Saltar al contenido principal

El tren de la paz, donde se firmó el fin de la Primera Guerra Mundial

El vagón-restaurante 2419D que acogió en Compiègne, a unos 70 kilómetros al norte de París, Francia, al grupo de militares y diplomáticos que puso fin a la Primera Guerra Mundial.
El vagón-restaurante 2419D que acogió en Compiègne, a unos 70 kilómetros al norte de París, Francia, al grupo de militares y diplomáticos que puso fin a la Primera Guerra Mundial. Mireia Rom / EFE

Tras cien años de la firma del armisticio del 11 de noviembre de 1918, el modelo del vagón en el que se acordó el cese el fuego se convirtió en un símbolo histórico.

Anuncios

Una réplica fiel del vagón en el que se firmó el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial, el 11 de noviembre de 1918, fue instalado en 1950, justo en el mismo punto francés en el que sucedió este histórico hecho, cinco años después de que el original fuera incinerado en territorio alemán por orden de Adolf Hitler.

Sillas, lámparas, una gran mesa e incluso un teléfono hacen parte del mobiliario de este fragmento simbólico de tren en el que, de acuerdo con historiadores como Franck Viltard, los franceses obligaron a los alemanes a aceptar los términos del acuerdo en la Gran Guerra.

"Aquí se tuvo que romper la voluntad de los militares alemanes a cualquier precio, en noviembre de 1918, pero esto fue experimentado como una verdadera humillación para Alemania... Hay una obra completa sobre este carruaje, un ritual, lleva la historia de dos de las masacres más grandes en la historia de la humanidad".

Franck Viltard, historiador

La historia del auténtico vagón que, en su momento, fue convertido en una especie de estudio para importantes reuniones, quedó marcado por su traslado desde Francia hasta Alemania en la década de 1940, cuando Hitler insistió en cobrar venganza por la derrota de su país y se lo llevó como todo un trofeo de guerra.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.