Saltar al contenido principal

Cuatro potencias vigilan los avances en la investigación sobre el asesinato de Jamal Khashoggi

Jeremy Hunt, secretario de relaciones exteriores británico, se reunió con el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, el lunes 12 de noviembre en Riad, Arabia Saudita.
Jeremy Hunt, secretario de relaciones exteriores británico, se reunió con el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, el lunes 12 de noviembre en Riad, Arabia Saudita. Bandar Algaloud / Cortesía de la Corte Real Saudita vía Reuters

Estados Unidos, Francia, Canadá y el Reino Unido se expresaron nuevamente sobre el asesinato de Khashoggi y pidieron a los investigadores de Arabia Saudita que no cedan en la búsqueda de justicia.

Anuncios

Han pasado más de 40 días desde la muerte del periodista saudí, Jamal Khashoggi, asesinado el pasado 2 de octubre cuando entró al consulado de su país en Estambul. Ante pruebas del crimen, que Turquía asegura haber aportado a varias naciones, altos funcionarios de países como Francia, Canadá y Estados Unidos se pronunciaron de nuevo sobre el caso en las últimas horas.

Desde la capital francesa, París, donde unos 70 jefes de gobierno y de estado se reunieron para conmemorar 100 años del armisticio de la Segunda Guerra Mundial, hubo reacciones mixtas. 

Por su parte, el secretario de relaciones exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, se reunió el domingo con el rey Salmán bin Abdulaziz en Riad. Además de presionar para buscar el fin del conflicto en Yemen, Hunt se pronunció sobre el homicidio de Khashoggi.

“La comunidad internacional está horrorizada e indignada por el brutal asesinato de Jamal Khashoggi hace un mes. Es claramente inaceptable que todas las circunstancias detrás de su asesinato premanezcan aún sin esclarecerse”, expresó Hunt.

Previamente, el gobierno británico había pedido una investigación “creíble” alrededor del caso.

Turquía dice tener audios rebeladores y las potencias de occidente reaccionan

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, apuntó hacia las altas esferas de Arabia Saudita y afirmó que desde allí se planeó el asesinato. Para él, parte de las pruebas más contundentes están en los audios que su gobierno aseguró tener desde el inicio de la investigación y que, en los últimos días, dijo haber distribuido entre países interesados como Alemania, Francia, Reino Unido, Arabia Saudita y Estados Unidos.

Uno de los que reaccionó a los archivos fue el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien luego de participar en el encuentro GovTech en París, afirmó en una conferencia de prensa que, si bien él no ha conocido los audios enviados por el gobierno turco, sabe que la inteligencia de su país ya los está analizando.

“Las agencias de inteligencia de Canadá han estado trabajando en este asunto muy de cerca con la inteligencia turca y en Canadá hemos sido ampliamente informados sobre lo que Turquía tiene que compartir en este asunto”, afirmó Trudeau y añadió que hace un par de semanas se reunió con el presidente Erdogan y le agradeció por su fortaleza para responder frente a esta situación.

Alemania también confirmó, a través de un portavoz del gobierno, la recepción de pruebas, pero no hizo comentarios al respecto.

Por otro lado, el ministro francés de Relaciones Exteriores Jean-Yves Le Drian afirmó en una entrevista en la cadena France 2 que desconocía la existencia de los audios. “Si el presidente turco tiene información para darnos, debería dárnosla”, afirmó.

El ministro francés añadió que el mandatario turco “tiene un rol político particular en estas circunstancias”, comentario que fue rechazado por la administración de Erdogan.

Y en Estados Unidos, un oficial de La Casa Blanca afirmó que el presidente Donald Trump y su homólogo Recep Tayyip Erdogan conversaron sobre como responder al asesinato del periodista saudí. La reunión tuvo lugar el sábado 10 de noviembre, en París, donde los mandatarios estaban reunidos para conmemorar el centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Esta semana Trump había dicho que quería formarse una “opinión más sólida” sobre el caso y sobre cuál debería ser la respuesta de su gobierno, y el Departamento de Estado afirmó en un comunicado que el jefe de la diplomacia, Mike Pompeo, conversó el domingo con el príncipe Mohammed bin Salman y también destacó que "Estados Unidos hará rendir cuentas a los responsables en el asesinato de Jamal Khashoggi, y que Arabia Saudita debería hacer lo mismo".

Todavía no hay sanciones para el gobieno de Arabia Saudita

El pasado miércoles, el presidente Trump afirmó que está trabajando con el Congreso, con Turquía y con Arabia Saudita para establecer quién tiene la responsabilidad en la muerte del periodista opositor al reino.

Si bien el gobierno estadounidense ha dejado de proveer combustible a los aviones de combate liderados por Arabia Saudita para enfrentar a los rebeldes hutíes en Yemen, aún no hay sanciones oficiales.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también dijo que está estudiando cuá será la respuesta de su gobierno: “estamos en discusiones con nuestros aliados que comparten nuestra posición sobre este caso acerca de cuáles son los siguientes pasos a tomar frente a Arabia Saudita”.

Políticos de oposición y defensores de derechos humanos en Francia, Estados Unidos y el Reino Unido han pedido que estos países dejen de vender armas a Arabia Saudita.

Pero el gobierno británico dijo que estas ventas suponían miles de millones de libras en ingresos para el Reino Unido y que garantizaban empleos en la industria, y por lo tanto, la respuesta frente a Arabia debía tener este asunto en cuenta.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.