Caso Khashoggi

Turquía: dos expertos sauditas habrían encubierto el asesinato de Jamal Khashoggi

Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi en el exterior del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2018.
Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi en el exterior del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2018. Osman Orsal / Reuters

Arabia Saudita envió a un toxicólogo y a un químico a Estambul para encubrir el asesinato del periodista Jamal Khashoggi antes de que las autoridades turcas pudieran investigar el caso, según informó una fuente oficial turca.

Anuncios

El diario oficialista turco Sabah aseguró, el lunes 5 de noviembre, que un equipo de once ciudadanos sauditas, entre ellos un químico y un toxicólogo, limpió los rastros y eventuales pruebas del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, desaparecido el 2 de octubre en la embajada saudita en Estambul, antes de que las autoridades turcas pudieran investigar el caso. La información fue confirmada por una fuente oficial turca que quiso mantenerse en el anonimato.

"Creemos que los dos individuos vinieron a Turquía con el único propósito de encubrir las pruebas del asesinato de Jamal Khashoggi antes de que se permitiera a la policía turca registrar las instalaciones", dijo el funcionario.

Los once ciudadanos sauditas llegaron al aeropuerto Sabiha Gökçen, en Estambul, el 11 de octubre y se hospedaron cerca al consulado de su país. Según el diario Sabah, los sospechosos visitaron diariamente las dependencias del consulado y la residencia del cónsul entre el 11 y 17 de octubre con la tarea de borrar las pruebas.

El diario Sabah reveló las identidades de los dos expertos, que corresponden al químico, Abdulaziz Aljanobi, y al experto en toxicología, Khaled Yahya Al Zahrani. Los datos de los dos hombres también fueron confirmados por fuentes oficiales.

Hasta el 17 de noviembre las autoridades turcas no pudieron acceder ni al consulado ni a la residencia del cónsul por no contar con la autorización de Riad para registrar los edificios, necesaria debido al acuerdo de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Recientemente la Fiscalía turca declaró que Khashoggi, de 59 años, había sido estrangulado y posteriormente descuartizado dentro del consulado de su país en la capital turca cuando acudió el 2 de octubre a la sede diplomática para obtener unos documentos para poder casarse con su prometida turca.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, ha asegurado que su Gobierno tiene la certeza de que la orden de matar al reportero disidente "vino de los más altos niveles" del poder de Riad a la vez que ha dicho en medios de comunicación internacionales que el reino wahabí debe responder aún muchas preguntas sobre lo ocurrido Khashoggi.

Inicialmente, las autoridades sauditas aseguraron que Khashoggi, crítico del Gobierno, había abandonado el consulado el 2 de octubre, pero posteriormente aceptaron que el comunicador había muerto en una operación de agentes sauditas no planificada.

Sin embargo, el fiscal del reino, Saud al-Mojeb, dijo después que Khashoggi fue asesinado en un ataque premeditado. Las constantes contradicciones de Arabia Saudita han provocado protestas internacionales contra el país.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24