Saltar al contenido principal

Descubren en Irak 202 fosas comunes en zonas que estuvieron controladas por el Estado Islámico

Un combatiente de la milicia china examina cuerpos recientemente desenterrados de una fosa común en las afueras de la ciudad de Sulaiman Pek, Irak, el 5 de septiembre de 2014.
Un combatiente de la milicia china examina cuerpos recientemente desenterrados de una fosa común en las afueras de la ciudad de Sulaiman Pek, Irak, el 5 de septiembre de 2014. Ahmed Jadallah / Reuters

Naciones Unidas documenta 202 fosas en el norte y oeste del país con miles de cuerpos en su interior. El estudio y la identificación de los restos será el primer paso para esclarecer la verdad en los crímenes ocurridos y así establecer condenas.

ANUNCIOS

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak (UNAMI) y la Oficina de Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH) documentaron la existencia de 202 fosas comunes con restos de miles de cadáveres en Níneve, Kirkuk, Saladino y Al Anbar, en las partes norte y oeste del país, lugares que estuvieron bajo el control del autodenominado grupo Estado Islámico (EI) entre 2014 y 2017.

Sectores donde se encuentran las fosas comunes. France 24

"Aunque es difícil determinar el número total de personas que hay en esas fosas, el lugar más pequeño, en el oeste de Mosul, tenía restos de ocho cuerpos, mientras que se cree que el más grande está en Jasfa, al sur de Mosul, puede contener miles", informaron UNAMI y ACNUDH.

También revelaron que podía haber muchas fosas más y resaltaron la importancia del hallazgo: "la evidencia reunida en estos sitios será fundamental para garantizar investigaciones creíbles, procesamientos y condenas de acuerdo con los estándares internacionales de debido proceso", dice el informe, que señala que para ello serán fundamentales la "preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes, así como la identificación de los restos de las víctimas y su entrega a las familias".

Entre junio de 2014 y diciembre de 2017, el Estado Islámico ocupó grandes áreas en Irak y llevó a cabo "una campaña de violencia generalizada y de violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Para el representante especial de la ONU para Irak, Jan Kubis, "las fosas comunes documentadas en nuestro informe son un testimonio de la pérdida humana, el sufrimiento sustancial y la sorprendente crueldad" del grupo yihadista.

Las familias deben realizar trámites interminables para esclarecer el destino de las víctimas

El documento también informa de la difícil situación que afrontan las familias de los desaparecidos para conocer cuál el destino de sus seres queridos. En la actualidad, deben realizar trámites en más de cinco entidades estatales separadas, lo que termina siendo un proceso frustrante y agotador para las familias. Por ello el informe señala la necesidad de establecer un registro público y centralizado de las personas desaparecidas y una oficina federal que centralice todos los trámites.

"Los horribles crímenes del EI en Irak han salido de los titulares, pero el trauma de las familias de las víctimas perdura", dijo la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. Kubiš, por su parte, afirmó que el informe tiene como objetivo apoyar al Gobierno de Irak en la protección y excavación de estas fosas.

Las entidades a cargo también solicitaron expertos en contaminación de armas y explosivos e investigadores de la escena del crimen, profundizar en cada caso e iniciar un proceso de justicia transicional que tenga en cuenta especialmente a las comunidades afectadas.

Durante tres años el EI atacó sistemáticamente a las minorías religiosas

A mediados de 2014 el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó como el "califato" del grupo terrorista en Mosul, considerada para los extremistas como su "capital" en Irak. Tres años más tarde, la ciudad fue liberada en una operación conjunta de las fuerzas iraquíes y la coalición internacional liderada por EE. UU. La ofensiva, que duró casi 9 meses, dejó la urbe totalmente destruida.

Durante el tiempo que estuvo bajo dominio de los extremistas, los terroristas persiguieron y mataron a civiles pertenecientes a minorías étnicas y religiosas en Irak, como la comunidad yazidí, contra la cual, según han informado las Naciones Unidas, el Estado Islámico cometió un genocidio.

A pesar de que en diciembre del año pasado, el entonces primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció la "derrota" del grupo yihadista en el territorio nacional, los terroristas aún continúan los ataques en zonas desérticas en el este de Siria, fronterizas a Irak, así como en la ciudad de Bagdad.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.