Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Estados Unidos y China: ¿acuerdo a la vista?

Saber más

LA ENTREVISTA

Carlos Alvarado: "la reforma que impulsamos es una reforma progresista"

Saber más

ECONOMIA

Senado argentino aprueba presupuesto

Saber más

EL DEBATE

Patriotismo vs. nacionalismo, el choque discursivo entre Macron y Trump

Saber más

EN PRIMERA PLANA

El Vaticano frente a los escándalos de pederastia

Saber más

Medio Ambiente

Costa Rica, determinada a descarbonizar su economía

© France 24

Texto por Cindy Regidor

Última modificación : 12/11/2018

El Gobierno le apuesta fuerte al vehículo eléctrico y a generar un cambio en la cultura ciudadana para conseguir una movilidad sostenible. También tiene como meta para 2030 renovar la flota vehicular de todo el país con carros cero emisiones.

Ocho dólares mensuales es el actual gasto de transporte de Carlos Walker ciudadano costarricense, quien maneja un vehículo eléctrico usado que importó hace dos años desde Estados Unidos. Antes gastaba 80 dólares mensuales en recorrer los mismos trayectos en su carro de combustión interna, hoy gasta un décimo de esa cantidad de dinero.

Su bolsillo está contento, pero su consciencia ecológica lo está aún más. Conduce un carro que le genera ahorro y que no contamina el medio ambiente. Esta será una realidad mucho más común para la clase media del país. O al menos eso es lo que espera el Gobierno, el cual hace un par de días firmó un paquete de decretos y una directriz encaminados a lograr un transporte limpio y más sostenible incentivando la compra masiva de vehículos eléctricos a través de la exoneración del pago de un impuesto del 30% de su valor total y agilizando los trámites relacionados a su compra.

Será el Gobierno quien dará el ejemplo y el primer paso. Así lo ha dicho la Primera Dama y arquitecta Claudia Dobles, una de las impulsoras de estas acciones, quien destacó la decisión de que las instituciones de la administración pública costarricense ahora están llamadas a adquirir únicamente vehículos eléctricos o cero emisiones y a crear planes para la movilidad sostenible de sus colaboradores, entre los cuales podría incluirse teletrabajo, “car pooling”, instalación de duchas para quienes se trasladan en bicicletas, entre otras, explicó en una entrevista a France 24.

Dobles adelantó, además, que pronto se presentará el Plan Nacional de la Descarbonización de la Economía. Uno de los grandes objetivos es “la generación de cultura, que interioricemos los conceptos de movilidad”, agregó.

“La clase media es la que va a empujar esta transformación”

Costa Rica es reconocido mundialmente por ser un país verde. El 26% de su territorio corresponde a áreas protegidas y su matriz energética renovable es envidiable. Por cuatro años consecutivos ha logrado producir más del 98% de su electricidad a partir de cinco fuentes renovables: agua, geotermia, viento, biomasa y sol, un logro de pocos países en el planeta.

Hace una semana el Gobierno canceló, por falta de demanda y por su elevado costo, Diquís, el proyecto hidroeléctrico más grande de Centroamérica. Sin embargo, ese revés no ha desanimado al país, que ahora dirige su esfuerzo a un gran tema pendiente: las emisiones del sector transporte, las cuales representan un 44% del total de las emisiones del país.

Walker, miembro fundador de Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove), cuenta que Costa Rica está apenas al inicio de la curva de la adopción del carro eléctrico, pero es optimista: “Cada persona que tiene un vehículo eléctrico, en promedio, convierte a dos o tres otras personas en usuarios. Eso se ve en Estados Unidos, Noruega y otros lugares. En el país cada vez hay más interés y estos decretos vienen a empujar un efecto bola de nieve”, consideró.

“La clase media es la que va a empujar esta transformación”, dijo Dobles, quien explicó que los vehículos exentos son los usados, de no más de cinco años y con un precio de hasta 30 mil dólares, precisamente porque se trata de opciones más accesibles para dicho estrato socioeconómico.

Un carro eléctrico en Costa Rica usa energía limpia, pues se alimenta de ese sistema nacional de producción 98% renovable, algo que no sucede en otros países en donde una parte significativa de la electricidad proviene de carbón, diesel, gas líquido natural o búnker.

Adiós a los híbridos que usan combustible

Otra de los decretos firmados elimina la exoneración para la compra de los vehículos híbridos que usan combustible, porque “siguen siendo contaminantes y hoy día hay tecnologías más eficientes” y cero emisiones, explicó Dobles.

Arturo Steinvorth, del Centro para la Sostenibilidad Urbana, lo interpreta como una señal clara que el Gobierno emite al sector privado “de que lo que se quiere es vehículos cero emisiones”.

Precisamente, será el Gobierno el primero en estimular la demanda de este tipo de carros en el país al empezar a comprar eléctricos para renovar la flota de sus instituciones. “No es lo mismo negociar un vehículo eléctrico, que negociar la flotilla vehicular de un gobierno”, planteó Dobles, lo que motivaría a las compañías vendedoras de carros a aumentar la oferta de este tipo de vehículo.

Steinvorth ve con buenos ojos estas iniciativas, pero aclara que, aunque sí se solucionaría el tema de contaminación por emisiones, “no se soluciona el tema de congestión cambiando un tipo de carro por otro”, un problema serio que afecta la vida de los costarricenses, “por lo que hay que insistir en las formas de movilidad más sostenibles, como las no motorizadas y el transporte público”.

En búsqueda de un transporte público limpio

Justo en el frente del transporte público y para reducir el pesado tráfico, el Presidente Carlos Alvarado anunció este viernes el inicio de la etapa de factibilidad para un tren eléctrico con capacidad para 250 mil personas, de casi 74 kilómetros de longitud y tres líneas y 42 estaciones en 15 cantones del país.

La meta de renovar la flota vehicular nacional por carros cero emisiones para 2030, en miras de descarbonizar la economía del país, “es ambiciosa pero alcanzable”, dice Walker, mientras que Steinvorth lo ve “díficil” de lograr, sobre todo por lo que implica retirar los vehículos que ya no se usarán.

“En países desarrollados mandan esos carros a países en vías de desarrollo, entonces, se soluciona el problema para el país, pero no de manera integral. Deja de ser una discusión de país, sino a nivel internacional, sobre cómo gestionar esos residuos de vehículos para reprocesarlos”, explicó. Ese es, sin duda, un reto más grande y que le compete a más actores.

Primera modificación : 10/11/2018

  • Costa Rica

    Costa Rica le dice "NO" a la xenofobia

    Saber más

  • Turismo - violencia

    Costa Rica, un idílico destino turístico opacado por la violencia

    Saber más

  • Costa Rica

    Justicia de Costa Rica ordena anular la prohibición de matrimonio gay

    Saber más