Crisis política - Israel

Netanyahu logra salvar su Gobierno y aleja el fantasma de unas elecciones anticipadas en Israel

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sonríe cuando asiste al Comité de Asuntos Exteriores y Defensa en el Knesset, el Parlamento de Israel, en Jerusalén, el 19 de noviembre de 2018.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sonríe cuando asiste al Comité de Asuntos Exteriores y Defensa en el Knesset, el Parlamento de Israel, en Jerusalén, el 19 de noviembre de 2018. Amir Cohen / Reuters

El primer ministro israelí, que dirige la coalición más a la derecha de la historia en Israel, logró evitar las elecciones anticipadas tras la salida de uno de sus socios en el Gobierno. Se quedó con la mayoría por un voto.

Anuncios

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se salvó de convocar a elecciones legislativas anticipadas, un año antes de lo previsto, porque Naftalí Bennet, ministro de Educación y líder del partido Casa Judía, renunció a sus exigencias de quedarse con la cartera de Defensa para seguir en el Gobierno. La promesa hecha por Netanyahu en cadena nacional de cambiar el rumbo de su Gobierno hizo que Bennet prometiera "dejar por el momento” sus exigencias políticas aunque eso signifique “un precio político para su partido”.

La coalición de Netanyahu se había visto debilitada por la renuncia el miércoles 14 de noviembre del ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, en respuesta al cese al fuego acordado con Gaza y el grupo Hamás y otras facciones palestinas armadas que a su juicio equivalía a una “capitulación”.

La partida de Lieberman dejó a Netanyahu sin el apoyo del partido Israel Beytenou (Israel nuestro hogar), que dirige el dimisionario líder. Esta frágil mayoría parlamentaria de un solo voto le deja vulnerable a los chantajes en momentos en que se vienen debates en temas sensibles que podrían sembrar la discordia como la ley del servicio militar para los ultraortodoxos o eventos externos como los que pusieron a prueba la cohesión de la coalición en el poder la semana pasada.

La tregua con los grupos palestinos puso fin a la peor confrontación desde la guerra de 2014 en el enclave palestino pero parece haber empañado la imagen de Netanyahu como el mejor garante de la seguridad. En particular, frente a los colonos de la periferia de Gaza, que votan a su partido, el Likud, pero que están enojados con él por dejarlos a merced de las cercanas detonaciones palestinas.

Netanyahu evitó nombrar a Bennet en Defesa porque este no disimula sus ambiciones y porque además le tiene una aversión evidente. Por lo tanto, el primer ministro tiene ahora en sus manos las carteras de Defensa, Relaciones Exteriores y Salud.

Otro pilar de la coalición, el ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, exigía elecciones anticipadas antes que plegarse a las demandas de Bennet.

Bennet: “Israel ha dejado de ser el vencendor”

Bennett criticó la última década de la coalición, tiempo durante el cual Netanyahu ha estado 9 años en el poder. Durante ese lapso, dijo Bennet, “Israel dejó de ser el vencedor”.

El ministro de Educación habló de una “fuerza de disuasión desgastada y desacreditada frente a los enemigos de siempre como Hamás o el Hezbollah libanés” que están “cada vez más arrogantes porque creen que tenemos miedo de confrontarles”.

Bennet agregó que el Gobierno se mostró “asustado” frente a las presiones europeas al momento de demoler la ciudad beduina de Khan al-Ahmar en la Cisjordania ocupada.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24