Saltar al contenido principal

Francia: anuncian nueva gran manifestación en París contra el alza del combustible

Un manifestante que usa chaleco amarillo, símbolo de la protesta de los conductores franceses contra los precios más altos del combustible, descansa mientras asiste a una protesta, en la entrada de un centro comercial en Nantes, Francia, el 19 de noviembre de 2018.
Un manifestante que usa chaleco amarillo, símbolo de la protesta de los conductores franceses contra los precios más altos del combustible, descansa mientras asiste a una protesta, en la entrada de un centro comercial en Nantes, Francia, el 19 de noviembre de 2018. Stephane Mahe / Reuters

Este lunes 19 de noviembre volvieron a registrarse bloqueos en carreteras, en el tercer día consecutivo de protestas contra los aumentos del precio del combustible.

Anuncios

El descontento ciudadano por un nuevo incremento en el precio de los carburantes a partir del primero de enero de 2019 en Francia va en aumento.

Los llamados 'Chalecos amarillos, un movimiento ciudadano de trabajadores de clase media, anunciaron en las últimas horas una gran manifestación en París para el sábado 24 de noviembre.

Con la decisión, los bloqueos y disturbios en las carreteras del país pueden aumentar. Las recientes movilizaciones que comenzaron el pasado sábado 17 de noviembre dejaron como saldo una persona muerta, alrededor de 400 heridos y cerca de 150 detenidos, según cifras oficiales.

Las manifestaciones se fortalecieron luego de que el 18 de noviembre el primer ministro francés, Edouard Philippe, asegurara que el Gobierno se mantendría firme en su plan para aumentar el impuesto al combustible. Una decisión que despierta fuertes críticas contra el presidente francé, Emmanuel Macron.

“Creo que su popularidad ya está muy baja en las encuestas. No sé si eso lo ponga en una situación difícil y si él cambiará de estrategia porque cada vez que algo pasa él solo dice que se mantiene fiel a sus compromisos”, aseguró a Reuters un conductor francés.

La ira por estos incrementos coincide con la percepción de una reducción en el poder adquisitivo y la insatisfacción con Macron, a quien algunos ciudadanos acusan de favorecer a las personas de mayores recursos económicos.

“No comemos como quisiéramos todos los días, eso no es normal. ¿Cuánto durará esto? Creo que las protestas deberían continuar”, afirmó una residente parisina a Reuters.

Los organizadores de las protestas son personas de clase media que viven en pequeños pueblos y que deben recorrer en auto varios kilómetros para llegar a sus trabajos ubicados mayormente en mercados o centros de salud. Aseguran que gran parte de sus ingresos quedan en el costo del combustible.

Las razones para el aumento en el precio del combustible

Manifestantes con chalecos amarillos, símbolo de la protesta de los conductores franceses contra el aumento en el precio de carburantes, bloquean el acceso al depósito de combustible en Fos-sur-Mer, Francia, el 19 de noviembre de 2018.
Manifestantes con chalecos amarillos, símbolo de la protesta de los conductores franceses contra el aumento en el precio de carburantes, bloquean el acceso al depósito de combustible en Fos-sur-Mer, Francia, el 19 de noviembre de 2018. Jean-Paul Pelissier/Reuters

Los motivos de esta situación varían. Un análisis de la prensa europea señala que “dos tercios del aumento se explican por la subida del precio del petróleo y un tercio, por la subida de los impuestos”.

Además, el Gobierno francés indica que se trata de medidas necesarias para detener el uso de energías contaminantes y combatir el cambio climático.

Con el aumento en el precio del combustible, y principalmente del diésel, el Gobierno Macron asegura que pretende alentar a los conductores a cambiar sus autos por otros más ecológicos, en concordancia con los compromisos ambientales del país, como reducir sus emisiones de CO2.

Según datos recogidos por el diario 'Le Monde', cuando Macron llegó al poder en mayo de 2017, el litro de gasolina sin plomo costaba 1,37 euros y el diésel, 1,21. El pasado octubre pasaron a costar 1,56 y 1,52 respectivamente.

Pese a las razones que la Administración de Macron expone, la medida resulta fuertemente impopular para un presidente cuyo margen de aprobación ronda el 25 %.

En contraste, alrededor del 70 % de los franceses respalda esta protesta y un 54 % de los electores de Macron apoyan o tienen simpatía por este movimiento, según el Instituto de Opinión Elabe.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.