Saltar al contenido principal

Fragmentada, la caravana de migrantes abandonó Ciudad de México rumbo a Estados Unidos

Miles de migrantes que forman parte de una caravana, desde Centro América hacia Estados Unidos, usaron el metro para dirigirse a Querétaro desde la Ciudad de México, México, el 10 de noviembre de 2018.
Miles de migrantes que forman parte de una caravana, desde Centro América hacia Estados Unidos, usaron el metro para dirigirse a Querétaro desde la Ciudad de México, México, el 10 de noviembre de 2018. Go Nakamura / Reuters

La primera de las cuatro caravanas de Honduras, Guatemala y El Salvador dejó la capital mexicana y continúa su ruta, pese a que el presidente de Estados Unidos firmó una orden que les prohíbe pedir asilo.

Anuncios

Neri Martínez, de Honduras, es uno de los miles de migrantes de la caravana que descansó durante varios días en un estadio de Ciudad de México y que este sábado 10 de noviembre retomó el arduo viaje.

"Estamos con fuerzas y normal. Ya estamos acostumbrados a la rutina, a los camiones, a las pailas, y a caminar muchas horas también", asegura.

Él, al igual que sus compañeros, decidió continuar la ruta, tras fallar en el intento de que la ONU les concediera transporte gratuito. Su objetivo era llegar a la frontera con Estados Unidos de forma más segura y menos agotadora.

En un comunicado, La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, y la Organización Internacional para las Migraciones respondieron que cualquier ayuda para el transporte de migrantes exige “el acuerdo previo o petición de los estados involucrados”, situación que no ocurre en este caso.

El gobierno mexicano les habilitó transporte gratuito que les ayudará en partes del trayecto. Su primera parada será Queretaro.

En la capital mexicana se agruparon los distintos miembros de esta movilización que suma alrededor de 5000 personas. Según reportó EFE, el grupo más grande de la caravana, conformado por unas 4000 personas, salió este sábado del centro deportivo Magdalena Mixhuca, en el este de la Ciudad de México, hacia Querétaro.

Donald Trump restringe asilo a la caravana migrante

Los miles de centroamericanos retomaron su trayecto justo un día después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden que prohíbe solicitar asilo a los migrantes que lleguen a la frontera de manera irregular.

La orden ejecutiva entró en función este 10 de noviembre y estará vigente por un periodo de 90 días. Este podrí ampliarse o limitarse hasta que se firme un acuerdo con México que permita deportar directamente al país vecino a los inmigrantes que cruzan ilegalmente.

“La continua amenaza de la migración masiva de extranjeros sin base para el ingreso a Estados Unidos a través de nuestra frontera sur ha precipitado una crisis y socava la integridad de nuestras fronteras", dijo Trump en la orden.

Aunque la situación preocupa a los migrantes, ellos no desisten de su objetivo de llegar a Estados Unidos y solicitar refugio. Muchos argumentan que huyen de la violencia de sus países de origen y otros señalan que lo hacen por la falta de oportunidades laborales.

“Yo le digo a Trump que no nos abandone. Apóyanos por favor, y tendrás mucha gente que te va a apoyar, pero si te vas contra todos nosotros vas a tener problema porque la verdad el pueblo quiere entrar a como dé lugar”, dijo Juan Carlos Molina, uno de los migrantes de Honduras, que viaja en la caravana.

Así fue la partida de la caravana migrante desde México D.F.

Pese al optimismo con que muchos continúan su travesía, del lado estadounidense las probabilidades de ser recibidos parecen escasas.

“México ya les ofreció asilo a estos individuos. Su petición de asilo aquí, a menos que sea por temor a México, no es probable que se dé. Serán arrestados, judicializados y al final regresados a su país. Así que no se pongan esta situación, especialmente no pongan a niños en riesgo”, advirtió el jefe de la patrulla fronteriza en San Diego, Rodney Scott, en conversación con la agencia Reuters.

Un funcionario de la administración de Donald Trump aseguró a periodistas el viernes 9 de noviembre que “sin duda, México es un país seguro para estas personas que huyen de la persecución". Declaración que contrasta con las palabras del mandatario que ha calificado a algunos mexicanos de criminales y violadores.

Y así, continuar los esfuerzos que han hecho conjuntamente EE.UU. y los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador) en el marco de las conferencias sobre prosperidad y seguridad en Centroamérica.

"La caravana migrante proveniente de Centroamérica es un fenómeno humanitario inédito que requiere del trabajo conjunto de todos los países de la región para responder a ella de manera integral y con una perspectiva de derechos humanos", resaltó la SRE.

El Ejecutivo mexicano expresó su voluntad de seguir trabajando estrechamente con EE.UU. y los países de la región "para propiciar una migración segura, ordenada y regular, respetuosa de los derechos de los migrantes".

La caravana migrante, que partió el pasado 13 de octubre del norte de Honduras, se encuentra actualmente en el centro de México, y tiene pensado llegar a Tijuana, ciudad fronteriza con San Diego (EE.UU.), donde sus integrantes pedirán asilo.

México dice que no ha aceptado acuerdo de cooperación con EE.UU. sobre asilo

El Gobierno de México informó que no ha "aceptado de manera verbal o escrita" ningún acuerdo sobre cooperación en materia de solicitudes de asilo o refugio, después de que el presidente Donald Trump, endureciera este trámite.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores enfatizó que la política migratoria del país latinoamericano "es definida de manera soberana" y se basa en sus propios intereses.

Además, señaló que responde exclusivamente a los compromisos establecidos en la legislación nacional y en los acuerdos internacionales suscritos en materia migratoria, de asilo y refugio.

La SRE defendió que se necesita hacer frente al fenómeno migratorio "desde una perspectiva de responsabilidad compartida".

Durante su estancia en territorio mexicano, las autoridades de ese país informaron a los migrantes sobre sus opciones para solicitar refugio en ese país. Algunos aceptaron y decidieron no continuar con sus planes de llegar a Estados Unidos.

Aún es incierto qué pasará con las caravanas en caso de que lleguen a la frontera, donde los esperan 5.200 militares por orden de Trump, más los restantes para completar los 15.000 efectivos que el mandatario anunció.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.