Saltar al contenido principal
Los Observadores

Tunecinos recuperan su patrimonio para incentivar el turismo

Túnez cuenta con tres mil años de historia, pero es poco conocida. La nación africana proyecta una cifra de ocho millones de turistas para el año 2018, pero un alto porcentaje de los visitantes prefieren sus costas. No obstante, un grupo de tunecinos está trabajando para cambiar esa situación. Ellos están reacondicionando su patrimonio arquitectónico para incentivar a los visitantes a que también se trasladen hacia el sur del país.

ANUNCIOS

Omar Ghrab, es un ciudadano tunecino que forma parte de un colectivo dedicado a la conservación del acervo arquitectónico de la región sureña del país. Uno de los objetivos que busca con la asociación a la que pertenece es una participación mayor del Estado para que declare como patrimonio algunas zonas y así protegerlas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Patrimonio de Túnez (INP), en el país existen cerca de 30.000 sitios y monumentos históricos, pero solamente 63 de ellos están abiertos al público.

El trabajo desarrollado por Ghrab ha cobrado valor en los últimos años pues se ha dedicado a recuperar parte de la historia de los bereberes y la arquitectura del lugar que ha permanecido en el olvido. Gracias a su iniciativa, pudo proteger las pinturas rupestres que cuentan con más de 6.000 años de historia.

La Medina, otra cara de Túnez

La Medina es una localidad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1979. Aunque al lugar tampoco acuden muchos turistas la situación es diferente pues la comunidad ha logrado preservar su arquitectura.

“Mucha gente no viene porque les han dicho que es malo, que es peligroso. Por eso tratamos de explicarle a las personas que somos amables (…) Cuando hago el tour me gusta hablar de mi gente, de mi historia y los lugares que vemos aquí”, explica Mohamed, un joven que ha sido formado para ser guía turístico en La Medina.

La Medina es una voz local para definir la “Ciudad Vieja”, aquí se han generado proyectos interesantes como el que lleva adelante Leila Ben Gacem, una ingeniera que dejó el mundo empresarial para dedicarse a la recuperación de una casa histórica, un lugar que sirve para recibir huéspedes y que data del siglo XVII.

Este sitio forma parte de un proyecto social establecido para ganar dinero y a su vez colaborar con la comunidad que tienen alrededor. “Todo lo que ganamos es reintroducido en la comunidad”, explica Leila.

Dougga, un rincón romano en África

Al oeste de Túnez, la capital del país, se encuentra la localidad de Dougga, declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en el año 1997. Este sitio es uno de los lugares romanos más importantes del norte de África y cuenta con un capitolio, un mosaico y un teatro con 3.500 asientos.

Todos estos espacios son resguardados por el INP, sin embargo, la arquitecta encargada de su cuidado manifiesta que la institución no puede abarcar todos sus objetivos. Por ello, ha iniciado un plan para incorporar en sus iniciativas al sector privado y a la sociedad civil del país.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.