Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

LA ENTREVISTA

Carlos Alvarado: "la reforma que impulsamos es una reforma progresista"

Saber más

ECONOMIA

Senado argentino aprueba presupuesto

Saber más

EL DEBATE

Patriotismo vs. nacionalismo, el choque discursivo entre Macron y Trump

Saber más

EN PRIMERA PLANA

El Vaticano frente a los escándalos de pederastia

Saber más

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El auricular que predice un ataque de epilepsia

Saber más

Asia-Pacífico

Crisis política en Sri Lanka: el presidente disolvió el Parlamento

© Dinuka Liyanawatte / Reuters | El recién nombrado primer ministro de Sri Lanka , Mahinda Rajapaksa, y el presidente Maithripala Sirisena hablan durante un mitin cerca del parlamento en Colombo, Sri Lanka, el 5 de noviembre de 2018.

Texto por RFI

Última modificación : 10/11/2018

El presidente Maithripala Sirisena anunció la disolución del Parlamento del país dos semanas después de despedir a su Primer ministro. Un gesto considerado ilegal por sus opositores, quienes apelan a la Constitución.

Artículo del corresponsal de Radio Francia Internacional en la India, Sébastien Farcis.

Al no poder reunir a la mayoría de los parlamentarios para aprobar el nuevo jefe de gobierno, el presidente disolvió la asamblea legislativa el viernes 9 de noviembre y convocó a nuevas elecciones legislativas. Lejos de apaciguar la situación, sus detractores, que son en buena medida antiguos aliados, denuncian una serie de irregularidades constitucionales.

Sirisena está tratando de salir del estancamiento. Hace dos semanas, cuando despidió a su primer ministro, también suspendió el Parlamento por la misma duración. Esperaba tener tiempo para convencer a los parlamentarios de la oposición de que apoyaran a su nuevo jefe de gobierno, Mahinda Rajapakse.
Los opositores quienes afirman que les prometieron millones de dólares y una posición ministerial a cambio de su voto por Rajapakse; ocho de ellos aceptaron.

No obstante, no fue suficiente y, por lo tanto, el jefe del Estado disolvió el parlamento y convocó nuevas elecciones parlamentarias para el 5 de enero.

Se abre un periodo confuso

Una decisión que no significa que Sri Lanka haya salido de la crisis política. El despido del primer ministro por parte del presidente fue considerado inconstitucional por la oposición, al igual que la disolución del Parlamento.

De hecho, de acuerdo con el artículo 70 de la Constitución, el presidente solo puede disolver la asamblea después de que esta lleve cuatro años y medio en ejercicio y los diputados salientes fueron elegidos hace apenas tres años.

El principal partido de la oposición ya anunció que impugnará la medida ante el Tribunal Supremo. Esto significa que inicia un procedimiento largo, durante el cual las elecciones deberían ser suspendidas. El Parlamento no funcionará y el Gobierno estará encabezado por Mahinda Rajapakse, un hombre que al menos la mitad del país considera ilegítimo. La situación política es particularmente inestable en Sri Lanka.

Además, esta disolución no va a rebajar las tensiones, analiza Olivier Guillard, investigador en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas de París. “Estamos en una situación que causará más confusión y enojo en un país que políticamente se enciende con bastante rapidez”, comentó.

Los defensores y partidarios del primer ministro saliente se han movilizado durante los últimos 15 días, prometiendo agregar más caos político a esta confusión”, analizó, “por lo tanto, esta disolución no devolverá la serenidad a este país, una serenidad que le ha faltado desde el punto de vista político en las últimas semanas”.

Primera modificación : 10/11/2018