Saltar al contenido principal

Las elecciones de medio término dejan un Congreso dividido entre demócratas y republicanos

El sol se pone detrás de la cúpula del Capitolio de EE. UU. en Washington, EE. UU., el día de las elecciones de medio término, el 6 de noviembre de 2018.
El sol se pone detrás de la cúpula del Capitolio de EE. UU. en Washington, EE. UU., el día de las elecciones de medio término, el 6 de noviembre de 2018. James Lawler Duggan / Reuters

Con los resultados de las elecciones de medio término, el partido Republicano, del presidente Donald Trump, pierde la mayoría absoluta en el poder Legislativo. El Congreso estadounidense queda fragmentado.

ANUNCIOS

El electorado estadounidense se dio cita este 6 de noviembre para enfrentar unas elecciones históricas y con mucho en juego.

Mientras los demócratas estaban en riesgo de una debacle electoral, el presidente Donald Trump hizo todo para arrasar en las elecciones de medio término, que se convirtieron en un referendo sobre su estilo de gobernar.

Y aunque no hubo debacle, los republicanos lograron preservar su poderío en el Senado y los demócratas se erigieron como la nueva mayoría en la Cámara de Representantes, lo que podría significar un duro golpe para la agenda legislativa del magnate.

La 'ola roja' republicana da un manotazo en la mesa y se mantiene en el Senado

Según el escrutinio de los votos hasta las 6:00 (hora local) los republicanos obtuvieron 52 escaños en el Senado, mientras los demócratas consiguieron 45 asientos.

Hasta antes del 6 de noviembre, el Senado se encontraba con 51 legisladores conservadores y 49 Demócratas. Dado que a partir de estos comicios se moldea el futuro político del país, ambos partidos se jugaron el todo por el todo.

Una de las carreras más reñidas por un lugar en la Cámara Alta se registró en Texas. El republicano Ted Cruz ganó la reelección al Senado, por este estado, con el 50.9 % de los votos, frente al 48.3 % del demócrata Beto O'Rourke.

La victoria de los conservadores en esta cámara fue reasegurada con el triunfo de Kevin Cramer, quien derrotó a la demócrata Heidi Heitkamp, en Dakota del Norte y con el empresario republicano Mike Braun, que superó en las urnas al senador Joe Donnelly, en Indiana.

Sin embargo, del lado demócrata hay importantes curules que se mantienen.
Fue reelegida la senadora Elizabeth Warren, una de las voces más críticas contra el Gobierno de Trump, con quien sostuvo fuertes enfrentamientos luego de que este la llamara “Pocahontas” y se burlara de ella por asegurar que proviene de una familia de indios nativos de Estados Unidos.

Además, Warren es una de las posibles candidatas de la formación opositora para enfrentarse a Trump en las elecciones de 2020.

Los demócratas retoman el control de la Cámara de Representantes y eso no le gusta a Trump

Después de 8 años de ser la minoría, los demócratas retoman el control en la Cámara Baja, con lo que asestan un gran golpe para el poder de Trump en Washington.

Los adversarios políticos del mandatario obtuvieron 219 escaños, frente a los 195 que quedaron en manos republicanas. Además, la 'ola azul' ganó al menos 10 escaños que pertenecían a los republicanos, en el este del país.

Con esta victoria, los demócratas tienen la posibilidad de bloquear la agenda legislativa del presidente, impulsar investigaciones sobre temas como la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016 y hasta promover un eventual 'impeachment' contra el mandatario.

Uno de los triunfos más significativos de esta cámara es la de Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años y de origen latino, quien se convierte en la congresista más joven de la historia de Estados Unidos.

También marcan un nuevo hito en el rumbo del país las dos primeras mujeres musulmanas en el Congreso. Se trata de Ilhan Omar, quien fue elegida para representar al estado de Minnesotta en la Cámara Baja y Rashida Tlaib, quien obtuvo una curul por Michigan.

Ambas trabajarán en el poder legislativo bajo el Gobierno de un presidente que impuso el veto migratorio a cinco países de mayoría musulmana para evitar que personas como ellas entren al país.

Gobernaciones, la otra gran batalla de la contienda

En estos comicios no solo estuvo en juego la composición del Congreso. Los estadounidenses también eligieron a 36 gobernadores de los 50 estados de la nación. Hasta las 6:00 los azules tenían 22 frente a 25 de los rojos.

Los demócratas arrebataron al menos cuatro gobernaciones a los republicanos: Michigan, Nuevo México, Kansas e Illinois.

En Nuevo México ganó la congresista hispana Michelle Luján Grisham, mientras que en Michigan se impuso Gretchen Whitmer y en Illinois lo hizo J.B. Pritzker.

En Kansas, la demócrata Laura Kelly se impuso al candidato republicano Kris Kobach, un aliado de Trump que había ganado las primarias republicanas para reemplazar al actual gobernador, el conservador Jeff Colyer.

Sin embargo, los demócratas fallaron en no poder hacerse al gobierno regional en estados clave como Ohio y Florida, donde el demócrata Andrew Gillum estuvo cerca de convertirse en el primer gobernador afroamericano del estado: perdió con el 49.0 % de los votos, frente al 49.7 % del republicano Ron DeSantis.

En Vermont, los demócratas no lograron hacer historia con la primera gobernadora transexual del país, Christine Hallquist. Fue derrotada por el republicano Phil Scott.

Estas serán unas elecciones que pasen a la historia de la nación por su grado de participación.

En Florida, alrededor del 35 % de las personas inscritas para votar sufragaron de manera anticipada y la afluencia de público en las urnas fue registrada con sorpresa por las imágenes de televisión durante la jornada del 6 de noviembre.

En el norte de Texas las votaciones anticipadas dejaron cifras récord. En el condado de Dallas el 39.66% de electores registrados votaron en las elecciones anticipadas.

En Tarrant lo hizo el 41.49%, en el condado de Denton el 45.96% y en Collin, el 49.39%.

Analistas políticos señalaron en France 24 que el voto joven fue clave en el aumento de afluencia en estas elecciones. Una vez consolidadas las cifras oficiales podría hablarse de uno de los comicios de medio mandato con mayor participación en la historia de Estados Unidos.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.