Saltar al contenido principal

Bolivia: una oposición dividida enfrentará a Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, asiste a una ceremonia en el puerto de Jennefer, Santa Cruz, Bolivia, el 30 de octubre de 2018.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, asiste a una ceremonia en el puerto de Jennefer, Santa Cruz, Bolivia, el 30 de octubre de 2018. David Mercado / Reuters

La oposición boliviana finalmente se enfrentará dividida al presidente Evo Morales en los comicios del 2019, tras no haber logrado una alianza única en el plazo legal y al existir de momento ocho fuerzas opositoras que pugnan por la Presidencia.

ANUNCIOS

El presidente Evo Morales gobierna Bolivia desde enero del 2006 y busca ser reelegido en octubre del 2019 para lograr un cuarto mandato consecutivo que le permita quedarse en la presidencia hasta el 2025.

El plazo para registrar los pactos entre partidos en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) venció la medianoche del martes 13 con el resultado de la inscripción de dos alianzas opositoras, entre las fuerzas con mayor seguimiento de contrarios al mandatario.

El plazo se cerró al término de una jornada alterada por un duro enfrentamiento verbal con adjetivos incluidos entre Morales y el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) a propósito de los coletazos en Bolivia de la trama brasileña de corrupción Lava Jato.

El expresidente y candidato opositor a la presidencia de Bolivia por FRI, Carlos Mesa (centro),  y el alcalde de La Paz y dirigente de Sol.bo, Luis Revilla (izquierda), inscriben en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) la alianza "Comunidad Ciudadana".
El expresidente y candidato opositor a la presidencia de Bolivia por FRI, Carlos Mesa (centro), y el alcalde de La Paz y dirigente de Sol.bo, Luis Revilla (izquierda), inscriben en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) la alianza "Comunidad Ciudadana". Crotesía Sol.bo

Mesa, que es el mejor posicionado en las encuestas para enfrentar a Morales, representa al partido Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), que hizo alianza con el alcalde de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, de Sol.bo. La sigla de esa unidad se llama "Comunidad Ciudadana".

El Movimiento Demócrata Social y Unidad Nacional (UN) hicieron lo propio al anunciar el pacto "Bolivia dice no", en alusión al lema de defensa del referendo del 21 de febrero (21-F) del 2016 que vetó la repostulación de Morales para el 2019, aunque el mandatario consiguió la habilitación con un fallo constitucional.

Los "Demócratas" están liderados por el gobernador de la próspera región de Santa Cruz (este), Rubén Costas, y UN por el empresario y varias veces candidato presidencial Samuel Doria Medina.

Las dos alianzas, partidos opositores menores y el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), de Morales, participarán en las inéditas primarias convocadas para fines de enero, que resultan paradójicas porque todo apunta a que serán una votación para candidatos únicos al no existir divisiones internas en las fuerzas.

Los líderes opositores escenificaron varias veces la unidad para acusar a Morales de violar la Constitución, pero el pacto final parecía difícil por diferencias ideológicas, regionales y porque los sondeos mostraron una polarización entre el mandatario y Mesa.

Los políticos y analistas polemizan sobre si la falta de unidad hundirá a la oposición en 2019 y facilitará la prórroga hasta el 2025 de Morales, que con casi trece años de gobernante tiene en su país los récords de permanencia continua y discontinua en el poder.

Ilya Fortún: "La unidad hubiera sido probablemente perjudicial para la oposición"

El analista Ilya Fortún, crítico con Morales y activista por la defensa del referendo del 21-F, subrayó el hecho de que las encuestas muestren preferencias prematuramente polarizadas entre Mesa y Morales, que se repartirían "un 75 % de los votos" en los comicios generales del 2019.

"Esta es una elección polarizada. No es una elección atomizada. Creo que en la medida en que es una elección polarizada, la existencia de otras candidaturas, de una tercera o muchas, no debería afectar significativamente la composición del voto", afirmó a France 24.

Además, Fortún sostuvo que una coalición única de partidos no habría tenido un éxito electoral debido a que la población no espera tal cosa por los recuerdos negativos de los viejos pactos de fuerzas tradicionales que solo beneficiaban a los políticos.

"Un pacto de unidad hubiera sido probablemente perjudicial para la oposición", afirmó Fortún.

De su parte, el analista Jorge Dulón opinó, en declaraciones a France 24, que las dos grandes alianzas opositoras formadas son naturales y no suponen una gran sorpresa porque reflejan las coincidencias y los desencuentros temáticos.

"No creo que sea algo negativo ni para la democracia ni para el proceso electoral", afirmó Dulón y agregó "que es mejor y es sano desde todo punto de vista", que se formen dos binomios para enfrentar a Morales.

Subrayó que la normativa permite la inhabilitación de un candidato después de las primarias si el mismo afronta juicios a instancias del Estado, lo que podría complicar a la oposición boliviana si ésta se decidiera por un solo candidato.

Iván Lima: "Es un escenario complicado para la oposición"

Al contrario, el exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia, Iván Lima, comentó a France 24 que probablemente "si continúa una división de la oposición, el MAS de Morales va a repetir los dos tercios de votos para que tener el control del Legislativo".

Además, Lima advirtió de la posibilidad de que en las elecciones de octubre del 2019 Morales logre al menos el 40 % de los votos y el segundo quede por debajo con 10 puntos, lo que supondría que no habrá una segunda vuelta y el mandatario gane la reelección.

"Es un escenario bastante complicado para la oposición", dijo.

Además de Morales, Mesa y Doria Medina, están en pugna por candidaturas otros líderes como el expresidente Jaime Paz Zamora (1989-1993), el exvicepresidente indígena aimara Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997) y el gobernador de La Paz y también indígena aimara Félix Patzi.

Paz Zamora, que trabaja en su candidatura con el Partido Demócrata Cristiano (PDC), calificó en un canal televisión como alianzas "pegadas con alfileres, pegadas con moco" los pactos anunciados y consideró que no representan lo que el país necesita.

El panorama de los binomios para presidente y vicepresidente de al menos ocho fuerzas se aclarará por completo el próximo 28 de noviembre, cuando vence el plazo para registrar las candidaturas para las primarias de enero próximo.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.