Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Estados Unidos y China: ¿acuerdo a la vista?

Saber más

LA ENTREVISTA

Carlos Alvarado: "la reforma que impulsamos es una reforma progresista"

Saber más

ECONOMIA

Senado argentino aprueba presupuesto

Saber más

EL DEBATE

Patriotismo vs. nacionalismo, el choque discursivo entre Macron y Trump

Saber más

EN PRIMERA PLANA

El Vaticano frente a los escándalos de pederastia

Saber más

Economía y Tecnología

El 'precio Aldi' y la amenaza de una nueva guerra del banano

© iStock

Texto por María Camila Hernández

Última modificación : 12/11/2018

La posibilidad de que los supermercados alemanes Aldi reduzcan el precio de la caja de banano desde el 2019 tiene en alerta a los bananeros latinoamericanos, que han hecho grandes inversiones para lograr una producción sostenible.

Los supermercados alemanes Aldi son conocidos en el mundo por su diseño básico, por tener marcas propias y un sistema de alquiler de carritos de mercado. En general, por implementar un modelo básico y sencillo que permite ofrecer precios más bajos que los de un supermercado tradicional.

En 1913, Anna Albrecht abrió la primera tienda en la ciudad de Essen, que -en principio- se llamó Albrecht Discount. Desde 1948, los hijos de Anna, Karl y Theo, tomaron el control y comenzaron a expandir la marca. En 1962, decidieron abreviar el nombre a Aldi. Desde entonces, los supermercados de los Albrecht han llegado a numerosos países europeos, a Australia y Estados Unidos, donde actualmente tiene unos 1.800 establecimientos.

Aldi está apostando fuerte por consolidarse en la mayor economía del mundo. Según anunció la empresa, llevará a cabo una mejora y una renovación en sus tiendas en Estados Unidos para ofrecer más productos frescos y orgánicos. De acuerdo con datos de Business Insider, Aldi invertirá 1.900 millones de dólares en la remodelación de tiendas existentes y 3.400 millones en construir 800 nuevos locales durante los próximos cuatro años. Con este ritmo de crecimiento, Aldi se convertiría en el tercer supermercado por número de tiendas en Estados Unidos, solo detrás de Walmart y Kroger.

Según le dijo el CEO de Aldi en Estados Unidos, Jason Hart, a Business Insider, los cambios en la oferta de las tiendas se deben a que el cliente quiere productos “más saludables, más frescos, más convenientes, más orgánicos en su naturaleza”. Pero ¿cómo ofrecer un producto más fresco y orgánico manteniendo los precios bajos? En el caso del banano, todo indica que serán los productores latinoamericanos los que saldrán perjudicados.

“No hay uniformidad entre lo que piden y lo que pagan”

El 24 de octubre se reunieron en Guayaquil, Ecuador, los bananeros de ese país con productores de otros países como Colombia y Costa Rica, para discutir acerca de una información según la cual los supermercados Aldi estarían planeando rebajar el precio de la caja de banano en 0,60 euros para el 2019. Aun sin tener todavía una decisión oficial, a los productores latinoamericanos les preocupa que otros minoristas sigan el ejemplo de Aldi. Según Alistair Smith, coordinador internacional de Banana Link, “históricamente, el precio de Aldi siempre ha sido el precio de referencia, incluso en los contratos de otros supermercados”.

Si bien las condiciones varían de un país a otro, los bananeros resaltan el trabajo que se ha hecho en los últimos años en términos de sostenibilidad. Según el comunicado oficial de la Asociación de exportadores de banano del Ecuador (AEBE), “los consumidores están más conscientes acerca de los orígenes de la fruta que compran, y están interesados en su trazabilidad y, especialmente, en qué tan sostenible es su cadena de suministro”.

Como le dijo a France 24 Eduardo Ledesma, director de AEBE, la reducción de aproximadamente un dólar por caja de banano significaría unos 100 millones de dólares menos, lo que afectaría a 4.000 pequeños productores ecuatorianos. Para el directivo, es contradictorio que los supermercados estén pidiendo cada vez más certificaciones, salarios dignos, y a la vez quieran pagar menos por el producto. “No hay uniformidad entre lo que piden y lo que pagan”, afirma.

La Asociación de bananeros de Colombia (Augura), y el Sindicato de trabajadores del agro (Sintrainagro) también manifestaron su rechazo a una posible reducción de precio. Afirman que este sector, que genera 30 mil empleos directos, está comprometido con “múltiples certificaciones internacionales que representan un gran esfuerzo económico”, y aseguran que “este tipo de iniciativas vulneran la competitividad de un sector con amplio compromiso social y ambiental que ha traído la paz y la estabilidad socioeconómica a regiones que en el pasado fueron escenarios de una fuerte violencia”.

¿Una nueva guerra comercial?

Como plantea en un comunicado Jorge Sauma, gerente general de la Corporación Bananera Nacional (Corbana) de Costa Rica, la posibilidad de que Aldi baje el precio del banano trae a la memoria antiguos enfrentamientos entre los productores latinoamericanos y la Unión Europea, que importa el 75% de banano que consume de esa región.

“Después de 19 años de conflicto con la Unión Europea, y haber ganado América Latina un arbitraje ante la OMC, con un buen final, al lograr la firma de un Acuerdo de Asociación, hoy los supermercados pretenden iniciar una nueva guerra motivada por intereses comerciales”, afirmó Sauma.

Según le dijo a France24 Pascal Liu, líder del grupo de inversión internacional y frutas tropicales de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación), lo más importante es que estas cuestiones se puedan debatir con todos los actores de la cadena de suministro del banano.

La oportunidad perfecta será la reunión el próximo 28 y 29 de noviembre del Foro mundial del banano, un espacio permanente organizado por la FAO, en el que participan todos los tomadores de decisiones del sector bananero. El Foro provee una plataforma neutral en donde se buscan soluciones que beneficen a todos. Y, dado que Aldi hace parte de un subgrupo de trabajo que estudia los costos de una producción sostenible, Liu cree que hay esperanza de que el minorista alemán entienda “cómo debe funcionar una cadena de suministro sostenible, en la que debe haber un precio justo en todos los eslabones de la cadena”.

Para Pascal Liu, en vez de otra reducción, lo que necesitan los productores de banano es un aumento de precio. “Bajar más el precio haría casi imposible para los productores suplir sus necesidades básicas, alimentar a sus familias, pagar salarios a los trabajadores y producir de una manera sostenible. Mientras los precios bajan, los costos de producción aumentan, haciendo que el margen de ganancia se reduzca cada vez más”.

Primera modificación : 10/11/2018