Saltar al contenido principal

Airbnb cesará sus actividades en las colonias israelíes de Cisjordania

Presencia de tropas israelíes cerca de la colonia de Kiryat Arba, en Hebrón, Cisjordania ocupada, el 5 de noviembre de 2018.
Presencia de tropas israelíes cerca de la colonia de Kiryat Arba, en Hebrón, Cisjordania ocupada, el 5 de noviembre de 2018. Mussa Qawasma / Reuters

La plataforma de arriendo de hospedajes anunció su retiro de las colonias de Israel ubicadas en los territorios ocupados de Cisjordania, consideradas ilegales por el derecho internacional. Indignación de las autoridades hebreas.

Anuncios

Es una decisión que revive el espinoso tema de la ocupación israelí. Airbnb, la empresa radicada en Estados Unidos que se dedica al arredamiento de alojamientos entre particulares, anunció que retirará de su oferta los bienes situados en Cisjordania ocupada.

Cisjordania, el territorio conocido como Judea y Samaria por los israelíes, se extiende sobre una superficie de unos 5.600 kilómetros cuadrados y es objeto de las mayores fricciones de este conflicto regional. Surgida a raíz del plan de separación de las Naciones Unidas de 1947, que suponía la creación de dos Estados, esta zona es ahora administrada en más del 60 % por Israel.

En el transcurso de las décadas se han construido casas, barrios, hasta aldeas enteras en Cisjordania. En la actualidad, unos 430.000 colonos viven junto a los 2.5 millones de palestinos de este territorio, en medio de una tensión permanente.

Airbnb reabre el intenso debate de la colonias israelíes

Esta política israelí es a menudo señalada como el principal obstáculo a la resolución pacífica de esta crisis que persiste desde hace más de medio siglo. El Primer ministro, Benjamín Netanyahu, es promotor y defensor de las colonias, al igual que su bando político que domina toda la esfera pública.

En febrero de 2017, una polémica ley, que legalizó a docenas de colonias y despojó de hecho a los palestinos de sus tierras, suscitó indignación internacional. Las instancias de las Naciones Unidas condenaron en varias ocasiones la ocupación, sin lograr influir en la orientación tomada por los dirigentes israelíes.

En un comunicado, Airbnb expresó haber llegado a la conclusión que debía “retirar de las listas los asentamientos israelíes en Cisjordania, que están en el centro de la disputa entre israelíes y palestinos”. La firma estadounidense cierra entonces un debate que había nacido hace dos años cuando activistas denunciaron que los turistas que usaban sus servicios en esta área no eran necesariamente informados de encontrarse en territorio ocupado.

Con esta decisión “Airbnb ha tomado una posición contra la discriminación y la confiscación de tierras”, expresó Omar Shakir, director de la ONG Human Rights Watch (HRW) para Israel y los Territorios palestinos, “es acorde con la responsabilidad legal internacional bajo los principios de la ONU”, agregó.

El Gobierno israelí indignado por una decisión que considera “racista”

Junto a la organización israelí Kerem Navot, HRW publicó a propósito este martes 20 de noviembre un informe titulado “Cama y desayuno en tierra robada” en el cual denuncia el papel de algunas empresas a favor de la “perpetuación de un régimen discriminatorio en Cisjordania”. La ONG insta a otras entidades, como Booking.com, a seguir el paso de Airbnb y retirarse de estos territorios.

Por su parte, el ministro israelí de Turismo, Yariv Levin, calificó la medida de “discriminatoria” y prometió que buscará limitar la actividad de la empresa en todo el país. “En realidad es una decisión racista, y más que eso, creo que es un doble juego en contra de Israel y de los judíos que viven aquí”, aseveró Levin. Mismo tono por el exembajador estadounidense en Israel, Michael Oren, quién afirmó en las redes sociales que “la política de Airbnb es la definición misma de antisemitismo” y llamó al boicot de la plataforma.

A cambio, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erakat, celebró un “paso inicial positivo” y llamó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a que “publique la base de datos de compañías que se benefician de la ocupación colonial israelí”. “Los asentamientos israelíes – en los territorios palestinos - no son solo un obstáculo para la paz, sino que desafían la definición misma de paz”, agregó el secretario.

Con AFP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.