para que el presidente llegue con un mensaje más fortalecido.

Sin embargo, vemos que el énfasis del mensaje presidencial de cara a esta elección ha sido un mensaje de temor, un mensaje de odio, un mensaje de división principalmente utilizando temas culturales, siendo la inmigración el principal de ellos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.