Saltar al contenido principal

Lula dice que no sabía que eran para él las obras con las que fue beneficiado irregularmente

Seguidor de Jair Bolsonaro sostiene un cartel con la imagen del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en una manifestación en Sao Paulo. Brasil, 21 de octubre de 2018.
Seguidor de Jair Bolsonaro sostiene un cartel con la imagen del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en una manifestación en Sao Paulo. Brasil, 21 de octubre de 2018. Nacho Doce/ Reuters

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva asistió a su primer interrogatorio desde que está preso. Por primera vez abandonó la cárcel para trasladarse al Foro de Justicia de Curitiba, donde respondió preguntas por el caso Lava Jato.

Anuncios

El líder del Partido de los Trabajadores y expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, asistió este miércoles a una nueva audiencia por corrupción. Fue su primera aparición en un juzgado tras ser condenado en segunda instancia a 12 años de prisión, que empezó a cumplir desde el 7 de abril, en una cárcel de Curitiva.

Al ser interrogado durante unas tres horas por la jueza federal, Gabriela Hardt, el exmandatario dijo que nunca pidió las obras de renovación realizadas por empresarios corruptos en la casa de campo del empresario Fernando Bittar, amigo de la familia de Lula, y quien le cedió temporalmente la propiedad en el año 2010.

"Hicieron esas obras sin que yo se las pidiera. Es gracioso porque primero hacen unas obras que yo no les pedí y después negocian un acuerdo con la justicia en el que se comprometen a citarme", afirmó el exmandatario.

En este caso, que es solo uno de los cinco procesos que enfrenta, Lula da Silva es acusado de corrupción y lavado de dinero por haberse beneficiado de obras por cerca de 270.300 dólares, que realizaron tres diferentes empresas en la residencia de Atibaia, municipio en el interior del estado de Sao Paulo.

Las constructoras condenadas que señalan a Lula

Las diferentes obras y reformas fueron realizadas por una firma de propiedad de José Carlos Bumlai, un empresario amigo de Lula, y por las constructoras OAS y Odebrecht. Los dueños de las dos últimas declararon que las reformas a la casa de campo fueron la forma de pago que equivalió a sobornos, a cambio de beneficios contractuales durante el gobierno del líder de izquierda.

Las confesiones llegaron después de que las tres compañías fueran condenadas por haberse beneficiado de contratos que fueron usados para desviar recursos de la petrolera estatal Petrobras.

Sin embargo, el expresidente insistió en que la casa no es suya y por lo tanto no ordenó obras en el lugar; agregó que nunca le interesó preguntar quién estaba pagando por las construcciones.

“La casa no era mía y no tenía por qué preguntar por esas obras. No pregunté porque la casa tiene dueño y el dueño es Fernando Bittar", dijo, y añadió que, "voy a esa casa de campo porque el dueño me autorizó a ir, por eso mis objetos personales estaban allá".

Fernando Bittar es socio de uno de los hijos del expresidente en una empresa de tecnología, y esta semana, cuando también fue sometido a interrogatorio, le dijo a la jueza que pensó que las obras las estaba pagando Lula.

Los recibos que ponen en duda la palabra de Lula

El exjefe de Estado no logró dar explicaciones sobre los recibos de las reformas en la casa de campo, que fueron encontrados por las autoridades en la casa de Lula en Sao Paulo, documentos que aparecieron durante un allanamiento.

En cambio, Lula se enfrentó a la magistrada Hardt y puso en duda los trabajos de la Fiscalía y del juez Sergio Moro, que según el acusado es amigo del primer empresario condenado las irregularidades en Petrobras.

La jueza federal Gabriela Hardt sustituyó como titular del juzgado 13 de la ciudad de Curitiba a Moro, quien lideró la operación Lava Jato, que mostró la red de corrupción en la petrolera estatal y quien condenó a Lula.

Sergio Moro renunció al caso para aceptar la propuesta del presidente electo, enemigo político de Lula, Jair Bolsonaro, y convertirse a partir del primero de enero en el nuevo ministro de Justicia de Brasil.

Con Efe.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.