Saltar al contenido principal

Nueva Caledonia, un archipiélago francés en el Pacífico, define su futuro en las urnas

Un joven lleva una bandera canaca, símbolo de los partidarios de la independencia en Numea, Nueva Caledonia, el 30 de octubre de 2018.
Un joven lleva una bandera canaca, símbolo de los partidarios de la independencia en Numea, Nueva Caledonia, el 30 de octubre de 2018. Theo Rouby / AFP

El archipiélago francés podría convertirse en una nación independiente a raíz de esta votación histórica. En el trasfondo de esta decisión, está una sufrida historia con París, pero también el salto a lo desconocido que supondría la soberanía.

Anuncios

A 18.000 kilómetros de Francia, se juega la suerte de un territorio considerado por muchos como la última colonia gala. 30 años de negociación y vaivenes políticos fueron necesarios para llegar a este referendo que determinará el futuro de estas islas ubicadas en el océano pacifico.

“¿Quiere que Nueva Caledonia acceda a la plena soberanía y sea independiente?”. Es la pregunta que figura en las papeletas del histórico referendo que Nueva Caledonia celebra este domingo 4 de noviembre.

Si gana el sí, Nueva Caledonia se convertirá en un Estado plenamente soberano y le serán transferidas las competencias que ahora no tiene al término de un periodo de transición. Si vence el no, las relaciones con París seguirán regidas por el Acuerdo de Nouméa.

Los colegios electorales ya abrieron. 269.000 personas censadas deben decidir si este archipiélago sigue siendo parte de Francia como ocurre desde hace 155 años. El voto por la independencia culmina el proceso de descolonización abierto hace 20 años.

Lidiar a través de la votación con un complejo pasado colonial

Según las encuestas de última hora, el 68 % de la población estaría en contra de la independencia, incluidos gran parte del pueblo indígena canaco que constituye menos de la mitad del electorado y que es la que más ha luchado para que se lleve a cabo esta votación.

Así pues, con la mayoría del pueblo autóctono de Nueva Caledonia y los blancos en contra de la emancipación francesa, el resultado parece asegurado en una isla que tiene una importancia estratégica y que alberga una cuarta parte de los suministros de níquel a nivel mundial.

Gendarmes en patrulla frente al ayuntamiento de Poya, el 8 de mayo de 1988, durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, unos días después del asalto a la cueva de Gossanah en Ouvéa el 5 de mayo.
Gendarmes en patrulla frente al ayuntamiento de Poya, el 8 de mayo de 1988, durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, unos días después del asalto a la cueva de Gossanah en Ouvéa el 5 de mayo. Medio Remy / AFP

Este pequeño territorio, considerado no autónomo por Naciones Unidas, es, sin embargo, soberano en varios ámbitos, aunque en todo lo que se refiere a Defensa, Educación y asuntos Exteriores sigue dependiendo de Paris.

En todo caso el referendo de independencia de Nueva Caledonia será una prueba del atractivo de pertenecer a la nación francesa. Un legado colonial, como el que existe en la Guyana francesa y el archipiélago de Mayotte, que depende, en gran medida, de las ayudas que vierte el Estado galo y que, desde hace unos años, se manifiestan por una mejor calidad de vida y lo que ellos perciben como un abandono.

Podrían celebrarse dos votos más en caso de una victoria del “No”

En Nueva Caledonia, décadas de resentimiento, sobre todo por los miles de hectáreas de tierra arrebatadas a los pueblos indígenas por los colonizadores, desembocaron en enfrentamientos mortales en la década de 1980.

En 1987, un primer escrutinio sobre la independencia había sido organizado. En medio de fuertes tensiones, había sido rechazado por los líderes canacos, el pueblo nativo de este archipiélago, por lo que resultó en una contundente victoria a favor de la permanencia con Francia.

La violencia, que cobró más de 70 vidas durante este periodo, condujo al Acuerdo de Numea de 1998, que allanó el camino hacia un proceso de descolonización de 20 años que culminará con este voto. En virtud de ese acuerdo, en caso de que salga el “no”, podrían celebrarse otros dos referendos sobre la independencia antes del 2022.

Con RFI y France 24

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.